Home  >   Negocios   >   Cuidar el medio ambiente ahorrando costos: una fórmula que gana terreno

Cuidar el medio ambiente ahorrando costos: una fórmula que gana terreno

Es parte del modelo de economía circular que adoptan cada vez más empresas en el mundo.
Se ahorran costos de manejo de residuos pero sobre todo se beneficia el entorno productivo. La filial del grupo Holcim ya trabaja en Jujuy, Mendoza y en Córdoba, con servicios a firmas y a gobiernos municipales

Por Javier De Pascuale – jdepascuale@comercioyjusticia.info

Contra la economía lineal que “toma recursos, produce productos y desecha residuos”, cada vez más empresas y gobiernos oponen la “economía circular”: una reparadora y regenerativa, en la que recursos, componentes y productos van intercambiando su posición, manteniendo su utilidad y valor en todo momento.
Se trata de un movimiento global que llegó a Argentina hace un tiempo y, en algunos casos, con el impulso de grandes compañías multinacionales que firmaron los protocolos de París relativos al Cambio Climático y que a partir de esa decisión impulsan la transformación de sus plantas en el mundo en función del nuevo paradigma.
Es el caso del holding Lafarge-Holcim que mediante su controlada Geocycle opera más de 85 instalaciones de pretratamiento de residuos y productos en 61 países de todo el mundo. Mediante acuerdos con empresas y gobiernos locales o regionales, ofrece a la sociedad una opción superadora para la gestión de los residuos. Busca recuperar la energía y minerales que éstos contienen, reincorporándolos a otro proceso productivo y disminuyendo el consumo de energías no renovables.

Concretamente, ya lo hace en tres provincias, Jujuy, Mendoza y Córdoba, con sendas plantas en Puesto Viejo (en la provincia norteña), otra cercana a Mendoza capital y otra en la localidad de Malagueño. En ellas realiza coprocesamiento de residuos varios, una alternativa ambientalmente sustentable que consiste en el aprovechamiento del valor energético de los desechos para lograr su total integración al proceso de producción (del cemento en el caso de Holcim pero disponible para otros procesos productivos) sin dejar ningún tipo de residuo y bajo los más altos estándares ambientales.
En Córdoba acaba de firmar un convenio de cooperación con la ciudad de Villa Carlos Paz para la valorización de residuos urbanos, de modo que sean reutilizados como energía en la fabricación de cemento. “Esta acción contribuirá principalmente a reducir la cantidad de residuos que van a relleno, mejorando así las condiciones del medioambiente y la calidad de vida de la población”, precisaron las autoridades de la empresa luego de la firma del acuerdo, que se realizó el viernes anterior en la villa serrana.

El acuerdo
Por un lado, la Municipalidad se beneficia con la extensión de la vida útil de su nuevo relleno, y por el otro, la población se beneficia con la menor emisión de gases de efecto invernadero, “contribuyendo a la protección del ambiente de una manera sustentable, preservando las generaciones futuras”, se dijo.
Según el acuerdo, la Municipalidad carlospacense se hará cargo de capacitar a la población sobre los conceptos de separación de residuos, de informar cuáles de ellos serían coprocesables, así como de gestionar su logística y recolección. Por su parte, la empresa Geocycle se compromete a asesorar al municipio sobre el coprocesamiento, para la adecuada selección, segregación, acondicionamiento, carga y descarga de los residuos, así como a brindar una capacitación abierta a los vecinos sobre el tema.
Además, asumirá todos los costos implicados en el tratamiento de los residuos y emitirá los certificados de coprocesamiento e informes sobre indicadores de reducción de gases de efecto invernadero.
Se trata de un convenio ya vigente en la localidad de Malagueño y en otras ciudades del país, que permiten importantes ahorros de costos a los gobiernos locales, además de los beneficios ambientales y productivos.

