Home  >   Economía   >   La caída del empleo industrial en 2019 fue de 5% y es la más aguda en 18 años

La caída del empleo industrial en 2019 fue de 5% y es la más aguda en 18 años

El dato se desprende del informe de indicadores laborales que difundió el Centro de Estudios de la Unión Industrial Argentina (CEU)

El empleo industrial cerró 2019 con una caída del 5% respecto a 2018, con la pérdida de 57.700 puestos, lo que reflejó la retracción más aguda desde 2002, en tanto que la cantidad de puestos de trabajo que sostuvo el sector fabril durante el año pasado fue el menor desde 2007.
Así se desprendió del informe de Indicadores laborales elaborado por el Centro de Estudios de la Unión Industria Argentina (CEU), en el que se resaltó que el empleo asalariado privado en el sector se vio gravemente afectado por la caída de la producción, la cual cerró el año con una contracción del 6,3%.
El informe detalló que “la retracción promedio anual fue de 5% en el 2019 (unos 57.700 puestos menos), la más aguda desde el 2002”, mientras que en diciembre cayó 4,4% interanual (-50 mil puestos), suavizando hacia fin de año la baja.
En este sentido es que la evolución trimestral del sector reflejó un alto derrumbe del empleo en el primer semestre del año, que promedió 5,3% a la baja con respecto al primer semestre del 2018, para luego presentar una tibia desaceleración de caída en los últimos trimestres a un promedio de -4,5%.
“Cabe destacar que esta caída ubica al empleo industrial en un promedio anual de 1,1 millón de puestos, el nivel más bajo de los últimos 12 años y representa una caída de 11,6% (145.332 puestos menos) con respecto al 2015”, reseñó el informe del Centro de Estudios.
El análisis destacó, además, que “el empleo industrial continúa siendo el más afectado por la contracción económica” y se reflejó en que en diciembre, la merma de puestos de trabajo fue de 50.063 en relación con el mismo mes de 2018.
Al primer semestre del 2019 (último dato disponible) ninguna rama de la industria presentaba incrementos en los puestos de trabajo en comparación con el mismo período del año anterior.

Rubros y provincias
Las ramas con mayor caída absoluta interanual en puestos de trabajo fueron textiles (-7.405 puestos), alimentos (-7.640) y confecciones (-5.796), en tanto que en términos relativos, los actividades más golpeadas fueron equipos de radio y televisión (-23,6%), cuero y calzado (-15,5%), confecciones (-13,6%).
Por otro lado, en la comparación interanual, dos provincias no registraron una caída del empleo asalariado en diciembre como en el promedio anual: Neuquén con un incremento de 5 mil puestos (+4,4%) impulsado por el incremento de la actividad vinculada a Vaca Muerta; y Santa Cruz con una suba de 570 puestos.
En términos relativos, las provincias más afectadas son Tierra del Fuego (-9,8%), Catamarca (-6,8%) y Formosa (-5,1%), en tanto que la provincia de Buenos Aires (-2,6%) y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (-2,4%) fueron las jurisdicciones más afectadas por la caída en la actividad en niveles absolutos.
Mientras que en términos generales, al comparar el empleo registrado del 2019 contra el del 2015, se observó un aumento del nivel de empleo registrado de 1,9% (unos 229 mil puestos), pero explicado por el incremento en monotributistas (11,1% y 160,3 mi puestos) y por asalariados públicos (5,2% y 156,7 mil puestos).
En cambio, hubo una caída de asalariados privados de 2,2% en comparación al 2015 explicada mayormente por la caída del empleo industrial, el cual cumuló un retroceso de -11,6% en comparación al 2015, cifra que equivale a 145,3 mil puestos lo que “visibiliza un fenómeno creciente de deterioro de la calidad de empleo”, aseguró el CEU.

Crisis del petróleo
El gobierno dispuso licencias no automáticas para importaciones de crudo

El Gobierno nacional dispuso ayer la aplicación de Licencias no Automáticas (LNA) para la importación de petróleo crudo, gas oil y naftas con el fin de evitar maniobras especulativas que afecten la producción local, en el marco de la volatilidad del precio internacional del crudo.
La medida fue dispuesta a través del Ministerio de Desarrollo Productivo que conduce Matías Kulfas, quien estableció que quedarán excluidas de la disposición combustibles de aviación, nafta virgen, gas licuado de petróleo (GLP) y el fueloil para fuentes energía eléctrica, calderas u hornos.
Con ese mismo objetivo, las provincias productoras de hidrocarburos nucleadas en la Ofephi mantendrán hoy por la tarde en Buenos Aires una reunión con el secretario de Energía, Sergio Lanziani, y el subsecretario de Hidrocarburos, Juan José Carbajales.
Se anticipa que las provincias plantearán la necesidad de implementar un precio sostén al crudo local en torno a los US$50 dólares el barril, tal como expresó ayer el ministro de Energía y Recursos Naturales de Neuquén, Alejandro Monteiro.
En los hechos, la reunión de hoy puede ser considerado el puntapié inicial de la convocatoria que el Ministerio de Desarrollo Productivo llevará adelante para una ronda de consultas con sindicatos y empresas para monitorear la situación y evaluar próximos pasos para el sector hidrocarburífero.
Luego de darse a conocer la implementación de las licencias no automáticas, el ministro Kulfas expresó que “la caída del precio internacional afecta a una parte de la producción”, y ante la evidencia de que “Vaca Muerta tiene costos más altos, no hacer nada significaría que ciertos pozos dejen de producir”.
“Estamos pensando medidas para cuidar los empleos, la producción y tener una actitud proactiva en ese sentido”, dijo el funcionario al advertir que “la gran volatilidad del mercado petrolero de estos días plantea muchos interrogantes respecto a cómo manejar la situación a futuro”.
Al ratificar la entrada en vigencia de las LNA, el ministro dijo que la idea del gobierno es “tener una serie de medidas en consenso con los sindicatos, las provincias productoras y las empresas para sostener el nivel de producción buscando sostener los empleos que hoy existen”.
En tanto, sobre la posibilidad de implementar el denominado “barril criollo”, el ministro expresó: “No somos Arabia Saudita en nuestra estructura de costos, y tenemos que pensar cómo ubicamos un precio que no se nos dispare y se refleje en el surtidor”. “Pero tampoco podemos acompañar una baja muy fuerte que haga que muchos pozos salgan de producción perdiendo empleos en el petróleo y en toda la industria de servicios asociados a la actividad en todo el país”, agregó.
Finalmente, el funcionario aseguró que el Gobierno observa al petróleo y el gas “no como una actividad meramente extractiva, sino que detrás hay una gran cadena de proveedores, de industrias nacionales de pymes en todo el país que producen equipos y proveen servicio generando mucho empleo”, por lo que actúa “como palanca de desarrollo a largo plazo de la economía argentina”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *