Promovió una justicia cercana a la gente con una mirada puesta en el interior

A los 69 años de edad, falleció el vocal del TSJ Carlos Francisco García Allocco. Ingresó a los 21 años al Poder Judicial como escribiente “ad honorem”. Fue designado en el Alto Cuerpo en 2007 por el entonces gobernador José Manuel de la Sota. Entre sus logros, se destaca la puesta en marcha del programa de Asesorías Móviles y el fortalecimiento de la justicia de Paz

El vocal del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Carlos Francisco García Allocco, falleció ayer a los 69 años, luego de enfrentar una larga enfermedad por la que estaba de licencia desde 2017.
Ingresó al Poder Judicial muy joven; tenía apenas 21 años, cuando se inició como escribiente «ad honorem» del Juzgado Civil y Comercial de 12° Nominación de la ciudad de Córdoba. Su carrera judicial quedó trunca con su muerte, luego de 47 años de transitar diversos cargos hasta llegar a convertirse en vocal del Tribunal Superior de Justicia.
Tenía tres hijos y dos nietos. Nació en Villa del Rosario, se formó en un colegio jesuita y luego en el Liceo Militar General Paz. Realizó su carrera universitaria en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Córdoba y recibió su título de abogado en el año 1972.
En febrero de 2007 ingresó al TSJ designado por el entonces gobernador Juan Manuel de la Sota. Fue el hombre del “interior de la provincia” que llegó desde Marcos Juárez con una mirada diferente de la Justicia y consciente de las falencias y particularidades de quienes litigan lejos de la capital cordobesa.

Seis años después de asumir en el Alto Cuerpo, ejerció durante dos años consecutivos (2013- 2014) la presidencia del TSJ. Como miembro titular organizó, por primera vez, el acto de apertura del Año Judicial fuera de la ciudad de Córdoba y estableció que se hiciera de esa manera, al menos una vez cada tres años.
García Allocco planteaba la necesidad de que el ciudadano tuviera una “justicia más cerca de la gente con acciones concretas”. Bajo esa premisa, impulsó el programa de las Asesorías Móviles por medio del cual los asesores letrados comenzaron a instalarse en forma rotativa en diferentes barriadas para evacuar las consultas de personas que carecen de medios para acudir a los tribunales.
En la misma línea de contar con una justicia cercana a la gente, también fortaleció la Justicia de Paz. “El juez de Paz, que actúa en poblaciones del interior, alejadas de los grandes centros urbanos, es fuente de paz social”, remarcó en su discurso de apertura, en el año 2014.

Cercano al interior
Con motivo de su fallecimiento, el Tribunal Superior de Justicia de Córdoba lo recordó ayer en la acordada 1040, Serie «A». En el escrito, los vocales destacaron que la actuación de García Allocco estuvo signada por una “diligente tarea de acercamiento de la problemática de las sedes judiciales de la provincia”.
También fue recordado por su preocupación para profundizar tanto los procesos de modernización y de gestión judicial y administrativa como los relativos a la digitalización de las notificaciones, órdenes de pago electrónicas y el sistema de subastas, que culminó luego la instauración de la subasta electrónica.

“Un juez honesto y comprometido con la justicia”
El vocal del TSJ, Domingo Juan Sesin, recordó a García Allocco como un hombre «ejemplar, de gran idoneidad  y una gran formación profesional»

-¿Qué reflexión le merece el paso de García Allocco por la Justicia?
– Fue una persona con características de ejemplaridad, de gran honestidad y responsabilidad y compromiso con el derecho. No son muchos los hombres que tienen todas esas cualidad juntas; en este caso, se aglutinan. Fue una persona que dedicó su vida al derecho y a la Justicia.
-Trabajó prácticamente toda la vida en el Poder Judicial.
– Sí, ingresó ad honorem a la Justicia, pasó prácticamente por todos los estamentos del Poder Judicial: fue secretario, camarista, asesor y esto le dio una visión amplia de todo el Poder Judicial; como venía del interior, le dio una gran importancia. Escuchaba todos los reclamos y buscaba darles respuesta.
– ¿Cómo fueron sus últimos años en tribunales?
– Fue un trabajador incansable, trabajaba más de las horas requeridas, él hubiera venido en las condiciones que sea, su objetivo era volver a trabajar en el Poder Judicial, recuperarse y volver, era enemigo de utilizar licencias pero las razones de salud de fuerza mayor lo mantuvieron alejado el último tiempo, pero aun así seguía preocupado y estaba en contacto.
– ¿Qué legado le deja a la Justicia de Córdoba?
– Nos deja un gran ejemplo, el ejemplo del verdadero juez, honesto, comprometido con la justicia y con la sociedad, un juez responsable, de una gran idoneidad y de una gran formación intelectual. El legado que nos deja tiene que ver con seguir trabajando para tener una Justicia más ágil y eficiente.

Su carrera

Comenzó en octubre de 1970 como escribiente «ad honorem» del Juzgado Civil y Comercial de 12ª Nominación de la ciudad de Córdoba. En 1972 se inició como aspirante en el mismo juzgado.
Un año después comenzó a ejercer el cargo de secretario de primera instancia en el Juzgado Civil, Comercial, Conciliación y Paz Letrado en la ciudad de Marcos Juárez.
En 1978, desempeñó el cargo de secretario letrado de Cámara Civil, Comercial, Laboral, de Familia y Contencioso-administrativo en Bell Ville. Años más tarde, en 1986, fue asesor Letrado y procurador del Trabajo, en la misma ciudad.
En 1988, juró como juez de Instrucción y Faltas de Bell Ville. Regresó a Marcos Juárez, en 1991, para desempeñarse como vocal de la Cámara Civil, Comercial, Familia, Trabajo y Contencioso-administrativo hasta el año 2007.
Finalmente, en febrero de 2007, ingresó al TSJ de Córdoba como vocal del cuerpo, en el que ocupó la presidencia durante los períodos 2013 y 2014.

Duelo

El Tribunal Superior de Justicia de Córdoba dispuso el duelo por el fallecimiento del vocal del cuerpo, Carlos Francisco García Allocco. Como consecuencia, ordenó que las banderas de portada de todos los edificios afectados al Poder Judicial de la Provincia se mantengan a media asta durante tres días.

Artículos destacados