“El desafío es construir una Córdoba ordenada que incluya a todos”

Olga Riutort, candidata a intendenta por Fuerza de la Gente, habla de dos ciudades: una visible, reconocida, que reclama soluciones y que se deja ver. Pero dice hay otra ciudad, de unos 400 mil cordobeses “que no tienen nada”. Hay que trabajar por una Córdoba unida, de servicios y trabajo, postula.

No hay despacho ni escritorio que retenga por estos días a Olga Riutort (63) en su carrera hacia el Palacio 6 de Julio. Coordinar la entrevista periodística es pensar en qué mesa de bar sentarse según la hora del encuentro, ya que la ciudad es plástica en el Mapa Riutort. Su energía parece esconder su larga carrera política, desde el Congreso de la Nación hasta la ex Casa de las Tejas. No obstante, a poco de comenzar a hablar, la candidata de Fuerza de la Gente se revela una política de raza.

-¿Cuáles serán los tres ejes de su gestión si gana este domingo?
-Primero, la estructura orgánica que va a tener el Ejecutivo municipal, el marco normativo que sostenga esta estructura y los programas de gobierno y una política de recursos humanos que me permita volver a poner en valor ese trabajo de cara a la gente.

-Éstos son los tres lineamientos…
-Claro: cómo veo ya el Estado, cuáles son las ordenanzas que yo he modificado para poder hacer mis planes y cómo hago para poner la gente al servicio de esos programas, si no, no hay gobierno posible.

-¿Usted cree que hace falta una acción institucional fuerte en el municipio?
-Yo no usaría la palabra institucional. Lo que yo creo es que hay que recrear la autoridad pero basado en programas claros de gobierno para que el empleado sepa qué debe hacer -aunque si yo no le doy ni las herramientas ni los insumos (que es lo que está pasando ahora) no puedo hacer nada-.

-¿Por qué cree que pasa esto?
-Porque lo que falta es recuperar la conducción, entonces las áreas están desarticuladas, son compartimentos estancos y no hay forma de que los funcionarios bajen con indicaciones claras. Yo me he reunido con todos los delegados del Suoem y te voy a decir que la conclusión es hay un problema de insumos y de herramientas y eso es un fuerte condicionamiento para la tarea. Vos dirás ¿cómo es esto? Tengo mucho empleado público, pago muchas horas extras pero resulta que tercerizo. ¿Dónde está el problema? El problema está en que quien conduce el área tenga en claro el plan de gobierno, el objetivo, el marco legal y el respaldo de insumos y maquinarias. Si yo pago salarios y el trabajador tiene eso, debe prestar el servicio. Punto.

-¿Cree que ha habido equipos de gobierno ineficientes?
-Me parece que la falla central es que no hay conducción y que no está claro el programa. Si no hay una cabeza clara no hay directivas claras. Y esto viene sucediéndole al municipio hace muchos años. No destruís todo en tres años. Esto es un deterioro de largo plazo y bueno… espacio que no se llena se ocupa y creo que en la política también. Por eso se echa la culpa al gremio. Y no hay razón: el gremio tiene claro que ellos defienden salarios y condiciones laborales y yo tengo claro que eso es lo que a ellos les corresponde. Y tengo claro que tengo que gobernar.

-¿Usted considera que recuperando el liderazgo político va a haber paz con el sindicato?
-Es que no hay motivos para que no haya paz si se sabe qué hay que hacer. Va a haber paz y yo voy a ser clara con ellos, no voy a explotar a nadie, pero hay que ahorrar porque estamos gastando 100 millones de horas extras y yo no tengo remedios en los centros de salud y no tengo plata para comprar un desagotador de pozo negro. Necesito herramientas y ahí tengo que poner la plata.

-Parece que fallan servicios básicos…
-Totalmente.

-Y no llegan programas nacionales…
-Eso sólo exige eficiencia. Cuando un Estado no puede conducir lo mínimo, menos va a conducir lo más complejo. Tenés que crear la vehiculización para lograr que vengan fondos. Si el recurso y la decisión está, entonces falta la gestión. Eficiencia y eficacia.

-Y capacidad para acordar con Provincia y Nación…
-Claro. Hay sistemas que sí o sí los tenés que decidir con la Provincia. El tema de seguridad, estamos planteando la modificación de la Ley de Seguridad Pública para que se creen los consejos de seguridad departamentales, para que yo pueda tener acceso a la Policía si tengo que controlar a vendedores ambulantes, o la noche. Si no tengo un organismo por ley reglamentada, yo difícilmente pueda solucionar ambulantes, noche, alcoholemia, drogadicción o incluso el mantenimiento de las plazas. Yo voy a poner placeros -pero un hombre contra una banda no hace nada-.

-Lo mismo pasa en ambiente o transporte…
-¡En salud! Tengo que fortalecer la atención primaria para que no se sobresaturen los hospitales provinciales, que ya lo están. Si yo atiendo mejor a mis vecinos, ahorra la provincia.

-¿Y con la Nación?
-Provincia, Nación y Municipalidad tenemos que discutir qué hacemos con esos 400 mil cordobeses que no comen, que necesitan vivienda, trabajo y de todo. Porque yo puedo ayudar a hacer viviendas pero hacen falta los fondos iniciales. Hay que incluirlos, con trabajo y salarios, no con subsidios. Y una población de 400 mil que no tienen nada es para que todos pongamos las barbas en remojo… Los tres juntos podemos ser una solución, separados no lo somos.

-Algunos dicen que Córdoba está rezagada en relación con otras ciudades…
-Yo no creo eso. Tal vez en algunos programas no se aprovechó lo que sí aprovecharon otras provincias. Por ejemplo, en viviendas. En el país se han hecho 600 mil viviendas y en Córdoba, nada. Creo que ha habido un exceso de orgullo del gobierno provincial que no está viendo la otra Córdoba, porque yo digo que hay dos Córdoba, una de un millón y otros 500 mil. Y cuando no ves la segunda, hacés un faro cuando podés invertir esa plata en viviendas. Ése es el error. Hay que ver a Córdoba unida. Me parece que es un desatino en la conducción de gobierno.

-Si no cambiamos ¿la ciudad se vuelve invivible, intransitable?
-Ni lo uno ni lo otro. Lo que pasa es que en toda ciudad grande hay más autos que casas. La gente no puede comprarse una casa pero sí un auto. Pero ése no es mi problema: yo debo cumplir con mi deber, que es el transporte. Asegurar un transporte ágil, seguro, eficiente. Después, si vos demorás 40 horas para atravesar la ciudad, es problema tuyo. Por supuesto, si viene el subte va a ayudar mucho, porque es lo único que hace a la gente dejar el auto.

-¿Qué visión tiene de Córdoba de aquí a diez años?
-Bueno, es la razón por la cual he previsto un nuevo esquema de fraccionamiento, ocupación, uso del suelo y código de edificación. Yo quiero ser responsable en el crecimiento porque acá se construyó mucho para arriba pero nadie pensó en el caño que pasa por el subsuelo. No podemos parar la construcción porque moviliza mano de obra y la economía. El desafío es una Córdoba ordenada. Que a mí me vaya bien pero al que venga después también le vaya bien, y así…

Artículos destacados