Macri pidió desde Córdoba terminar con la “incertidumbre” y confirmar el cambio

Insistió en que el domingo se juega la vuelta al pasado o el camino al futuro. En un discurso breve, emotivo y sin anuncios, volvió a pedir el voto de los cordobeses, recordando que fue la provincia en la que se inició “el cambio”. Negri apuntó contra el kirchnerismo: “Macri vino 21 veces a Córdoba, Cristina sólo cuatro en ocho años”, fustigó

El presidente y candidato a la reelección por Juntos por el Cambio, Mauricio Macri, pidió ayer de manera enfática el apoyo de los cordobeses a su fuerza política en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) del próximo domingo al señalar: “Cuanto antes confirmemos el rumbo en marcha, antes vamos a lograr el país que queremos”.
Macri fue el orador de cierre en el marco del acto de campaña llevado a cabo en la Plaza de la Música, en la ciudad de Córdoba, como parte del tramo final de la campaña con vistas a los comicios primarios del próximo domingo 11. “Esta incertidumbre política nos hace daño. Cuanto antes confirmemos el rumbo, antes lo vamos a lograr”, dijo Macri en referencia a los objetivos del proyecto político que encabeza y en clara alusión a la necesidad de obtener un buen resultado en las elecciones del domingo pese a que, en los hechos, éstas no definen más que quienes competirán en las generales de octubre próximo.

Con todo -aunque no lo mencionó- quedó claro que la referencia apuntaba a la inestabilidad en los mercados que podría sobrevenir en caso de que Macri obtenga un resultado adverso, al menos por una distancia mayor a cinco puntos respecto de la fórmula que encabeza Alberto Fernández.
Una presión extra sobre el dólar, como ya quedó demostrado cuando las encuestas marcaban una distancia considerable de la fórmula kirchnerista, supondría un esfuerzo mayor del Banco Central de la República Argentina (BCRA) para frenar la escalada que, por otra parte, podría trasladarse a precios, todo un escenario que no haría sino socavar aún más las chances de Macri para octubre.
En ese marco, el Presidente volvió a contraponer el pasado con el futuro que, por cierto, dijo representar, en un discurso que apeló más a la emotividad que a la enumeración de logros o desafíos por delante.
“A esta provincia la llevo acá”, dijo golpeándose el lado izquierdo del pecho. “Soy cordobés por adopción… con el cuartetazo me defiendo”, arrancó Macri ante un auditorio de unas 3.500 personas entre público en general y dirigentes y candidatos.
“Acá empezó el cambio en 2015, acá empezó el ‘sí se puede”, dijo y levantó el grito de la gente en un eslogan ya clásico del macrismo.
Parado en el centro del espacio en una tarima circular y rodeado del público, el Presidente recordó que el “sí se puede” es mucho más que una consigna, “es un grito de rebeldía, en creer en nosotros mismos”.

En la única alusión a la situación del país, admitió: “Hemos pasado momentos difíciles, en particular el último año; sin embargo, ustedes siempre acompañaron y hoy más que nunca necesito que sigan poniendo… gracias queridos cordobeses”, dijo.
Esa última frase fue repetida en varias ocasiones durante la arenga que comenzó a las 19.21 y terminó 10 minutos después.
Macri contrapuso las palabras a los hechos. Citó los únicos dos datos duros en todo su discurso. Recordó que en Córdoba se producen hoy alimentos para 90 millones de personas y también destacó el exponencial crecimiento del movimiento en el aeropuerto Córdoba. “Julio marcó el récord de personas que viajaron en avión en el país”.
“Imagínense lo que podemos hacer en otros cuatro años con un poco de viento a favor y sobre estas bases que hemos construido”, graficó.
El Presidente insistió en “potenciar el cambio” y en “poner al Estado al servicio de la gente y no de la política”.

