Lotería cree que le ganó a Pokerstar, pero perdió

Por Matías Altamira *

A instancia de Lotería de Córdoba, la Justicia provincial ordenó el bloqueo del sitio de apuestas www.pokerstars.com por no contar con la autorización correspondiente. La decisión de prohibir y bloquear siempre es la más fácil, no así la adecuada.
Como se informara en la edición tiempo atrás, la denuncia receptada por el juez de Control Nº 8, José María Romero, busca responsabilizar a quienes exploten y participen en la cadena de comercialización y transacciones económicas de sitios web ilegales que ofrecen apuestas deportivas, póker, tragamonedas, ruleta y otros. Sobre los que se constató que realizan las conductas tipificadas en el artículo 301 bis del Código Penal, delito que tiene una pena que va desde los 3 a 6 años prisión.
El comunicado de prensa de Lotería expresó su beneplácito por la decisión de la Justicia de avanzar contra el juego ilegal en Córdoba, destacando que en muchas de esas páginas de juego el usuario puede registrarse y apostar sin ningún tipo de validación de identidad, depositar dinero por todos los medios de pago, ya sea por depósito o transferencia bancaria, tarjetas de crédito y compra de tarjetas de pago que se pueden adquirir en comercios. Todo lo cual posibilita que hasta los menores de edad puedan apostar ilegalmente y sin control, afectando al apostador en su salud y seguridad económica, como así también al Estado provincial, que deriva la totalidad de las utilidades del juego oficial en programas de acción social, como por ejemplo el Paicor.
Esta descripción que pretende remarcar aspectos negativos, lo que demuestra cuál es el norte que debe seguir la Lotería de Córdoba en la explotación monopólica del juego en la provincia.
Ya en la edición del 11 de octubre de 2016, hace más de dos años, este diario informaba del crecimiento del juego del póker, estimando que en Argentina el número de jugadores rondaba dos millones y alrededor de 15.000 lo practicaban activamente cada semana, de los cuales 750 (5%) eran profesionales. Entonces, por un lado, los sistemas de juego online le brindan todas las facilidades a sus usuarios, y por el otro, 2.000.000 de argentinos dejarán de jugar, de los cuales 10% podrían ser cordobeses, ingresos potenciales a los que se renuncia porque prohibir fue la opción.

Si la decisión fuese controlarlos y reglamentarlos, se podría cumplir con las finalidades exigidas por la ley de creación de la Lotería de Córdoba, que son: a) Prevenir la producción de fraudes; b) Asegurar la transparencia en el desarrollo de los juegos y apuestas; c) Evitar los perjuicios a terceros; y d) Facilitar el control amplio por parte de la autoridad competente; y se mantendría la plena aplicación del hecho imponible descripto por el Código Tributario provincial que dispone que por la comercialización, organización, realización, circulación o difusión de juegos de azar o de eventos en los que se adjudiquen premios por procesos aleatorios, que se efectúen en el territorio de la Provincia, se pagará el impuesto cuya alícuota fije la Ley Impositiva Anual y sean autorizados por la Lotería de la Provincia de Córdoba S.E. Ésta es Autoridad de Aplicación y de recaudación de este impuesto.
Asumiendo un rol proactivo, se podría regular la cantidad de tiempo que pasa cada persona apostando; limitar la cantidad de dinero a apostar; implementar acciones de concientización contra los excesos; entre tantas otras, que hoy con los slots en medio de las ciudades no se realiza. Prohibir es más amigable que controlar y educar.

Artículos destacados