Por prescripción médica, Menéndez y Videla están internados

Según comunicó esta mañana el Tribunal Oral Federal Nº 1 de Córdoba, los dos ex-represores -que se encuentran imputados por el fusilamiento de 31 presos polítcos en el penal de San Martín- no asistirán al testimonio de los últimos testigos de la causa, por razones de salud.

Jorge Rafael Videla debió ser internado en el Hospital Militar y según consta en el informe médico, el ex presidente de la Junta Militar presenta un trastorno de coagulación con hematomas múltiples en miembros superiores y debió recibir una transfusión de plasma.

En tanto, el ex jefe del Tercer Cuerpo de Ejército Luciano Benjamín Menéndez  también se encuentra internado en el mismo lugar, por una neumopatía. En este caso, el alta sería dada en los próximos días.

Saravia señaló a Aguad

En la audiencia de hoy, el periodista y escritor  Mariano Saravia reiteró ante la Justicia que el actual diputado nacional Oscar Aguad (UCR) sabía en los noventa que el imputado Carlos  «Tucán» Yanicelli había sido parte del aparato policial del terrorismo de estado en Córdoba durante la última dictadura.

Saravia, actual director de Radio Nacional Córdoba, es autor del libro «La Sombra Azul», que recoge el testimonio del ex policía  Luis Urquiza, torturado en el Departamento de Informaciones de la policía provincial (D2).

Durante su relato, el periodista reiteró lo publicado en el libro sobre hechos de 1997, cuando el entonces fiscal de Estado Alberto Zapiola «le tiró en el escritorio (al entonces gobernador radical Ramón Mestre) una copia de las declaraciones de Charlie Moore (ex preso político) en San Pablo, Brasil, en el que denunciaba a Yanicelli como uno de los torturadores del D2».

En esa oportunidad, según Saravia, Zapiola le dijo a Mestre: «mirá gordo a quién estás defendidendo, este tipo (que continuaba revistando en la policía de la provincia) es un torturador».

De acuerdo con el relato, Mestre le respondió a Zapiola que «el milico (apodo de Aguad, en esa época ministro de Gobierno en Córdoba) me dijo que era un tipo de confianza».

Más información, mañana en Comercio y Justicia

Artículos destacados