viernes 21, junio 2024
El tiempo - Tutiempo.net
viernes 21, junio 2024

La deuda de Córdoba alcanzó $1,82 billón, subió 125,7% y suma otro frente para Llaryora

ESCUCHAR

La decisión del Banco Central de llevar el dólar mayorista a $800, golpeó de lleno el pasivo provincial. En sólo un día, aumentó más de un billón de pesos. Los vencimientos para 2024 exigirán una reprogramación de pagos para evitar un eventual default. En tanto, no es seguro que Anses gire los fondos para la Caja de Jubilaciones, tal como pretende Córdoba. Encima, también habrá que afrontar la quita de subsidios o bien sincerar las tarifas

La deuda de la Provincia de Córdoba se ubicará a la fecha en torno a 1,82 billón de pesos, más de un billón por encima del stock previo, esto es un aumento de 125,7%.

El fortísimo salto del pasivo obedeció a la contundente devaluación aplicada por el Banco Central en las últimas horas y que llevó el dólar a 800 pesos desde los 366 pesos del pasado lunes.

El impacto sobre el rojo de Córdoba fue producto, precisamente, de esa decisión de la autoridad monetaria.

Sucede que 98% de la deuda provincial está nominada en dólares y -en menor medida- en euros y dinares kuwaitíes.

Así, una devaluación como la dispuesta por el Central se trasladó casi directamente al volumen del pasivo.

La situación, no por previsible, es menos preocupante.

Tal como informó días atrás Comercio y Justicia, el frente externo es uno de los principales problemas que podría afrontar el gobernador Martín Llaryora en el inicio de su gestión.

Con un dólar planchado por la política cambiaria aplicada por la anterior gestión, el pasivo no representaba mayores problemas. Incluso en el último informe oficial del Ministerio de Finanzas, a octubre pasado, el rojo alcanzaba 808.274,1 millones de pesos, con un dólar a 350 pesos. Entonces y según Finanzas, la deuda representaba apenas 3,9 recaudaciones mensuales de la Provincia.

Ahora, con una divisa mayorista a 800, la realidad cambió drásticamente.

Reperfilar vencimientos

La situación muy probablemente obligará a Llaryora a postergar los vencimientos para 2024, particularmente para los bonos emitidos oportunamente en el mercado, incluso aquellos que ya fueron reestructurados en 2021.

La posibilidad de avanzar en un cambio en las fechas de pago como propuesta de adhesión voluntaria a los tenedores de los títulos en cuestión, fue admitida a este medio desde el propio Ejecutivo provincial e incluso fue advertido por Moody’s en un informe de pocas horas atrás sobre la situación del pasivo provincial.

Según informó días atrás este medio, en 2024 operan vencimientos por 1.052 millones de dólares entre capital e intereses. Ochenta por ciento de esa deuda está representada por los bonos emitidos oportunamente.

El ex gobernador Juan Schiaretti aseguró que dejó a Llaryora fondos líquidos por más de mil millones de dólares. Sin embargo, en el Ejecutivo no están tan seguros de ese ahorro, particularmente porque parte de esos recursos están en pesos.

Sin un reperfilamiento en los vencimientos, las chances de afrontar en tiempo y forma los pagos pendientes parece difícil.

Máxime, en un contexto en el que los ingresos corrientes vienen exhibiendo una caída en términos reales, tendencia que seguramente se mantendrá en los próximos meses a juzgar por el panorama de estanflación que se avizora y que confirmó el propio presidente Javier Milei.

¿Y la Caja?

Mientras tanto y tal como anticipó este medio, Llaryora analiza distintas opciones para ajustar el gasto y poder sortear sin mayores sobresaltos un año complicado.

En ese contexto, trascendió que no sería un hecho consumado, tal como algunos estimaban, que la Anses regularizará los pagos pendientes a la Caja de Jubilaciones, en línea con las pretensiones de la Provincia y con el planteo judicial elevado ante la Corte Suprema de Justicia.

Aun con Osvaldo Giordano como titular de la Anses, nada hace suponer que llegarán los recursos reclamados.

“Posiblemente los envíos aumenten -hoy sólo llegan 1.072 millones de pesos mensuales para cubrir el rojo-, pero no en línea con lo que reclama la Provincia”, se sinceró una fuente.

Será clave entonces saber cómo evoluciona ese frente. En 2024, la Caja tendrá un rojo mayor a los 200 mil millones de pesos y si Anses no aumenta los giros, el Tesoro provincial no tendrá resto para cubrir esa diferencia.

¿Volverá el diferimiento? Sería una de las alternativas que sin embargo Llaryora trataría de evitar.

Paritarias, subsidios y obra pública

Por lo demás y tal como informó ayer este medio, el gobernador seguramente revisará la paritaria con los estatales que hoy ajusta por cláusula gatillo mensual.

La idea, en coincidencia con el planteo del intendente Daniel Passerini, sería que los salarios públicos se ajusten ahora por la recaudación.

La propuesta no sería aceptada por los gremios del sector público.

En cuanto a la quita de subsidios que anunció el ministro Caputo a los servicios como la electricidad y el transporte, difícilmente la Provincia pueda sostener o aumentar los aportes propios para que la tarifa no aumente de manera contundente.

Respecto a la obra pública, la intención ya confirmada por Llaryora, es sostener el ritmo aunque no caben dudas que también allí habrá una revisión.

En ese contexto, se seguirá recurriendo al Banco de Córdoba como prestamista de última instancia para las constructoras que tengan que cobrar certificaciones de obra y así no parar los proyectos en marcha.

Mientras, hay numerosos proyectos que tienen fondeo externo, entre fondos árabes, organismos multilaterales y bancos privados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leé también

Más populares

¡Bienvenid@ de nuevo!

Iniciá sesión con tu usuario

Recuperar contraseña

Ingresá tu usuario o email para restablecer tu contraseña.

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?