Home  >   Economía   >   Alberto Fernández reclamó a los empresarios por suba de precios y falta de compromiso

Alberto Fernández reclamó a los empresarios por suba de precios y falta de compromiso

Durante un almuerzo con los principales referentes empresariales del país, el Presidente volvió a pedir colaboración para detener la inflación. Aseguró que será “implacable”.
Respecto del campo, indicó que se trata de “un socio estratégico”

El presidente Alberto Fernández aseguró ayer que “no es posible que los precios sigan subiendo” y sostuvo que esa situación “tiene que parar porque no tiene lógica”, al tiempo que ratificó que su gobierno será “inflexible” ante la suba.
De este modo, el Presidente hizo un llamado a los empresarios “que están en una posición más cómoda que los demás” y les dijo: “No podemos vivir en una sociedad donde vemos que el hambre consume a varios sectores y seguir impávidos”.
“En esto quiero serles franco: voy a ser implacable porque no estoy defendiendo un gobierno, estoy defendiendo a la Argentina. Estoy defendiendo a los consumidores. Eso tiene que parar. Y tiene que parar fundamentalmente porque no tiene lógica que los precios sigan subiendo. Vamos a ser inflexibles con este tema”, advirtió.
Las declaraciones fueron parte del discurso que dio en el marco de un almuerzo organizado por el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp), en el que estuvieron los principales empresarios del país y algunos integrantes del gabinete nacional.
Allí, afirmó además que “ningún país avanza si los intereses personales están por sobre los intereses del conjunto”, y agregó: “Esta vez frenamos el colectivo al borde del precipicio. No juguemos más con fuego y hagamos las cosas bien”.
Luego, Fernández expresó su “gratitud” a la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal), a “algunos empresarios” y a los “sectores del campo” que se “involucraron directamente” para “terminar con el hambre” por medio del programa oficial de la Tarjeta Alimentar que distribuye el Gobierno.
“Les pido a todos que no dejen de involucrarse porque vamos a ser una sociedad mejor el día que sepamos que ningún argentino tenga hambre en un país que se jacta de producir alimentos para 400 millones de personas”, les dijo.
Con relación al campo, el mandatario aseguró que “es un socio estratégico” del Gobierno y destacó que quedó “demostrado que dialogando las cosas salen bien”, y que su vocación es hacerlo “con todos los sectores, también con la industria y el sector financiero” porque “éste es el camino, porque ningún país puede avanzar peleándose entre todos”.
En tanto, exhortó a los industriales a que se comprometan con el país y “no sólo con los resultados de sus empresas”.
“El sector alimenticio tiene que hacer una revisión de lo que está pasando. Nosotros hemos ayudado a toda la producción a empezar a recuperarse. Lo hicimos frenando las tarifas de luz y de gas, frenando el aumento de combustibles, abriendo el crédito del Banco Nación y el Banco Provincia. No es posible que con todo eso los precios sigan subiendo”, señaló.
De este modo, el mandatario les pidió a los empresarios que “ayuden a contener” los aumentos y reafirmó: “Con la industria tenemos que trabajar porque necesitamos volver a encender la economía y ponerla en marcha” para que los “argentinos volvamos a consumir” y reactivar así el “mercado interno, como un paso previo a pensar en las exportaciones”.
Su discurso, en el que explicó que la prioridad es primero resolver lo “urgente” como el “hambre” y luego empezar a trabajar sobre los “problemas estructurales” del país, incluyó varios minutos sobre la deuda externa.
“Estoy buscando que Argentina nunca más sufra con el dilema de no poder pagar la deuda. Cuando digo que la deuda debe ser sostenible quiere decir que sólo voy a firmar algo que podamos cumplir”, aseveró.

La Mesa de Enlace, en desacuerdo
Luego del discurso del Presidente, el titular de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Daniel Pelegrina, negó que su entidad y las otras integrantes de la Mesa de Enlace hayan aceptado la propuesta formulada por el Gobierno.
“No hemos hemos acordado con el Gobierno. No fuimos a negociar, sino a mostrarle por qué exigimos arancel cero”, repitió el dirigente rural, que es miembro de la Cicyp, organizadora del encuentro.
“Estamos dispuestos a dialogar, pero hay que sacarle el freno de mano al campo para poder avanzar y que se generen las condiciones que necesitamos para poder desarrollar el potencial exportador”, agregó.
El comunicado emitido el martes tras la reunión con Basterra, las entidades ruralistas ratificaron su pedido de eliminar los derechos de exportación y expresaron que “cada una someterá a sus órganos de gobierno este nuevo esquema en los próximos días, luego de lo cual, la Comisión de Enlace definirá los próximos pasos y acciones a seguir”.

Caída en la producción automotriz
La producción de autos alcanzó en febrero 26.133 unidades, lo que representa 20% menos respecto del mismo mes de 2019, aunque creció 26,4% por encima de la cifra de enero, de acuerdo con lo informado por la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa).
De esta manera, en el primer bimestre, la producción vehículos fue de 46.816 unidades, reflejando una contracción de 1,4% respecto de las 47.465 que se produjeron en el mismo período del año pasado.
La actual situación por la que atraviesa la industria automotriz, que se refleja en los volúmenes de las principales variables industriales, “despierta preocupación en el sector”, según advirtió ayer la entidad que representa a las terminales automotrices que producen en el país.
En ventas mayoristas, las terminales comercializaron a la red 27.191 unidades, volumen que se ubicó 5,7% por sobre el volumen de enero, y se contrajo 10,6 % en su comparación con las entregas de febrero de 2019.
En cuanto al volumen de vehículos exportados durante el segundo mes del año fue de 18.115 unidades, registrando así una mejora de 108,4% en su comparación con las 8.691 unidades de enero, en tanto que en la comparación con el mismo mes del 2019, el sector registró una baja de 6,8%.