Vélez: los jueces tienen que tejer una red contra las presiones externas e internas

Apuntó tanto a los sistemas de selección, remoción y de control de gestión como al “coraje cívico” que deben tener los magistrados

Tras ocho años ininterrumpidos al frente de la Asociación de Magistrados,  Víctor Vélez dejará de presidir la entidad que nuclea a jueces, fiscales y secretarios de la provincia, ya que no se presentará en las próximas elecciones del 25 de junio. Antes de terminar su mandato, reflexionó sobre su gestión y lo que resta continuar en materia de defensa de la profesión e hizo hincapié en la lucha contra las presiones, tanto externas como internas, que reciben los jueces. “Hay que cuidarse no solamente de la independencia de los otros poderes, sino de la independencia del propio poder”, apuntó .

En este sentido, marcó como norte que “cuando un juez jura, no jura hacer justicia, jura aplicar la Constitución y las leyes que en consecuencia de ella  se dictan, razón por la cual, la obligación es aplicar las leyes válidas y las leyes que no valen son aquéllas que no son coherentes con la Constitución”. Señaló que en muchas ocasiones esto  molesta a quienes ejercen el poder y envían mensajes de que los jueces quieren “el gobierno de los jueces”. Y como contrapartida instalan la idea de que tiene que haber jueces del gobierno para que neutralicen esta relación de fuerzas.

“En estas instituciones tenemos que constituir una red de protección para los jueces, que no convierta las asociaciones en una cuestión absolutamente corporativa que en definitiva la termine convirtiendo en una máquina de impedir que la gente denuncie, sino que tiene que ser una protección para que los jueces puedan hacer lo que la Constitución dice que tienen que hacer”, aclaró Vélez.

Para el vocal de la Cámara 7ª del Crimen, “hay que tener mucho cuidado con lo que son los sistemas de selección, remoción y de control de gestión para que no se produzca una persecución judicial. ¡Pero ojo! También hay que encontrar límites al ejercicio de la magistratura, los jueces no pueden resolver todos los problemas de la vida, no están capacitados para hacerlo y no deben hacerlo en muchos casos”. Para reforzar la idea, subrayó: “Hay que tejer, en el buen sentido del término, una red de protección que permita que aquéllos que ejercen una función en el Poder Judicial la puedan ejercer sin presiones o aun a pesar de ellas”.

Puertas adentro
Vélez también hizo referencia a la presión que puede provenir del mismo seno del Poder Judicial al señalar que el control de gestión, es decir la política interna, “a veces también se constituye en un modo de presión indebido”.

En este punto se refirió a cuestiones como las exigencias sobre cierta productividad de fallos que tienen que sacar al año, aunque aclaró: “Si a mí me vigilan, yo me puedo sentir presionado, pero si me vigilan bien me la tengo que aguantar; el control de gestión debe existir”.

El camarista también recalcó que   aún falta recorrer camino sobre la faz personal de los jueces “que es querer ser y animarse a ser independiente, contar con una cuota de sabiduría, de sentido común y de coraje cívico necesario porque, a veces, hay que tener mucha decisión para poder seguir al frente de algo”.

Asimismo, sostuvo que hay que reforzar acciones en la formación de los jueces y en la necesidad de que se comprenda que “el Poder Judicial no puede ser un aparato burocrático cuyos integrantes se limiten a subsumir automáticamente una conducta en una ley, sin ver a veces las circunstancias tan particulares que tiene cada caso de la vida”.

Para el dirigente, la Justicia debe ser una institución al servicio de la gente “para lo cual hay que dejar de pensar que la ley es una creación divina; es una creación absolutamente humana, fruto del equilibrio de presiones o de la superioridad de algunas cuestiones sobre otras. Hay que pensar también que los jueces no se pueden desentender del efecto social de sus fallos”, concluyó.

Seguro

“Hoy las lesiones a la independencia no son las clásicas, como las de otras épocas, por ejemplo: un llamado telefónico. Hoy las cuestiones están mucho más sofisticadas, hoy es quizás una denuncia por interpósitas personas o la mediatización de la denuncia o la denuncia ante el Jury, denuncias que en muchos casos demoran mucho en decidirse”, describió Vélez.

Ante este escenario, adelantó que están prontos a contratar una póliza con un broker de seguros para garantizar a los jueces el pago de los honorarios profesionales de los abogados por cualquier juicio que pudieran afrontar.

Artículos destacados