El Inmobiliario Rural subirá hasta 50% y productores quieren pagarlo desde abril

Ese porcentaje surgió de la reunión entre los ministros Busso y Giordano y dirigentes de la Mesa de Enlace. El alza será escalonada, según la cantidad de hectáreas y partirá desde 30%. Las entidades se quejaron de la presión fiscal y pidieron que la primera cuota coincida con la cosecha gruesa

El impuesto Inmobiliario Rural tendrá incrementos en 2019 de entre 30 y 50 por ciento, según la superficie de los campos.
El dato quedó reflejado en la reunión que mantuvieron los dirigentes de las cuatro entidades agropecuarias que integran la denominada Mesa de Enlace con los ministros de Agricultura y Ganadería, Sergio Busso, y de Finanzas, Osvaldo Giordano.
En el encuentro, si bien no hubo precisiones exactas sobre el aumento, sí quedó en claro que será en esos rangos y según el tamaño de la propiedad.
Concretamente, las escalas incluirán hasta 50 hectáreas, entre 50 y 200 y más de 200 hectáreas.
“Estamos terminando de afinar los números”, se excusó una fuente del Ejecutivo a Comercio y Justicia. “En cualquier caso es una actualización del impuesto sólo por inflación y ni siquiera en todos los casos”, justificó.
Los ruralistas no lo entienden en esos términos.
Al respecto, Gabriel de Raedemaeker, titular de la Confederación de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona (Cartez), dijo que la presión fiscal en todos los niveles resulta “confiscatoria”. Menos contundente fue Agustín Pizzichini, de Federación Agraria, quien -si bien se quejó por las subas- admitió que hay una presión social para que el campo tribute más y acompañe en el ajuste en un momento de crisis.

El presidente de Cartez consideró que el productor “ya no está en condiciones de seguir soportando una presión fiscal de este tipo”.
Recordó que hubo aumento de retenciones a diferentes productos. Pero, por contrapartida, el campo quedó exento del pago de Bienes Personales, tal como se pretendía gravar al sector en una primera instancia. El dirigente estimó que más allá de la corrección del tipo de cambio tras la fuerte devaluación, “el poder adquisitivo de la producción ha bajado”, justamente a partir de la sostenida suba de costos y en algunos casos por la baja de los precios de determinados productos.
En esa línea, De Raedemaeker anticipó que solicitaron al Gobierno que revise las fechas de vencimientos del impuesto para el año próximo. Concretamente, que la primera cuota o cuota única, venza en marzo o abril y no en febrero como hasta ahora.
“Queremos que se diseñe en cronograma que coincida con los ingresos de la cosecha gruesa”, explicó el dirigente a este medio. En la Provincia evitaron anticipar una respuesta, al menos por ahora. En rigor, esperan que la formalicen más allá de la intención deslizada por los ruralistas.
El tema no es menor para ninguna de las dos partes. En el caso de la Provincia, no es lo mismo contar con un volumen de ingresos en febrero que dos meses después. En esa línea, el titular de Cartez dijo que la idea es que esa primera cuota en marzo o abril, respete los mismos beneficios que los vigentes, esto es descuento por pago en una cuota, on line y la baja de 30 por ciento para cumplidores.
Por lo demás, los dirigentes agropecuarios pretenden tener mayor ingerencia en el control de los fondos que se destinan a los consorcios camineros y canaleros y que en parte derivan de la recaudación del impuesto. Para el campo, al igual que en el Inmobiliario Urbano, regirá un completo revalúo que -sin embargo- no se traducirá de manera lineal sobre el cedulón del tributo.
Las partes ya no volverán a reunirse. En todo caso, ahora resta la presentación del proyecto de Presupuesto, Código Tributario y Ley Impositiva Anual que se concretará el martes próximo.

Con el Grupo de los Seis
En tanto, el lunes y previo a la presentación del paquete de proyectos económicos para 2019, funcionarios provinciales se reunirán con el Grupo de Entidades Empresarias (G-6).
La intención oficial y de las propias entidades (de hecho, fueron las que pidieron hace tiempo una reunión con el gobernador Juan Schiaretti), es conocer detalles de cómo viene la agenda en materia impositiva para el año próximo y cómo será la situación económica y financiera de la Provincia.
En principio, está confirmado que el impuesto a los Ingresos Brutos seguirá el sendero descendente en sus alícuotas, según quedó ratificado en función del Acuerdo Fiscal firmado entre la Nación y las provincias un año atrás.
Sin embargo, no habrá reducción del impuesto de Sellos, otro de los temas incluidos en aquel pacto pero cuya baja gradual fue negociada por los gobernadores en función del ajuste que recayó sobre las provincias para alcanzar la meta de déficit primario cero, tal el objetivo del Presupuesto nacional para el año próximo.

Cronograma
De acuerdo con los datos informados desde la Legislatura, el martes a las 11 se presentará el paquete económico en la Unicameral. Será en el Salón Protocolar con la presencia del ministro Giordano.
En tanto, el martes 20, a las 10, concurrirá a comisión el equipo económico del Ministerio de Finanzas para brindar detalles de la pauta 2019.
Asimismo, el miércoles 21 se votará el proyecto en primera lectura. En tanto, el martes 27 será la tradicional audiencia pública en la que se expondrán las sugerencias de cambios para el proyecto por parte de entidades y particulares.
Finalmente, el miércoles 5, será la segunda lectura y sanción final de los proyectos.

Ese tributo tendrá un aumento entre el 36 y el 40 por ciento para 2019. La intención oficial es que rija plenamente el revalúo impositivo aunque habrá topes para que los cedulones no se disparen por encima de los porcentajes mencionados. La idea es que el impuesto copie un mix entre inflación y aumento de salarios producidos durante este año.

Artículos destacados