Home  >   Economía   >   Metalmecánica y automotriz fueron los rubros industriales más ociosos en marzo

Metalmecánica y automotriz fueron los rubros industriales más ociosos en marzo

Según datos oficiales, estos segmentos sólo produjeron a 43,1% y 35% de sus posibilidades, respectivamente. En el promedio, la industria argentina sólo llegó a 57,7%. Hay preocupación por
la importación de insumos

Metalmecánica y automotriz fueron los rubros industriales más ociosos durante el mes de marzo, en un contexto de retracción del porcentaje de utilización de la capacidad instalada de la industria a nivel general.
En detalle, y según los datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) en la jornada de ayer, estos segmentos sólo produjeron a 43,1% y 35% de sus posibilidades, respectivamente, durante el tercer mes del año; mientras que en promedio la industria sólo llegó a 57,7% en el mismo período, contrayéndose siete puntos porcentuales en la relación interanual con marzo de 2018 y un punto porcentual respecto de febrero pasado.
En el caso de las terminales automotrices, si se compara el desempeño de manera interanual, la retracción en relación al tercer mes del año pasado supera los 23 puntos porcentuales, dando cuenta de cómo este rubro ha sido afectado por la recesión.

Por su parte, la metalmecánica sufrió una caída interanual de poco más de 11 puntos porcentuales, debido principalmente – y según detalla el Indec – “a las caídas de los niveles de producción de maquinaria agropecuaria y de aparatos de uso doméstico”.
Según los números oficiales, los segmentos que tuvieron porcentajes de utilización de capacidad instalada superiores al promedio en marzo fueron refinación del petróleo (76,6%), papel y cartón (71,1%), sustancias y productos químicos (69,6%), industrias metálicas básicas (64,8%), productos del tabaco (63,8%), productos minerales no metálicos (62,4%) y edición e impresión (58,1%).
Por otro lado, registraron desempeños más negativos (además del sector automotor y la metalmecánica) productos alimenticios y bebidas (55,7%), productos textiles (49,8%) y productos de caucho y plástico (48,7%).
Según el Indec, en el caso de alimentos y bebidas el porcentaje “se explica principalmente por la baja registrada en la elaboración de bebidas gaseosas, aguas y sodas, lácteos, carne vacuna y en los productos de confitería”.

En tanto, los textiles sintieron el descenso en la producción de hilados de algodón y tejidos. Finalmente, el bajo desempeño en el caucho y el plástico es consecuencia de la “menor producción de neumáticos y de manufacturas de plástico”.
En tanto, en relación a las expectativas correspondientes segundo trimestre de este año, la situación no tendrá mayores variaciones, según una encuesta que realizó el Indec entre distintas industrias y cuyos resultados están especificados en el Índice de Producción Industrial Manufacturera (IPIM) difundido recientemente y también perteneciente a marzo pasado.
En detalle, 55,9% de los consultados señalan que no habrá variaciones entre abril y junio de este año en la utilización de la capacidad instalada. Mientras, 34,8% de las firmas considera que incluso el porcentaje disminuirá, mientras sólo 9,3% estima que aumentará.

RECLAMO
Preocupación por suba de tasa de estadística

Daniel Rosato, titular de Industriales Pymes Argentinos (IPA), alertó ayer sobre los efectos “devastadores” para la industria del encarecimiento de insumos importados.
El lunes 6, el Gobierno aumentó de 0,5% a 2,5% la “tasa de estadística” sobre las importaciones de productos. Esa medida sólo tiene “fin recaudatorio, sin contemplar la crítica situación por la que atraviesa la actividad industrial”, según Rosato, quien lamentó la oportunidad perdida “de poner en marcha una verdadera inserción inteligente en el mundo, con la aplicación de un decreto que protegiera a los productos finales fabricados en el país de aquellos que llegan importados”.
En este marco, el IPA volvió a plantear que es necesario exceptuar a las pymes industriales de las retenciones a las exportaciones, la eliminación de los reintegros y otras medidas en materia de comercio exterior. Señaló como positiva la posibilidad que analiza el Gobierno de retrotaer la medida, pero reclamó que tenga en cuenta prioritariamente a las pequeñas y medianas empresas.
“Si se trata de un insumo para una transformación productiva no puede tener otra recarga que encarezca el producto. Si eso sucede, sólo hay dos caminos: se incrementa el valor en la venta, lo que empuja más la inflación; o se pierde rentabilidad, que al ser tan marginal en la actualidad redundará en el cierre de fábricas por imposibilidad de trabajar”, aseguró Rosato.