Home  >   Economía   >   Córdoba sumó fondeo árabe y la deuda ya roza $170 mil millones

Córdoba sumó fondeo árabe y la deuda ya roza $170 mil millones

El Fondo de Kuwait desembolsó US$1,93 millón para la construcción de acueductos, como parte de un crédito por US$50 millones. Por el alza del dólar, el pasivo sólo de la Administración Pública no Financiera (APNF) escaló más de 8 mil millones de pesos en 45 días

El Gobierno de Córdoba recibió ayer el primer desembolso del préstamo otorgado por el Fondo de Kuwait para el Desarrollo Económico Árabe (Kfaed) para la construcción de seis acueductos en el interior provincial.
Se trata de 1,93 millón de dólares de un préstamo por 50 millones de dólares tramitado oportunamente con ese organismo.
El monto se suma al 1,61 millón de dólares que -también como primer desembolso- concretó un mes atrás el Fondo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para el Desarrollo Internacional (OFID), en ese caso para financiar cuatro proyectos de obras cloacales. Ese crédito es por un total de 60 millones de dólares.

El pago informado ayer no es un dato menor. Es que si bien el monto parece marginal a tenor del crédito total y del valor de las obras, el fondeo se produce en momentos en que Argentina atraviesa una profunda crisis económica, con mercados voluntarios de deuda cerrados y donde las únicas alternativas de crédito aparecen por el lado de los organismos multilaterales o fondos internacionales además de bancos privados que aun así también retacean recursos en esta circunstancia.
De hecho, subsisten las dudas con relación a que todas las gestiones realizadas por el gobernador Juan Schiaretti desde hace ya dos años luego de vislumbrarse la caída del fondeo externo por medio del mercado de capitales, vayan finalmente a concretarse.
Son unos 500 millones de dólares en total producto de 10 créditos externos. Sin embargo, la decisión del Gobierno nacional de disponer un reperfilamiento de parte de la deuda y la posibilidad cierta que el futuro presidente que resulte electo en las próximas elecciones disponga de un default selectivo que incluye no sólo extensión de plazos sino también quita de capital, podría trabar parte de los recursos que gestiona Córdoba.

Es en ese marco donde la llegada de los dólares de Kuwait cobra importancia extra.
Por lo demás, es prácticamente la única fuente de financiamiento que hoy tiene la Provincia. Sin chances de partidas nacionales pese al compromiso asumido oportunamente por Mauricio Macri -la deuda que reclama Córdoba por ese punto supera los 8.500 millones de pesos-, y tampoco con mayor margen de utilizar ahorro corriente, muy erosionado por la caída real de la recaudación, la alternativa es lograr crédito externo.
De hecho, el gasto de capital, básicamente en obras, registró hasta agosto inclusive, una caída nominal de 2,66 por ciento que, sumado el componente inflacionario, implica una baja real ciertamente contundente.
En ese contexto, la llegada de los fondos de Kuwait representan un dato positivo para apuntalar los proyectos de obra en carpeta.
Respecto al destino de esos recursos, irán a solventar la construcción de los acueductos Pichanas-El Chacho y Alta Gracia-Alto Alegre que en rigor ya comenzó. También incluye los proyectos Punilla Sur, Sierras Chicas Norte, Tanti y Altos de Chipión-La Para.

El fondeo del Kfaed totaliza 50 millones de dólares (equivalen a 15 millones de dinares kuwaitíes), con un plazo de 24 años, cuatro de gracia, a una tasa de interés de tres por ciento.
En cuanto a los fondos de la OFID, son 60 millones de dólares destinados a la construcción de sistemas cloacales en las Sierras Chicas, la cuenca media y oeste del lago San Roque, y Traslasierra.
El préstamo -rubricado por Schiaretti en Austria en diciembre pasado- incluye un plazo de devolución de 18 años, con tres de gracia y una tasa de interés del 5,1 por ciento. “Un financiamiento que Argentina no consigue en estos momentos y que -sin embargo- Córdoba ha conseguido”, señaló el gobernador hace un mes, cuando llegó el primer desembolso por 1,61 millón de dólares.

Se dispara la deuda
Claro que todo el fondeo que se tramita en el exterior es en dólares o eventualmente en euros y, con una divisa que en las últimas horas volvió a operar en alza, deriva en una presión extra sobre la ya abultada deuda de Córdoba.
De acuerdo con datos al 31 de agosto pasado -última cifra oficial disponible-, el pasivo alcanzaba a 161.156,49 millones de pesos. De ese monto, 93,68 por ciento estaba nominado en dólares y 0,89 por ciento en euros. De esta forma, casi 95 por ciento del pasivo está en moneda dura y apenas cinco por ciento en pesos.
Cuando se calculó el pasivo, hace casi dos meses atrás, el dólar se ubicaba en 59,51 pesos mientras que el euro cotizaba a 65,37 pesos. Ayer, la divisa estadounidense cotizaba en la pizarra del Banco Nación a 62,5 pesos y el euro, a 69,4 pesos.
Así, la deuda provincial a la fecha ya alcanzaría a 168.809 millones de pesos, 7.700 millones de pesos más. Esa cifra no computa los desembolsos de la OFID y Kuwait ocurridas en los últimos días y que totalizan 2,5 millones de dólares más. Como fuere, desde la Provincia insisten en que el pasivo está calzado convenientemente con vencimientos que por ahora no complican las cuentas públicas.

El mayor desembolso deberá realizarse en 2021 cuando venza un título de deuda internacional emitido luego de la salida del default. Para afrontar ese pago, seguramente el Gobierno provincial deberá apelar a la colocación de nueva deuda.
Schiaretti ha insistido en que no reperfilará la deuda, al contrario de lo que ya realiza el Gobierno nacional. Sin embargo, en un contexto de incertidumbre y alta volatilidad del dólar, todos los escenarios que puedan trazarse son meramente hipotéticos.

Por lo demás, a la deuda provincial informada que incluye la Administración Pública No Financiera (APNF) hay que sumarle el pasivo que la Provincia mantiene con el Banco de Córdoba y que supera siete mil millones de pesos. En realidad, esa deuda está en cabeza de los contratistas de obra pública. Sin embargo, el Gobierno convino en que las empresas tomaran los préstamos y el Tesoro provincial se hacía cargo del pago de las cuotas. Esa alternativa se produjo luego que se dificultara cubrir en tiempo y forma el pago de las certificaciones de obra.
Como fuere, es otro pasivo que debe afrontar el Gobierno, en este caso en 36 cuotas.
Por último, también se debería sumar la deuda que tiene EPEC que emitió un bono por 100 millones de dólares dos años atrás. El título por 565 millones de dólares colocado en su momento para financiar la construcción de la central Bicentenario y que se terminará de cancelar en febrero, se abona con el pago que Cammesa realiza de la energía producida por esa usina.

Deuda flotante
Aunque no consolidada como parte del pasivo de la APNF, preocupa la creciente evolución de la denominada deuda flotante. Ese rojo que incluye obligaciones del Tesoro por servicios o bienes ya prestados pero que aún no tienen orden de pago, llegó al cierre de agosto a 19.714,5 millones de pesos. De ese total, más de 6 mil millones de pesos correspondientes a sueldos del personal, ya fue abonado días después, como ocurre habitualmente. Sin embargo, 10.413 millones de pesos era con contratistas y proveedores, toda una señal que también debería considerarse a la hora de observar la situación de las cuentas públicas provinciales.