Domicilio próximo a una escuela agrava situación de vendedor de drogas

Dado que las conductas ilícitas desplegadas por un supuesto vendedor de sustancias psicotrópicas se agravaron por la cercanía de su domicilio a un establecimiento educativo, el juez federal Ricardo Bustos Fierro indicó que esa circunstancia “reside en el aprovechamiento de la reunión de personas que asisten regularmente a un determinado lugar, como lo es en este caso el establecimiento educativo, al cual concurren diariamente estudiantes a realizar actividades educativas, notando evidente la presencia de un eslabón dentro de la cadena de circulación y comercialización de estupefacientes”.

En efecto, el fallo expresó que el imputado “Salas persiguió una modificación del mundo exterior, previsto como un resultado delictivo por la ley, con la lisa y llana finalidad de obtener un provecho económico originado en la venta de droga”.

Sentido
El magistrado agregó que lo sostenido anteriormente “encuentra sentido, en primer lugar, si se tiene en cuenta que al domicilio de Salas concurrían numerosos jóvenes sin otro accionar que el de limitarse a intercambiar objetos de pequeñas dimensiones con el nombrado, para luego éstos retirarse del lugar, que además se debe tener en cuenta que el domicilio del investigado está ubicado cerca de dos Establecimientos Educativos, por lo que también se observó las concurrencia de muchos estudiantes a dicho lugar”.
En ese orden, se resolvió dictar el procesamiento y prisión preventiva en contra del inculpado por considerarlo presunto autor penalmente responsable del delito de comercialización de estupefacientes agravada, y coautor de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravada.

Artículos destacados