“Ustedes tienen que ratificar todo lo que hemos logrado que son las bases para crecer por los próximos 20 años”, señaló y volvió a contraponer las dos opciones que, a su juicio, se votan. “Este domingo se deciden muchas cosas: si avanzamos al futuro o volvemos al pasado, si seguimos dando batalla a las mafias, los delincuentes, la corrupción, si se sigue respetando al que piensa distinto, si seguimos integrándonos al mundo…. es importante que todos vayamos a votar… juntos somos imparables”, cerró Macri ante un público eufórico y de pie.
El cierre de campaña en Córdoba no fue casual. De hecho, fue con el diferencial de votos logrado en Córdoba con el que Macri logró esa luz de ventaja clave sobre Daniel Scioli en el balotaje de 2015 que le permitieron llegar a la Presidencia, cuando obtuvo más de 70 por ciento de los sufragios en esta provincia. Aunque con un caudal algo menor, también logró una contundente victoria en las elecciones de medio término en 2017.
En ese marco, se estima que Juntos por el Cambio también ganará el domingo en Córdoba aunque por un caudal ciertamente menor que en aquellos comicios.

Los candidatos, a escena
El acto en Plaza de la Música comenzó cerca de las 19, más de una hora después del plazo original. Matizado con música con mucho ritmo -sonaron Los Caligaris, Rodrigo y Diego Torres, entre otros-, primero subieron al escenario circular intendentes del interior de la provincia, entre ellos los de Ticino y General Cabrera, además de dos dirigentes que representaron el norte y el sur de la provincia.
Acto seguido fue el turno de los candidatos a diputados nacionales. Luis Juez pidió ir paso a paso. “El cambio es un millón de pequeños pasos, pero siempre para adelante, no para atrás”, dijo. Admitió el descontento de muchos votantes por la situación actual aunque pidió convencerlos para “darle una nueva oportunidad” al Gobierno.
Por su parte, Leonor Martínez Villada apuntó por apostar al futuro, en contraposición a quienes buscan “perpetuar la impunidad y agitar la violencia”.
En tanto, Hugo Romero instó a defender el cambio. “Los cordobeses sabemos lo que es la discriminación, con nuestros jubilados… eso cambió con este Gobierno”.
Finalmente, Soher El Sukaría defendió los logros del Gobierno y llamó a “reventar las urnas el domingo”.

Negri, duro contra el kirchnerismo
Luego de un video exhibido en pantalla gigante con los logros del Gobierno -duró poco más de un minuto-, subió a escena Mario Negri, el primer candidato a diputado nacional por Junto por el Cambio.
“Digamos basta al populismo, la demagogia y la corrupción, como en 2015”, dijo en alusión al triunfo de Cambiemos en aquella elección.
A diferencia del resto de los candidatos, Negri apuntó directamente a los rivales con mayor chance el próximo domingo. “Macri ya vino 21 veces a la provincia, ella (en alusión a la ex presidente Cristina Fernández) vino cuatro veces en ocho años”, señaló.

También reservó un párrafo para Hacemos por Córdoba y su defensa de la “boleta corta”. “Acá se juega el destino de todos los argentinos, hay que votar boleta completa”, arengó.
Sin embargo, el eje de su discurso apuntó contra el Frente de Todos.
“No es lo mismo los Fernández que Mauricio Macri”, señaló para luego trazar una metáfora respecto a un barco en plena travesía. En esa línea dijo que si bien la embarcación atravesó “dificultades”, hay “un grupo de marineros y un capitán, el presidente Macri que no recula”, y que “tiene claro el rumbo, que es el correcto”.
“Están los que van a venir mañana (por hoy, el alusión al acto de cierre de Alberto Fernández en Córdoba) que dicen, volvamos al puerto. Eso es volver al fracaso”, dijo.
Negri cerró apuntando contra el ex ministro de Economía y actual candidato del Frente de Todos en la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof. “Nos dicen que está podrido de que le recuerden el pasado. Nosotros no estamos podridos, estamos preocupados”, señaló y enumeró lo que consideró políticas erróneas el kirchnerismo, entre ellas el pago de 130 mil millones de dólares en subsidios que llegaron a pobres y ricos sin distinción además de una balanza energética que pasó de positiva a negativa.
“Estas PASO son para elegir: o se vuelve al pasado o vamos hacia el futuro”, cerró.

Artículos destacados