Rosenkrantz acusó a Lorenzetti de “vaciar” el CIJ

Le reprochó haber autorizado el traspaso de empleados y así reducido la estructura a menos de la mitad. Destacó que estos cambios hacen imposible que el portal continúe operativo. Ayer se encontraron en el encuentro J20

El nuevo presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Carlos Rosenkrantz, hizo ayer su primera presentación pública al inaugurar, junto al presidente Mauricio Macri el J20, un encuentro de jueces de los países del G20.
Lo hizo en medio de la controversia que generó su denuncia contra su antecesor, Ricardo Lorenzetti, a quien acusó de “haber vaciado” el Centro de Información Judicial (CIJ), creado por éste hace más de diez años.
Mediante la resolución N° 3038/2018 de la Secretaría de Administración de la Corte, encabezada por Daniel Marchi, Rosenkrantz denunció que por los traslados firmados por Lorenzetti en los días previos al abandono de su cargo, el CIJ quedó “acéfalo”, y dispuso que «asegure, de modo urgente y por los medios que estime conducentes, la seguridad informática del CIJ y la administración exclusiva del mismo» por parte la Presidencia de la Corte.
Rosenkrantz hizo hincapié en los traslados firmados por Lorenzetti (el 27 de septiembre, tres días antes de dejar la presidencia) de María Bourdin, responsable del CIJ, y de su segundo, Pablo Méndez. También mencionó el traslado de otras diez personas, quienes hasta entonces integraban la dependencia de Comunicación, a distintos ámbitos de la Corte, por lo que el equipo de profesionales del sector se redujo de 18 a seis empleados.

«Como consecuencia de estas decisiones, el área ha quedado acéfala y sin personal suficiente para cubrir las importantes competencias que le atribuye», advirtió Rosenkrantz en el escrito, en el cual concluye que con estos cambios se ha hecho “imposible» su funcionamiento. Para él, se puso «en riesgo” la continuidad operativa del Centro de Información Judicial.
Recordó la disposición interna por la cual ese sector responde de manera directa al titular de la Corte Suprema. «El Presidente debe contar, de modo urgente, con los medios para continuar el servicio provisto por el CIJ, entre los que se cuentan el acceso exclusivo e irrestricto a la página web», destacó, a la vez que mencionó que su cumplimiento incluye las medidas de seguridad informática necesarias.
Hay quienes sostienen que con esta resolución, Rosenkratz busca también dejar un precedente administrativo como para eventual acciones legales. El tema es delicado porque en el CIJ está la base de datos de los fallos, advierten algunos miembros del Poder Judicial.
El escrito del presidente de la Corte sorprendió a todos porque vulnera una tradición de que cualquier medida sobre el funcionamiento de oficinas dependientes del Máximo tribunal debe discutirse y adoptarse por acuerdo en una reunión entre ministros.

Defensa
Consultada sobre la controversia, Bourdin se defendió explicando que ella pidió su traslado un día después de que cambió la presidencia de la Corte y que de tal situación fue notificado Rosenkrantz. “Si el CIJ está acéfalo es porque no nombró a nadie”, aclaró.

El presidente Mauricio Macri participó ayer de la inauguración del J-20, que se realizó en el Hotel Alvear de la ciudad de Buenos Aires. En un breve discurso, aseguró que Argentina se encuentra comprometida con “la Justicia, la lucha contra la corrupción y la impunidad”. En este sentido, mencionó las leyes sancionadas por su gobierno en la materia: la del arrepentido, la de Responsabilidad Penal Empresaria y la de Flagrancia, entre otras.

Artículos destacados