El gigante Amazon abandona el sistema de arbitraje

Por Matías
Altamira *

El gigante Amazon cambia de estrategia respecto de los conflictos con los consumidores, abandonando el sistema de arbitraje para definir las cuestiones en los tribunales ordinarios.

El arbitraje como mecanismo de solución de conflictos es más económico, tanto en cuestión de dinero como en el tiempo que insume todo el proceso de reclamo, en comparación con el tradicional proceso judicial. 

A su vez, ese método no admite las acciones de clase o reclamos de grupos, sino que cada proceso es uno a uno entre el consumidor y la plataforma. Entonces, ¿por qué cambiar de estrategia judicial?

El último reporte informado por la empresa muestra que tuvo 75.000 causas en arbitraje por su aplicación, hecho que supuestamente afectaba a sus usuarios, debiendo asumir los gastos asociados a esa práctica.

Ello empezó a preocupar al gigante, motivando el cambio en sus términos y condiciones en mayo pasado, para dejar atrás a la Asociación Americana de Arbitraje y preferir la resolución por los jueces del King County, del estado de Washington.

¿Es una buena alternativa someterse a los tribunales locales? Si bien en el portal de Amazon, como en cualquier otro portal de comercio electrónico, tanto internacional como local, establece la jurisdicción de una ciudad determinada, la realidad es que la ley defiende a sus compradores, 

En esencia, los habilita a iniciar reclamo en los tribunales de su domicilio, es decir en cualquier ciudad de cualquier estado de los Estados Unidos y del extranjero.

La prórroga de jurisdicción está prohibida especialmente cuando es incluida en cláusulas predispuestas y que en muchos casos son consideradas abusivas. 

Por ello, cada portal deberá ir ampliando su grupo de abogados a medida que va a ampliando el alcance de sus servicios y sus consumidores se van distribuyendo a lo largo y ancho de cada país.

La opción del arbitraje debería verse con buenos ojos, más ahora que muchos de estos centros han implementado un mecanismo virtual donde las partes involucradas: consumidor, proveedor y tribunal arbitral, ya sea de uno o tres miembros, pueden encontrar una solución al reclamo y sus diferencias, sin trasladarse de sus respectivos domicilios. 

Volviendo al caso de Amazon, se deberá analizará si la solución es cambiar el mecanismo de resolución de disputas, o mejorar las aplicaciones que pone a disposición de sus consumidores dejando de escuchar y rastrear cada una de sus actividades, para privilegiar el respeto por su privacidad.

* Abogado, especialista en Derecho Informático.

Sé el primero en comentar en "El gigante Amazon abandona el sistema de arbitraje"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Artículos destacados