domingo 3, marzo 2024
El tiempo - Tutiempo.net
domingo 3, marzo 2024

Dos testigos señalaron al cabo Pérez como el asesino de Raúl Bauducco

ESCUCHAR

Lo reconocieron dos ex presos políticos que estuvieron detenidos junto con el militante fusilado en la UP1. Lo calificaron como uno de los represores más sanguinarios.

Dos ex presos políticos reconocieron ayer al imputado Miguel Ángel Pérez como el autor material del crimen del detenido Raúl Bauducco, asesinado el 5 de julio de 1976, en un patio de la Unidad Penitenciaria Número 1 (UP1).

El primero en reconocer a Pérez fue el testigo José Martín Niztzchmann, quien declaró ayer en el marco de la audiencia número 18 del juicio que se les sigue a los represores Jorge Rafael Videla y Luciano Benjamín Menéndez, junto otros 29 imputados por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar.

Niztzchmann fue detenido el 14 de mayo de 1975 en su domicilio de la ciudad de Cosquín por efectivos de la comisaría de ese lugar. Con el argumento de que firmara unos papeles fue llevado al Departamento de Informaciones policiales (D2), donde permaneció hasta el 29 de diciembre de ese año, fecha en la que fue trasladado a la UP1.

Según dijo el testigo, al imputado Pérez lo conocía “muy bien”, porque ambos vivían en Cosquín y en la cárcel era muy conocido porque era uno de los más “sanguinarios”, junto con Adolfo Alsina.

Levantate o te mato
Sobre el asesinato de Bauducco, Niztzchmann recordó que desde el pabellón 8 (ubicado en la planta alta), donde estaba alojado, pudo ver con otros presos políticos y “usando una lapicera con un espejito”, lo que hizo el cabo Perez.

“El día 5 de julio (1976) sacaron a los compañeros del pabellón 6, todos desnudos, los pusieron contra la pared y los golpearon. Vimos cómo el cabo Perez le pegaba a Bauducco y le gritaba, cuando se caía al suelo, ‘¡levantate o te mato!’. Después se retira, habla con un grupo de oficiales, donde estaba Mones Ruiz y Alsina y, según nos enteramos después, cuando vino de allá, levantó el arma, le apuntó en la cabeza y apretó el gatillo”.

Después de ese hecho “nos sacan al patio a los del pabellón 8, pero cuando bajamos no estaba el cuerpo (de Bauducco) ahí, pero se venían las manchas de sangre. Lo levantaron en forma inmediata; fue todo muy rápido, para ellos fue como si nada hubiera pasado”, indicó.

La versión dada por Niztzchmann fue posteriormente confirmada ante el Tribunal Oral Federal Nº 1 por el testigo Humberto Eduardo Vera, otro ex preso político.

“ A Bauducco le disparó Pérez. Lo vi doscientas veces. Entraba siempre al pabellón, todos sabíamos de Pérez porque tenía una vocación de golpearnos. Nunca me mostró la cédula de identidad, pero todos sabíamos que era Pérez. Todos le decíamos ‘Pérez’ a la misma persona”, advirtió Vera.

“Un día yo estaba haciendo ‘lagartijas’ y Pérez se me paró encima. Me golpeé la cara contra el piso y me desvanecí. Me quedó muy mal la cintura.”

“Tengo la imagen de él como más moreno de lo que lo veo ahora. No tenía bigote. Entraba siempre, era más morrudo, era ágil”, concluyó.

Vera fue detenido en el agosto de 1974 por personal policial, en el barrio Bella Vista y trasladado desde allí hasta el D2.

“Hasta el año 1976 tuve trato de preso normal. Luego del golpe de Estado se produjo un cambio en la situación y en el sistema de seguridad. Entraron los militares y comenzó un maltrato sistemático. Golpizas indiscriminadas y a cualquier horario. Los soldados estaban armados y los oficiales tenían palos, nos golpeaban a veces afuera de la celda y a veces adentro”, recordó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leé también

Más populares

¡Bienvenid@ de nuevo!

Iniciá sesión con tu usuario

Recuperar contraseña

Ingresá tu usuario o email para restablecer tu contraseña.

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?