La industria se hundió 11,5% y los empresarios prevén más contracción del mercado interno

Los sectores textil, metalmecánico y automotor empujaron a la baja durante septiembre pasado con respecto al mismo mes de 2017, según los datos del lndec. Sólo tuvieron resultados positivos algunos subrubros alimenticios, ítemes químicos y metales básicos

Durante septiembre, la producción industrial se desplomó 11,5% interanual y los empresarios esperan un mayor retroceso en la demanda del mercado interno para este último trimestre del año, según se pudo conocer ayer a partir de los datos del Estimador Mensual Industrial (EMI) difundido por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).
Este desempeño negativo, que constituye uno de los peores al menos en la última década y el quinto mes consecutivo de baja de la actividad, era esperado y había sido anticipado por distintas fuentes del sector en los últimos meses.

Los rubros textil, automotor y metalmecánica fueron los que tuvieron un peor desempeño durante el noveno mes del año, pero en general toda la tendencia fue de retroceso, exceptuando algunos resultados positivos en subítemes de alimentos, productos químicos y el sector de metales básicos, según se detalló en reporte oficial.
Mientras tanto, en el acumulado del año, el EMI registró un descenso de 2,1%, faltando todavía tres meses de mediciones para que se pueda obtener una visión global de cómo la crisis cambiaria, el derrumbe del consumo interno, la pérdida de poder adquisitivo de las familias y las altas tasas de interés afectaron a toda la actividad. En detalle, y en la comparación de septiembre de 2018 con respecto al mismo mes de 2017, disminuyeron la industria textil (-24,6%), la edición e impresión (-21,6%), la metalmecánica excluida la industria automotriz (-20,5%), los productos de caucho y plástico (-20,4%), la industria del tabaco (-15,8%), la industria automotriz (-15,7%), la refinación del petróleo (-11,0%), el bloque de papel y cartón (-8,0%), la elaboración de sustancias y productos químicos (-4,7%), la industria alimenticia (-3,2%) y los productos minerales no metálicos (-3,0%). Por otra parte, sólo se registra una suba general en las industrias metálicas básicas (2,7%).

Dentro de alimentos, algunos ítemes tuvieron comportamiento positivo. Fue el caso de las carnes rojas (1,2%), porcentaje en el cual -precisó el Indec- fueron decisivas las ventas al exterior. “Según datos de la Secretaría de Agroindustria, en el mercado interno -principal destino de la producción nacional- el consumo aparente disminuye 8,2%, mientras que las exportaciones -medidas en toneladas res con hueso- presentan una suba de 53,9%, en la comparación de septiembre del corriente año respecto del mismo mes del año pasado”.
Por otro lado, también se incrementaron los despachos de yerba mate y té (6,6%) y de productos lácteos (5,5%), ambos en la comparación interanual.
Mientras, en productos químicos, el desempeño positivo fue para los gases industriales (5,4%), los agroquímicos (6,5%), y los productos farmacéuticos (1,5%).
En tanto, en metales básicos, el factor decisivo para el alza lo aportaron la producción de acero crudo (2,8%) y de aluminio primario (2%).
El resto de los componentes del EMI medidos por el Indec tuvieron resultado negativo en septiembre pasado.

Expectativas
En la encuesta cualitativa que se incluye el EMI, se destacó que 60,7% de las empresas consultadas anticipó una baja en el mercado interno para este último trimestre del año que ya se encuentra en marcha. Mientras, sólo 30,5% previó un ritmo y estable, y apenas 8,8% avizoró un incremento.
Con relación al comercio exterior, 54,7% de las firmas exportadoras estiman que la situación se mantendrá estable y no se advierten mayores cambios para estos tres últimos meses de 2018. Lo mismo -dicen los empresarios- sucederá en general con las importaciones.
Mientras 46% de las empresas no espera cambios en los stocks de productos terminados, 64,3% de ellas no realizará cambios en la dotación de personal, 53,1% tampoco anticipa aumentos o disminuciones en las cargas horarias del personal que tiene a su cargo y 49,8% prevé estabilidad en la utilización de la capacidad instalada.
En tanto, como dato sobresaliente, 53,6% de los directivos de industrias consultados sí adelantó que tendrá mayores necesidades crediticias entre este mes de octubre y diciembre próximo.

CONSTRUCCIÓN
El indicador de la actividad cayó 4,2%

Por otro lado, también ayer, el Indec difundió los datos correspondientes a la actividad de la construcción.
Según el organismo estadístico nacional, durante el noveno mes del año, el índice serie original del indicador sintético de la actividad de la construcción (ISAC) registró una baja de 4,2% respecto a igual mes del año anterior.
Mientras, el acumulado durante los nueve meses del 2018 presentó un aumento de 6,4% respecto a igual período del año 2017.
En tanto, en septiembre pasado, el índice de la serie desestacionalizada muestra una variación negativa de 0,8% respecto al mes anterior y el índice serie tendencia-ciclo, una baja de 0,6% respecto al mes anterior.
Para este último trimestre, las expectativas también son negativas en este sector. De hecho, 48,8% de las empresas que realizan obras privadas prevé que el nivel de actividad del disminuirá, mientras que 43,9% estimó que no cambiará y 7,3%, que aumentará. Entre los que previeron una baja durante los próximos tres meses la atribuyeron fundamentalmente a la caída de la actividad económica (27,6%), a la inestabilidad de los precios (24,4%) y a los atrasos en la cadena de pagos (14,3%), entre otras causas.
El escenario pesimista es compartido por quienes se dedican a la obra pública. En este caso, el porcentaje de los que manifestaron un próximo descenso en la actividad llegó a 69,1%.

Artículos destacados