Italia: el anuncio del paquete de ajuste tuvo las primeras reacciones

Los fuertes recortes en el gasto público aprobados en Italia suscitaban hoy fuertes críticas por parte de los sindicatos y los líderes de la oposición, aunque fue aplaudido por responsables de la Unión Europea (UE).

El gabinete del primer ministro Silvio Berlusconi aprobó en la víspera recortes que supondrán un ahorro de 24.000 millones de euros en 2011 y 2012, que todavía deberá ser aprobado por el
Parlamento, señala un despacho de la agencia de noticias DPA.

«No aumentamos los impuestos» y las pensiones también están garantizadas, explicó Berlusconi durante la conferencia de prensa celebrada hoy en la que presentó el plan de austeridad.

El objetivo de las medidas de ajuste es «salvar al euro (la moneda) lo que significa que las familias y las empresas estarán salvaguardadas, un objetivo común de toda la Unión Europea», indicó Berlusconi.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

«Estoy convencido de que lo lograremos», agregó. De acuerdo con la prensa, el paquete contempla congelar los salarios de los funcionarios durante tres años. También se prevén quitas salariales para parlamentarios, ministros y otros cargos públicos con importantes ingresos.

El gobierno de centro derecha también busca endurecer las medidas para evitar la evasión fiscal.

Las medidas de austeridad tienen como objetivo reducir el déficit público por debajo del tope del tres por ciento del PIB en 2012, después de que el año pasado se situara en el 5,3 por ciento.

El ministro de Economía, Giulio Tremonti, que al parecer impulsó los recortes a pesar de la resistencia de varios de sus colegas, defendió hoy el paquete de ahorro.

«Italia ha tomado una decisión muy clara para salvaguardar el estado de bienestar mientras reduce el gasto del gobierno central, regional y municipal», dijo Tremonti, según medios italianos.

En una primera reacción, el principal sindicato del país, CGIL, criticó los planes del gobierno. Su líder Guglielmo Epifani aseguró que serán «los más débiles» los que paguen el recorte. Otras centrales sindicales convocan a una huelga general en junio en respuesta a las medidas de ajuste.

Así también la oposición de centro izquierda tuvo una respuesta negativa a las anunciadas por el gobierno al indicar que están reñidas con el idílico cuadro presentado por Berlusconi en los últimos meses en lo que respecta a la recuperación económica italiana.

En tanto Bruselas dio la bienvenida al plan de austeridad italiano. «Las medidas presentadas por el gobierno italiano van en la dirección correcta», anunció Amadeu Altafaj, portavoz del comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn.

Durante la reunión de ministros de Finanzas de la Unión Europea a mediados de este mes se había acordado que los Estados con un alto endeudamiento deberían acelerar el saneamiento de sus presupuestos.

La Comisión de la UE evaluará las medidas de ajuste, que aún no fueron remitidas desde Roma. Italia tiene una deuda pública del 116 por ciento del rendimiento económico (2009), cuando el  permitido asciende sólo al 60 por ciento y por ello está considerado en el mismo nivel que Grecia. (Télam).-

Artículos destacados