Digitalización frena en 30% el negocio de la grabación

Más allá del impacto de la crisis nacional e internacional, el negocio de las compañías de grabación de música ha caído estos últimos años más de 30 por ciento en Córdoba como producto del avance de la digitalización, en nombre de la cual pululan los estudios “caseros” de grabación.
En Córdoba existen entre 15 y 20 actores que se dedican a esta actividad; son profesionales, firmas de trayectoria y técnicos o músicos que instalan sus propios estudios en sus hogares.
Según la tendencia mundial, a largo plazo perdurarán sólo los estudios profesionales, con equipamientos de última generación en el tratamiento del sonido (voces y distintos instrumentos) y en la mezcla final, con ambientes acústicamente testeados y dotados de experiencia. A modo de dato, para instalar un estudio de este tipo, compuesto por equipamientos como digitalizadoras con software protools, consolas, ecualizadores, amplificadores, cabina acústica, infraestructura y capacidad, entre otras, se necesitan 200 mil dólares.

En el otro extremo, seguirán creándose los reductos caseros donde con sólo 1.700 dólares en equipamiento de interface de protools, procesador, sample, secuenciador y software, se pueden grabar los instrumentos solos como teclados, guitarra, bajo y algo de voz. Así, según pronosticó Sergio Oliva a Comercio y Justicia, conocedor del sector y dueño del Estudio cordobés Pira, las “compañías medianas tenderán a desaparecer”. A pesar de la calidad, las bandas menos populares graban la primera parte de un demo en centros de grabación pequeños y terminan “mezclando” o “puliendo” el sonido en las firmas profesionales.
Por su parte, los grupos musicales más escuchados continuarán apostando a las compañías reconocidas por su “sonido final”. Menos aquellas que, por sus altas ganancias, son capaces de instalar su propio estudio de grabación, según cuenta Oliva, tal como lo hizo Carlitos “La Mona” Jiménez.

En esta carrera, Estudio Pira se alista para no perder. Reconocido por ser el preferido de los cuartetos cordobeses,-grabó más de diez discos a “La Mona”- cuadruplicará la superficie de su estudio para recibir más de 50 músicos y modernizará la arquitectura general, que incluye la renovación de su cabina.
El proyecto de 40 mil dólares busca captar público de Buenos Aires y del interior del país. “Sería el primer estudio con capacidad para grabar una orquesta en forma conjunta”, detalló Oliva.

Artículos destacados