Innovación que beneficia la producción y el ambiente

Proponen solucionar problemáticas provinciales

¿Cómo funciona este esquema en el que colaboran el sector público y el privado y que al mismo tiempo requiere de la “participación ciudadana”? Lo explicó a Comercio y Justicia Oscar Enríquez, gerente de Geocyle.
La valorización de residuos se realiza ya en Malagueño y ahora en Carlos Paz. ¿Hay alguna otra localidad de Córdoba y el país donde se esté realizando? ¿Hay acuerdos a cerrar próximamente con otras localidades?
Estamos desarrollando diversos proyectos de valorización no sólo en Córdoba sino también en las provincias de Mendoza y Jujuy, en donde contamos con plantas integradas de producción de cemento en las cuales realizamos el coprocesamiento de los residuos.
A modo de ejemplo, en Jujuy y en Mendoza, gracias a los acuerdos de colaboración mutua que logramos firmar con sus respectivos gobiernos provinciales, hemos invertido en instalaciones para coprocesar neumáticos fuera de uso, ofreciendo una solución sostenible a esta problemática conocida por los efectos que causan en el medio ambiente, la salud y la imagen de las provincias cuando no son dispuestos de forma controlada y sostenible.
Con estas acciones Geocycle busca reforzar su compromiso social y medioambiental, ya que para el año 2030 pretende alcanzar un ambicioso objetivo de 80 millones de toneladas de residuos coprocesados. Esta meta es parte fundamental de uno de los cuatro pilares principales de trabajo del Plan de Desarrollo Sostenible 2030 de LafargeHolcim, el pilar “Economía Circular” que se complementa con los de Clima & Energía, Ambiente y Comunidades respondiendo a 14 de los ODS de la ONU.
¿Es posible pensar en acuerdos regionales o provinciales? ¿se están trabajando?
Sí es posible, tal es el caso de las provincias de Jujuy y de Mendoza, con las cuales ya hemos firmado acuerdos para el coprocesamiento de neumáticos fuera de uso a partir de los cuales se invita a los municipios a adherirse. Nuestra visión es a largo plazo y por ello cuando invertimos en equipamiento, lo hacemos con la idea de hacerlo extensivo al mayor número de industrias y comunidades. En nuestras instalaciones de Jujuy y Mendoza tenemos la capacidad para extender este servicio y solucionar la problemática de los neumáticos también para las provincias aledañas como Salta, Tucumán, Santiago del Estero, San Juan, San Luis, Catamarca, La Rioja, Chaco, Formosa, La Pampa y Neuquén.
El gran desafío es lograr la participación tanto del sector público como el privado y la ciudadanía en general, para poder generar las condiciones y marcos regulatorios necesarios para hacer posible que los neumáticos lleguen hasta nuestras instalaciones de forma sostenible y a costos razonables.
¿Hay empresas privadas que contratan servicios similares de Geocycle? ¿Cuáles son?
Sí, en Geocycle brindamos soluciones sustentables para la gestión de residuos a compañías industriales y de servicios, así como a gobiernos y las comunidades. Colaboramos de cerca con ellos para comprender sus necesidades específicas y construir soluciones a su medida.
Coprocesamos los residuos de más de 100 clientes provenientes de prácticamente de todos los sectores industriales, automotor, alimentario, farmacéutico, cosmético, químico, siderúrgico, petrolero y agrícola, por citar algunos.
¿Es posible estimar en pesos el ahorro de costos que le permite a un municipio el coprocesamiento, por tonelada de residuo generado? ¿Cuál sería ese cálculo para los municipios que ya lo pusieron en marcha o lo pondrán, como VCP?
Según el Banco Mundial, se estima que los municipios gastan entre 20% y 50% de sus presupuestos en la recolección y enterramiento de la basura, sin duda, la valorización de los residuos sólidos urbanos contribuye a generar ahorros muy importantes en esta gestión
De todas maneras, consideramos que no es pertinente evaluar aisladamente el ahorro de costo inmediato puesto que los beneficios más preciados por un municipio y sobre todo por sus ciudadanos, es poder lograr una gestión sustentable de los residuos urbanos a largo plazo y tratar de evitar el enterramiento a la mínima cantidad posible.
El coprocesamiento no sólo trae beneficios al medio ambiente sino también a la salud, al cuidado del agua, los suelos fértiles, el aire, y evita el alto costo que implica el seguir creando enterramientos, entre otros.