Empresarios preocupados por falta de formación resaltan el papel de pasantías

Para 43% de los empleadores, los candidatos a un empleo llegan formados de manera “regular”, mientras que 9% considera que la preparación actual es “insuficiente”

Los datos publicados por el Indec en materia de empleo señalan que el grupo etario más afectado por la desocupación es el de los jóvenes entre 18 y 29 años, un dato que no es nuevo en la serie histórica de los últimos dos años. Al identificar dónde se profundiza esta situación, se encuentra que es entre aquellos con menor formación. Mientras, el mercado laboral demanda exactamente lo opuesto: mayor profesionalización. Salvo excepciones, la mayoría de las empresas demandan como piso mínimo el secundario completo. El nivel de formación universitaria y la capacitación contínua son tendencia.
Según un relevamiento reciente de Grupo Gestión sobre empleadores con presencia en todo el país, los niveles de formación con el que las personas llegan al mercado laboral no es suficiente, tal como lo señaló 52,5% de los consultados. Así lo precisó ayer a Comercio y Justicia Julieta Prada, responsable de Comunicaciones Corporativas de la consultora de Recursos Humanos.
“Los indicadores presentados por la Encuesta Permanente de Hogares que realiza Indec también muestran que los niveles de desocupación se concentran más en aquellas personas cuya formación alcanza los estudios secundarios, completos e incompletos. Éste es un punto de constante preocupación entre los empleadores. Actualmente, cuatro de cada 10 consideran que la formación con la que llegan los candidatos a una entrevista es por lo menos regular”, sostuvo Prada.
“Más allá de los vaivenes de la economía y de los niveles de actividad industrial, vemos que hay un problema estructural que persiste a lo largo del tiempo y sobre el cual es importante desarrollar líneas de acción” apuntó.

En este contexto, el relevamiento de Grupo Gestión halló que 56% de los empleadores consultados cree que los programas de pasantías pueden incrementar el número de oportunidades laborales para los jóvenes entre 20 y 36 años.
“La profesionalización del mundo laboral es una tendencia cada vez más fuerte y así lo señalan también los indicadores del Indec; las actividades más estables en materia de empleo son las que exigen también mayor nivel de estudios”, ejemplificó Prada, quien llama a pensar sobre la importancia de incentivar y apoyar el estudio entre los más jóvenes.
Agregó que hoy, cuando una persona deja un puesto, la empresa busca reemplazarla con un candidato más preparado que aquel que se fue. “Por ello queremos crear conciencia sobre el valor de la capacitación constante tanto en habilidades técnicas como en habilidades blandas. Resaltamos una vez más la importancia de hacer una pasantía antes de concluir un estudio, el valor de esa experiencia previa cuenta”, sostuvo.

Promover la formación de pasantes

Hay múltiples prácticas relacionadas a la formación de pasantes que pueden emplearse de acuerdo al tipo de empresa, el número de pasantes y las tareas a realizar. Este tipo de actividad no sólo logra el crecimiento de los nuevos trabajadores sino también de la empresa que puede lograr captar nuevos talentos. Para ello, las empresas pueden diseñar programas de capacitación previos a la contratación, que faciliten la adaptación de los nuevos trabajadores.
En el largo plazo, optar por la formación permitirá a las empresas reducir sus problemas para encontrar talento.

Artículos destacados