Emergencia carcelaria para Córdoba

Los últimos episodios ocurridos en distintos establecimientos carcelarios de la ciudad de Córdoba motivaron que el gobernador de la provincia, Juan Schiaretti, firmara ayer un decreto declarando la emergencia carcelaria en todo el territorio provincial por el término de 36 meses.
En un acto que contó con la presencia de gran parte del gabinete provincial, magistrados y personal del Servicio Penitenciario de Córdoba, Schiaretti anunció el cierre definitivo de la ex cárcel de Encausados (algo que ya había ordenado el juez de control Gustavo Reinaldi), la clausura de la penitenciaría de barrio San Martín de esta capital, y en el interior provincial, el cierre de la cárcel ubicada en la ciudad de Río Cuarto.

Nuevas plazas

En su reemplazo, el Gobierno prevé ampliar el penal de máxima seguridad de Bouwer, construyendo cuatro módulos nuevos que tendrán una capacidad de 500 plazas cada uno. Además, se anunció la construcción de una Alcaidía general para contraventores, que tendrá en principio dos módulos para albergar a 250 detenidos.
Según el decreto del Gobernador, la cárcel de la ciudad de Río Cuarto -construida en 1905- será reemplazada por un nuevo establecimiento que estará ubicado sobre la ruta 8, camino a la localidad de San Basilio. El terreno donde se instalará la nueva unidad carcelaria cuenta con 10 hectáreas y ya fue expropiado por la Municipalidad de esa ciudad del sur provincial. La capacidad de esta unidad carcelaria será de 500 internos.
Asimismo, se dispuso la ampliación del establecimiento penitenciario Colonia Montecristo a 120 plazas, destinado a los internos que se encuentran en la última etapa de su tratamiento penitenciario.
Según indicó el ministro de Justicia, Luis Angulo, la intención es que con la nueva infraestructura carcelaria, la Provincia disponga de 6.255 plazas en condiciones de habitabilidad ideal, lo que superaría, según las proyecciones, el número de internos que tendría Córdoba en el 2018, previsto en 6.018 reclusos. Actualmente, la provincia tiene en sus cárceles un total de 5.201 personas detenidas, mientras que su capacidad carcelaria ideal está prevista en 4.699 reclusos.
Tal como lo anunciara Comercio y Justicia, la inversión aproximada para estas obras será de 110 millones de dólares y parte será financiada con la venta de los terrenos de las tres cárceles que serán clausuradas.
Con relación a los plazos de culminación de las obras, se estima que en tres meses comenzaría la construcción de uno de los módulos previstos en el predio de Bouwer, cuya obra demandaría un plazo no menor a los 12 meses.

Penitenciarios e internos

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

El decreto firmado por Schiaretti contempla, además, una mejora en la situación laboral de los empleados del Servicio Penitenciario. Para ello se incorporarán 200 nuevos agentes, alcanzando así la relación de 1,5 internos por empleado.
Paralelamente, se impulsará la culminación de los estudios secundarios del personal penitenciario, teniendo en cuenta que el 20 por ciento de ellos no tiene el CBU completo.
Para la atención de los internos, se anunció la incorporación de nuevos profesionales en las áreas de nutrición, asistencia psicológica y tratamiento de adicciones.
Además, en materia de empleo, se propuso la conformación de un programa de reinserción laboral y social del liberado y su grupo familiar.

Artículos destacados