Delimitar los puestos permite mejorar el ecosistema laboral

La descripción de habilidades, experiencia, nivel formativo y grupo de tareas necesarios para ocupar un lugar en la empresa es una poderosa herramienta de gestión de recursos humanos.

Delimitar los puestos de trabajo en una empresa es una poderosa herramienta de gestión de los recursos humanos porque permite -tanto a la organización como al empleado- conocer qué se espera de éste en el desarrollo de la tarea encomendada. Los resultados: mejor clima laboral, mejor trabajo. Así lo sintetiza y promueve Daniela Rinconez, licenciada en recursos humanos y gerente de Selección de Consultores de Empresas.

La delimitación de puestos enumera las habilidades, preparación, grupo de tareas, experiencia y nivel formativo para acceder a ocupar un puesto en la organización. Según detalla la especialista, la conjunción de todos estos elementos permite articular un documento que busca establecer el acumulado de perfiles que requiere una empresa para satisfacer sus demandas y cumplir con sus objetivos.

“Una correcta delimitación de puestos genera un mejor clima laboral, en tanto y en cuanto determina qué se espera de cada una de las partes, al dotar de previsibilidad al ecosistema laboral. Sin dudas, las políticas en este sentido favorecerán la implantación de un mejor ambiente de trabajo”, afirma Rinconez quien recomienda respetar una serie de etapas a la hora de estructurar una delimitación de puestos.

En primer término, la empresa debe realizar un análisis de la situación actual. Aquí importa el conocimiento de la estructura de trabajo, los puestos necesarios, su ponderación jerárquica y las necesarias interrelaciones existentes entre los distintos puestos.

Luego, llega la instancia de comunicar a los empleados sobre el procedimiento a aplicar y la explicación de los posibles beneficios a futuro, seguido de estudios cuali-cuantitativos que permitan obtener los indicadores necesarios para realizar posteriores análisis.

Con base en los datos obtenidos en la etapa anterior, se obtendrá una serie de funciones, requisitos, tareas, grados de responsabilidad y medios para llevar a cabo cada función en el organigrama organizacional. Todos estos datos deberán ser analizados conjuntamente con los encargados operativos de cada una de las tareas.

Deberes y responsabilidades
Analizados los distintos datos obtenidos y trabajados conjuntamente con los responsables operativos, será el momento de describir y delimitar los puestos. La descripción es una explicación escrita de los deberes, condiciones de trabajo y otros aspectos relevantes de un puesto específico.

Finalmente, la profesional sugiere que se deberá realizar un trabajo comparativo para establecer las concordancias entre la descripción obtenida y la realidad organizacional. Luego de ello, se procederá a buscar la necesaria adecuación en esa brecha. La última parte del proceso, implica la revisión constante de las distintas herramientas para adecuarlas a los cambios que se operan en la empresa.

Estratégico

Las descripciones de puesto, las especificaciones y los niveles de desempeño integran la base mínima de datos que necesitan los departamentos de personal y permiten la toma de decisiones.

Artículos destacados