Madres y pediatras, claves para que las niñas se vacunen contra el HPV

Un informe difundido ayer en el marco del Congreso Mundial de la Federación Internacional de Colposcopía reveló la alta incidencia de contagio del virus en el inicio de la actividad sexual de las mujeres.

A tan sólo diez días de que se ponga en marcha la aplicación gratuita de la vacuna contra el virus del papiloma humano (HPV, por sus siglas en inglés), la principal causa de cáncer de cuello de útero, en la filial cordobesa de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) afirman que madres y pediatras serán piezas fundamentales para que las niñas de 11 años se vacunen.

Una de las razones fundamentales por la que la dosis a ese grupo etario fue incorporada meses atrás al calendario nacional de vacunación obligatoria es que debe colocarse antes del inicio de la actividad sexual, período identificado como de altísimo contagio del virus.

Los datos de un informe médico difundido ayer actualiza la necesidad de concientizar sobre la aplicación de la vacuna. El estudio reveló que siete de cada diez mujeres que inician sus relaciones sexuales adquieren una infección por VPH en los primeros cinco años.

Ana Ceballos, infectóloga de la filial Córdoba de SAP insistió en que los profesionales tienen que aprender que esta franja etaria es complicada y que no va al consultorio; por ello “es fundamental el rol de las madres y de los pediatras para que las niñas se vacunen”.

En diálogo con Comercio y Justicia confirmó que el Gobierno nacional ya adquirió la vacuna y que, según las previsiones, la fecha de implementación es el 1 de octubre.

Se calcula que en Argentina hay alrededor de 4.000 casos de cáncer de cuello de útero y en Córdoba la incidencia es de 5,9 por cada 100.000 mujeres de entre 15 y 44 años.

Cabe destacar que la mayoría de las personas que resultan infectadas por este virus ni siquiera lo sabe y que la prevención contra esta enfermedad debe ser integral; asimismo, la vacunación no exime de la necesidad de hacer controles ginecológicos y un Papanicolau (PAP) anual.

Según indicó Ceballos la vacuna se aplica en tres dosis. Si se inicia en octubre, la segunda dosis es al mes y luego a los seis meses de la primera aplicación.

En Córdoba

La infectóloga indicó que, en la ciudad, la vacuna se aplicará en el Hospital Pediátrico, de Niños, Materno Neonatal, Misericordia, Infantil Municipal y los dispensarios.

“En la SAP estamos confeccionando un folleto para difundir en las escuelas y que puede ser adjuntado con una nota en los cuadernos para que así la información llegue a las madres que son agentes fundamentales para que lleven a sus hijas a vacunar”, detalló Ceballos.

Finalmente, la infectóloga hizo hincapié en la necesidad de concientizar sobre la prevención del cáncer de cuello de útero tanto como se hace con respecto al cáncer de mama. En este sentido, recordó que el cáncer de cuello de útero es el segundo tipo de cáncer en frecuencia -el primero es el de mama- pero ambos producen la misma tasa de mortalidad.

70% de mujeres se infecta en el  inicio de su vida sexual

Siete de cada diez mujeres que inician sus relaciones sexuales adquieren una infección por el virus del papiloma humano (HPV por sus siglas en inglés) en los primeros cinco años, reveló ayer un informe médico.

Los datos del Congreso Mundial de la Federación Internacional de Colposcopía realizado en Río de Janeiro reiteraron que la principal vía de contagio del HPV es la sexual y destacaron que la vacuna logra el efecto más rápido para disminuir su circulación y transmisibilidad en la población joven.

Una vez que ese virus está en el organismo puede permanecer latente o dar lugar a dos tipos básicos de lesiones: intraepiteliales en el cuello uterino, vagina, vulva, región perineal, región perianal, ano y pene o verrugas genitales.  El congreso realizado en Brasil señaló que la vacuna cuadrivalente con los subtipos virales 6 y 11, que son el agente  de origen de las verrugas genitales, logró el mayor efecto.

¿Qué es?

El virus del papiloma humano (HPV) es un pequeño virus con doble cadena de ADN circular del que se detectaron más de 70 tipos, de los cuales entre 30 y 40 infectan el tracto anogenital de ambos sexos y un grupo de ellos tiene probado potencial cáncer femenino.

Artículos destacados