Ser un profesional del futuro implica “reentrenamiento de habilidades” y “aprendizaje permanente”

Anticipan que las nuevas formas de trabajo serán en “células” y “contratación por proyectos”, lo que rompe con las estructuras tradicionales. Se tenderá a pagar por habilidades y por resultados de equipos

El mundo del trabajo está cambiando y pone en jaque las profesiones y el desarrollo del mejor perfil para ejercer con éxito en un nuevo escenario. En el marco del Día del Profesional, que se conmemoró ayer en el país, un panorama de lo que ya deberán tener en cuenta para no quedar obsoletos.
El “reentrenamiento de habilidades” será prioridad para los profesionales que quieran avanzar al ritmo de los cambios. Esto, alineado con una “cultura del futuro del trabajo” que alienta a la diversidad de ideas y la agilidad. El desarrollo de carrera y el aprendizaje son el centro.
“Tenemos que desafiar el propio sistema de aprendizaje, pasar de un modelo lineal, en el que íbamos adquiriendo conocimientos hasta un determinado momento, a otro en que estamos permanentemente en una curva de aprendizaje; es lo que llamamos aprendizaje permanente”, describe Juliana Rodríguez, directora de Estrategia de Talento de la Consultora Mercer Argentina, que se dedica a analizar el futuro del trabajo y la transformación digital y lo está presentando por distintos puntos del país bajo el título “Listos para el futuro”.

Otro dato reciente que coincide es el que arrojó el estudio del Instituto de Valor Empresarial de IBM, que acaba de diagnosticar que en los próximos tres años, más de 120 millones de trabajadores en las 12 principales economías más importantes tendrán que volver a entrenarse o recalificarse como resultado de la inteligencia artificial y la automatización inteligente.
El relevamiento detectó que sólo cuatro de cada 10 CEO encuestados dicen que tienen a las personas, las habilidades y los recursos necesarios para ejecutar sus estrategias comerciales. El estudio, que incluye respuestas de más de 5.670 ejecutivos en 48 países, apunta a desafíos complejos que requieren un cambio fundamental en la forma en que las empresas satisfacen y manejan las necesidades cambiantes de la fuerza laboral en todos los niveles de la empresa.
Concretamente, hay profesionales en riesgo de perder el trabajo, si no logran adaptarse a la nueva era. Otro de los datos significativos que deberán tener en cuenta los profesionales, es que dentro de los próximos cinco a 10 años, las empresas que marcan tendencia planean emplear de 70% l 80% de su fuerza de trabajo en organizaciones tradicionales, y de 20% a 30% en divisiones ágiles. Éstas últimas refieren a nuevas formas de trabajo como las “células” y la “contratación por proyectos”, lo que rompe con las estructuras tradicionales y con la forma en que se plantea también la compensación al trabajo.

“Ya no vamos a pensar en la fuerza de trabajo como empleados en relación de dependencia, sino en un ecosistema de talento global integrado por el talento interno; la contratación temporal de talento; los trabajadores independientes, una red de alianzas, por lo que será necesario diseñar experiencias de talento y modelos de compensación diferentes para todos ellos, más ágiles y flexibles. Hoy la propuesta de valor se sigue enfocando en el salario, incentivos, beneficios y eso es sólo la base; es necesario enfocarse más en la carrera, el bienestar y el propósito”, destacó Ivana Thornton, directora de Carrera de Mercer.
Por su parte, la investigación global de IBM indagó sobre el tiempo que lleva cerrar una brecha de habilidades a través de la capacitación.

El resultado es que esa brecha ha aumentado más de 10 veces en solo cuatro años. Mientras que en 2014 tomó tres días en promedio cerrar una brecha de habilidades por medio de la capacitación en la empresa; en 2018, tomó 36 días.
El estudio mostró que los nuevos requisitos de habilidades están surgiendo rápidamente, mientras que otras habilidades se están volviendo obsoletas.
En 2016, los ejecutivos clasificaron las capacidades técnicas básicas para CTIM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) y las habilidades básicas de computación y software o aplicaciones como las dos habilidades más importantes para los empleados. En cambio, en 2018, las dos principales habilidades buscadas fueron las habilidades de comportamiento: la voluntad de ser flexible, ágil y adaptable a las habilidades de cambio y gestión del tiempo y la capacidad de priorizar.
La recomendación principal es adoptar un enfoque holístico para cerrar la brecha de habilidades, que se enfoca en volver a capacitar a través del desarrollo multimodal, personalizado para el individuo basado en su nivel de experiencia actual, habilidades, rol laboral y aspiraciones profesionales.

Pago por habilidades
En un futuro no tan lejano, habrá que dejar de pensar en términos de “puesto de trabajo”. Los analistas del mercado del trabajo y las investigaciones laborales vienen advirtiendo que hay que pensar en términos de “habilidades”.
Anticipan que se tenderá a pagar por habilidades y por el mejoramiento de esas habilidades en el tiempo, rompiendo con el paradigma de que a mayor jerarquía, corresponde mayor agregado de valor. La carrera laboral tendrá movimientos en diferentes sentidos, horizontales, hacia arriba y hacia abajo. Los profesionales tendrán que avizorar que el trabajo en equipo se convierte en fundamental.
“Vamos hacia a una mirada más colectiva de lo que tiene que ver con pago por resultados, primando el equipo por sobre el individuo en lo que tiene que ver con generación de valor, y en beneficios cada vez más vamos a un concepto de individualización, por sobre la estandarización, donde las personas van a elegir los beneficios que más respondan a sus necesidades. La tecnología contribuirá a que los procesos de compensación sean más ágiles”, completó Thornton.

Impacto de la IA
Las nuevas profesiones del futuro en un mundo más digital

El futuro se vislumbra aún más digital que la actualidad por lo que el ámbito profesional también se verá afectado. Según el centro para el futuro del trabajo dependiente de la consultora multinacional Cognizant, especializada en tecnologías de la información y procesos de negocio que también tiene su filial en Argentina, las profesiones del futuro estarán vinculadas a:
1. El coaching, es decir, colaborar con otras personas.
2. El cuidado, con profesiones basadas en la salud y bienestar humano.
3. La conexión de la tecnología y el hombre. Esto implica trabajos basados en la era virtual y digital que atravesamos se intensificarán. Cada una de estas áreas cubren una amplia diversidad de nuevas profesiones. Entre ellas: “detectives de datos”, encargados del trabajo en profundidad del big data mediante conocimientos en la investigación intentarán desentrañar los secretos de los datos masivos de la red. También “comunicadores éticos”, centrados en la optimización de las empresas y el desenvolvimiento de los empleados y empleadores, deberán contar con habilidades relacionadas a la oratoria, los negocios y el análisis de mercado.
Se avizoran los “gerentes de negocio IA”, la inteligencia artificial será considerada una gran aliada para las empresas del futuro y los gerentes serán expertos en ventas y machine learning.
También se proyectan “profesionales del turismo virtual”. De acuerdo conl informe, el futuro nos deparará viajes ficticios creados por desarrolladores de apps y videojuegos 3D.
Además, se vislumbra trabajo para “curadores de memoria” quienes frente a las enfermedades relacionadas a la pérdida de memoria, crearán espacios virtuales basados en los recuerdos personales del cliente con el fin de evitar o minimizar el decaimiento cognitivo.

Artículos destacados