Acusan de homicidio culposo a personal de la Fuerza Aérea

Cinco miembros de la Fuerza Aérea Argentina fueron recientemente imputados como coautores de homicidio culposo, acusados en el accidente aéreo que le costó la vida a cuatro integrantes de la Escuela de Aviación Militar cuando regresaban de un vuelo de traslado del Cerro Champaquí, en agosto de 2005.
La resolución, a la que accedió Comercio y Justicia, fue adoptada por el fiscal Federal Nº1 de Córdoba, Enrique Senestrari, tras considerar que el siniestro no fue producto de un accidente, sino de la negligencia de quienes estuvieron a cargo del mantenimiento de la aeronave.

En ese contexto, el fiscal imputó a quienes eran los responsables de las operaciones de inspección para la habilitación del helicóptero que luego se estrelló en la Escuela de Aviación Militar de Córdoba: el jefe del Grupo de Mantenimiento de Aeronaves del Area Material Quilmes, Omar Enrique Alvarez, y el inspector de Estructuras, Sistemas y Motores, Fernando Daniel Segovia. Asimismo, acusó a tres miembros del departamento de Control de Calidad: Carlos Alberto Figueroa (jefe), Miguel Angel Carricondo (inspector de estructuras/ sistemas) y Carlos Pablo Violanti (inspector de motores).
Para el titular del Ministerio Público, el accidente se originó como consecuencia de la omisión de los acusados de “ajustar el torque correspondiente de la manguera que conecta el tanque de combustible con el motor” del helicóptero Hughes 369 HS.

En ese marco, el requerimiento consigna que los acusados deben responder como “coautores de homicidio culposo por inobservancia de los reglamentos o deberes a su cargo, agravado por la pluralidad de víctimas”. Además, Senestrari ordenó su indagatoria.
Cabe recordar que en el accidente aéreo murieron el capitán y piloto Federico Marta Barragán, de 34 años; el suboficial auxiliar y mecánico José Luis Martínez, de 32, además de dos cadetes de esa institución: Roxana Martínez, de 20, y Pablo Valente, de 22.
Los dos cadetes habían estado realizando tareas de supervivencia en el cerro Champaquí, un lugar que habitualmente se utiliza para ese tipo de entrenamiento. Habían llegado a la zona con todo el contingente de segundo año de la Escuela de Aviación Militar, por vía terrestre, pero debieron retornar antes de lo previsto. Valente tenía un problema de salud y volvía para ser atendido por un médico. Y a Martínez le había llegado la noticia de la muerte de su abuela e iba a preparar sus cosas para reunirse con su familia.

Artículos destacados