Méndez: “Hay que trabajar sobre los limitantes del desarrollo industrial”

MÉNDEZ. Dirigente de la Unión Industrial Argentina.

El titular de la Unión Industrial Argentina aseguró que el sector puede ser el motor del progreso del país, aunque consideró necesario revisar las posibilidades de financiamiento, la carga tributaria, la infraestructura, las trabas para importaciones y exportaciones, el tipo de cambio y otros.

El titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), Héctor Méndez, no dudó en asignarle al sector que representa un lugar clave en el desarrollo del país “que queremos”, dando así una respuesta a la pregunta que fue título del Séptimo Coloquio Industrial: Qué sociedad queremos como argentinos.

“No hay país desarrollado sin una industria desarrollada”, afirmó el dirigente en el discurso que brindó como cierre del encuentro organizado por la Unión Industrial de Córdoba (UIC).

“Queremos un plan industrial porque es el que le va a ofrecer al país las alternativas claras para que haya más trabajo y trabajo decente”, explicó a Comercio y Justicia, y agregó: “Si hay trabajo, el resto de las cosas se aclaran. Hay que dar trabajo y la industria puede hacerlo mañana mismo, siempre y cuando las condiciones estén dadas”.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

En ese sentido, se refirió a que para ser el motor del desarrollo se necesita trabajar sobre los “limitantes”: las posibilidades de financiamiento, la carga tributaria, las falencias de infraestructura, las trabas para importar y exportar, “entre otros”.

“Estamos ante una situación complicada”, dijo al hacer referencia a la actualidad del sector fabril. “Pero los responsables somos nosotros. A veces no hemos sido lo suficientemente eficientes para manejar las cosas o hemos sido tolerantes en cuestiones políticas cuando no debíamos serlo”.

Consultado respecto de la necesidad de una nueva devaluación, el dirigente indicó: “No creo que sea la única solución. Puede ser que ayude, porque hay muchos sectores que están con problemas de competitividad, pero no es la única. Si usted no puede importar, exportar, si le cobran por estas operaciones, si tiene que hacer infinita cantidad de trámites, si no puede repatriar sus utilidades, ¿se trata solamente el tipo de cambio? No alcanza, pero es una de las variables que habrá que analizar”, concluyó.

Felippa pide una “agenda de Estado”
Por su parte, y en lo que determinó su último discurso como presidente de la UIC, Ércole Felippa consideró necesario decidir “una verdadera agenda de Estado” para evitar “caer en nuevas frustraciones”.

“Los cambios en el mundo nos están empujando. Si no nos preparamos, nos encontrará desarmados. Atravesamos un cambio de momento, que no es lo mismo que un momento de cambio”, dijo para explicar que no se puede “transitar el siglo XXI con el mismo manual del siglo XX”. Para ese cambio estimó fundamental la solidificación de las instituciones, bregar por el logro de la calidad educativa, generar mayor cantidad de puestos de trabajo y luchar contra el flagelo de la pobreza.

“El desarrollo no es una opción sino una obligación”, dijo en su discurso, y agregó: “Es también necesario plantear un modelo que también contemple las variables blandas: reputación y confianza, porque los procesos productivos se manejan por expectativas y la confianza es algo que se contruye a diario y de a poco”.

“El costo laboral en dólares es insostenible”

El economista Ricardo Arriazu, titular de la consultora que lleva su nombre, hizo referencia a la necesidad de bajar 30% el costo laboral unitario, que consideró insostenible. “No se van a poder bajar de manera directa, pero sí con el tipo de cambio. Es fácil decirlo pero no hacerlo, porque esto va a traer mucha conflictividad en las calles, pero es algo que va a suceder inexorablemente”, expresó en su disertación “¿Cómo nos transformamos en una Argentina vigorosa, equitativa, predecible y transparente?”

Por otra parte, expresó que la “unica forma de no caer en default” es atrayendo inversiones extranjeras, para lo cual hacen falta cambios de políticas y condiciones, dos elementos que estimó muy posibles con el “próximo cambio de gobierno”.

“Argentina es predecible”

El economista, docente y periodista Tomás Bulat sorprendió al auditorio con su aseveración respecto de lo previsible que resulta el país. “Argentina no es un país normal, pero sí predecible, porque siempre pasa lo mismo. Es un país de ciclo: el que entiende eso, gana”, aseguró en su disertación “Fin de ciclo, corrección y despegue”. Las siguientes son algunas de sus definiciones.

– “La economía se comporta como sus sociedades. Argentina vive de emociones. Por eso podemos vivir tranquilamente siete años sin estadísticas, porque ningún argentino toma desiciones en base a las estadísticas. ¿Qué va a pasar? Va a subir más la inflación. Esto es vivir con emoción. Argentina es un país emotivo, no racional”, indicó en otra parte de su discurso.

– “Éste no es un país rico. La riqueza no se mide por su potencial. A la riqueza se la hace trabajando. Una montaña de oro sin trabajar, vale cero”.

– “A quien pregunta si estamos al borde de la crisis le digo que no. La diferencia entre crisis y ciclo es que la primera nos sorprende, y en este caso estamos en la etapa en la que nos volvemos más baratos para que entren capitales, para luego crecer, subir los salarios, viajar a Miami y que se acabe de nuevo el ciclo”, fueron algunas de los conceptos que mantuvieron cautivo a un auditorio repleto.

Artículos destacados