Lucha sin fronteras: se debate suspensión de patentes

Por Sergio Castelli* y M. Constanza Leiva**

La pandemia de coronavirus afectó numerosos aspectos de nuestras vidas, planteando innovaciones en todos, como en la modalidad de los contratos de trabajo. Por supuesto, el régimen de propiedad intelectual no podía mantenerse al margen.

Cuando se comenzó a trabajar en la creación de la vacuna, el mundo se mantuvo en vilo aguardando conocer la primera patente.

Una vez que las vacunas comenzaron a llegar, de la mano de diferentes laboratorios, la preocupación se trasladó a otro lugar y los países con menos recursos económicos comenzaron a preguntarse: ¿podremos costear la vacunación de nuestros ciudadanos?

En ese marco, comenzó una campaña abogando por la liberación de patentes sobre vacunas, afirmando que así se lograría evitar las barreras de acceso a los productos médicos esenciales y a la investigación, el desarrollo, la fabricación y el suministro de estos productos.

Aquélla comenzó a sumar adeptos y obtuvo el apoyo de alrededor de 100 países; entre ellos, Argentina. Incluso el papa Francisco se manifestó sobre el tema, expresando que “la vacuna debe ser patrimonio de la humanidad”.

Sin embargo, otros países, como el Reino Unido, Japón, Canadá y Suiza, se opusieron a la propuesta de exención de las patentes argumentando que no hay indicios de que los derechos de propiedad intelectual sean un obstáculo para el acceso a medicamentos y tecnologías relacionadas con el coronavirus.

La Unión Europea y Estados Unidos también rechazaron la solicitud y defendieron las patentes, explicando que la propiedad intelectual asegura la comercialización eficiente y la fabricación rápida de productos, debido a que proporciona incentivos legales y comerciales fundamentales para impulsar a las empresas privadas a hacer inversiones y asumir riesgos.

En un primer debate que se llevó a cabo recientemente, la Organización Mundial del Comercio (OMC) se manifestó en contra de la propuesta, pero se dejó abierta la posibilidad de una nueva discusión, que se está llevando a cabo en estos días.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, manifestó su apoyo a la propuesta de que se suspendan las patentes de vacunas, tratamientos y otras herramientas sanitarias.

El texto que está siendo debatido en la OMC propone, en concreto, acordar una derogación temporal de algunas de las obligaciones incluidas en el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio, para que cualquier país pueda producir las vacunas sin preocuparse por las patentes.

La exención también implicaría «los diseños y modelos industriales, los derechos de autor y la protección de las informaciones no divulgadas» y duraría hasta que se llegue a «una vacunación ampliamente extendida a nivel mundial».

(*) Abogada. (**) Agente de la propiedad industrial.

Sé el primero en comentar en "Lucha sin fronteras: se debate suspensión de patentes"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Artículos destacados