Impulsan ley para proteger a profesionales que denuncian abuso sexual infantil

Advierten que hay una tendencia a la abstención de la denuncia. Preocupa el hecho de que sean cada vez menos los profesionales abocados a la atención de las víctimas.

Para una efectiva protección a las niñas y niños víctimas de abuso sexual infantil no alcanza con garantizar la obligatoriedad de la denuncia por parte de los profesionales que asisten en los casos mediante informes y pericias, puesto que la realidad nos demuestra que, al no contar con una adecuada protección, éstos se abstienen de denunciar.

Preocupado por este escenario, el abogado Juan Pablo Viar, integrante de la comisión directiva de Asociación Argentina Prevención del Maltrato Infantojuvenil (Aspmi) señaló a Comercio y Justicia que están impulsando un proyecto de ley de protección de profesionales que trabajan en la temática. La iniciativa contiene como innovación la inmunidad civil y penal del obligado a denunciar la situación de violencia, salvo supuestos de mala fe, y su protección ante el acoso u hostigamiento ulterior del agresor.

Viar, quien disertará sobre el tema hoy y mañana en el marco de las Jornadas Interdisciplinarias “Detección y abordaje de abuso sexual infantil”, organizadas por el Consejo Provincial de la Mujer, en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Córdoba, anticipó algunos detalles.

Según el abogado, a esta tendencia a la abstención se agrega como elemento altamente preocupante el hecho de que sean cada vez menos los profesionales abocados a la atención de las víctimas, tendencia que se hace más alarmante aún en ocasión de tener que comparecer a prestar declaración.

Amenazas y juicios
Entre los fundamentos del anteproyecto de ley se incluyen los resultados de una investigación hecha seis años atrás entre 40 profesionales de equipos especializados en maltrato infantil pertenecientes al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que arribó a las siguientes conclusiones: 37% de los encuestados manifestó haber sido amenazado de sufrir un daño futuro por parte de un ofensor, agrupaciones que nuclean a ofensores o en forma anónima. Más de un tercio (35%), señaló haber sufrido intimidación por parte de los mencionados anteriormente. Un 17,5% mencionó haber sido injuriado y cinco por ciento recibió ataques físicos.

“Estos antecedentes nos llevan a reafirmar que la situación de vulnerabilidad de las víctimas de violencia o abuso sexual debe comprender no sólo a quienes sufren la agresión, sino también a quienes trabajan judicial o extrajudicialmente con ellas en los necesarios procesos de atención y contención desde las diferentes disciplinas”, se señala en los fundamentos.

“La investigación mostró que 20% de los profesionales encuestados había sido objeto de una acción penal en su contra y 10% fue objeto de acciones civiles en su contra”, detalló Viar.

“En la práctica profesional en las distintas disciplinas, advertimos que quienes son llamados a trabajar en una problemática tan sensible a los derechos fundamentales de las personas en toda la extensión del territorio nacional vienen siendo amenazados, hostigados, difamados y desacreditados por el sólo hecho de atender o asistir judicial o extrajudicialmente a víctimas de violencia familiar o abuso sexual, originando en la realidad una verdadera desprotección”, precisan fuentes de Aspmi.

Córdoba
Las cifras que más duelen

Las últimas estadísticas del Programa de Atención Interdisciplinaria para víctimas de Delitos contra la Integridad Sexual, referidas al segundo semestre de 2010 y ya difundidas por este medio, muestran a las claras la persistencia de la violencia sexual en contra de niños, niñas y mujeres,  en manos de personas conocidas y del entorno familiar.

Las cifras indican que el 79% de las víctimas son mujeres, que el victimario tenía un vínculo familiar con la víctima en el 66%, y que en el 74% de los casos las víctimas son menores de edad. El 18% de los casos se registra en la franja de 0 a 5 años, el 26% en la franja de 6 a 10, y el 29% en la de 11 a 17 años.

Hoy y mañana

– Jornadas Interdisciplinarias “Detección y Abordaje de Abuso Sexual Infantil en la Facultad de Derecho UNC

– Destinado a abogados, psicólogos, trabajadores sociales, docentes, operadores judiciales y vinculados a la temática.

– Temas: Indicadores psicológicos y físicos del abuso sexual infantil (ASI), Los rastros del trauma en las producciones y juegos infantiles, lo que ocurre cuando el develamiento se produce en la adolescencia, la Dinámica de la familia abusiva, la Intervención interinstitucional, El ASI y los divorcios “difíciles o destructivos”.

–  Mañana por la mañana será el taller de capacitación para docentes sobre “Mitos y realidades del maltrato infantil y el Abuso sexual infantil”

Artículos destacados