GNC: se frenan conversiones y parque impulsado por gas cayó por primera vez en 21 meses

Subió en febrero apenas 3,2% respecto a 2019, muy por debajo del promedio del año pasado.
En tanto, el parque automotor a gas frenó el incremento que venía experimentando desde mayo de 2018. La involución se produjo pese a que la brecha de precios entre GNC y naftas sigue estable y alta. Subieron las ventas de combustibles líquidos

La conversión de vehículos a Gas Natural Comprimido (GNC) alcanzó en febrero en Córdoba 1.664 rodados, apenas 3,2 por ciento más que la registrada en el mismo mes del año pasado. De esta forma, la dinámica del traspaso, que venía mostrando un incremento sustancial en 2019 -por ejemplo, en diciembre llegó a 30,3 por ciento con relación a 2018-, comenzó a desacelerarse ya en enero con una suba de 16,18 por ciento y ahora prácticamente equiparó los registros de un año atrás.
En tanto, el parque automotor impulsado a GNC se ubicó en febrero en 295.712 autos. La cifra implicó una reducción de más de 1.300 vehículos respecto al pico alcanzado en enero de 297.042 rodados.
De hecho, el número registrado en enero fue el más alto desde 1998, fecha a partir de la cual el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) tiene estadísticas permanentes.

Efectivamente, según las cifras oficiales, el registro más elevado previo al pico de enero había sido marzo de 2016, cuando alcanzó 294.742 unidades. Sin embargo, desde entonces comenzó a sufrir una caída progresiva que llegó a un piso de 272.408 vehículos en mayo de 2018.
La cifra escaló desde ese momento de manera ininterrumpida hasta enero último. En ese marco, febrero marcó un quiebre en la tendencia.
Por lo pronto, la merma en el parque automotor impulsado a GNC en febrero respecto a enero, no se explica sólo por la cantidad de desmontajes de equipos. Por lo menos así se desprende de la estadística oficial. En enero hubo 382 desmontajes de equipos y en febrero 298, en ambos casos por debajo de los registrados en el primer bimestre del año pasado.
Por lo demás, el amesetamiento en las conversiones a GNC no debería entenderse sólo por la evolución de los precios de metro cúbico de gas. De hecho, la brecha con los combustibles líquidos se mantiene elevada y estable desde hace tiempo. Sin embargo, aun con ese dato, el número de conversiones viene en declive.

Aun así, el número de traspasos de febrero fue el más alto desde 2016 aunque muy por debajo de otros año, por ejemplo en 2014, cuando llegó a 2.830 traspasos.

Creció venta de naftas
Mientras tanto, las ventas de combustibles líquidos se incrementaron en enero pasado 1,4 por ciento con relación al año anterior.
Los datos a los que tuvo acceso Comercio y Justicia aparecen reflejados en el Informe Estadístico elaborado por Economic Trends para la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina. El incremento incluye datos del canal minorista y mayorista.
La mejora en las ventas fue producto de un aumento de 0,5 por ciento en el volumen comercializado de naftas y 2,3 por ciento de gasoil.
En el caso de las naftas, la súper registró una mejora de 0,7 por ciento mientras que la premium cayó 0,3 por ciento.

Por su parte, las ventas de diesel grado 2 subieron 1,1 por ciento mientras que las de grado 3 se incrementaron 5 por ciento en enero, siempre respecto a igual período del año anterior.
En tanto, la caída en el volumen de ventas de nafta premium se refleja en una disminución de su participación dentro del volumen de ventas de naftas en general.
Efectivamente, mientras en enero de 2019, 26,3 por ciento de los volúmenes de naftas vendidos por estaciones de servicio correspondía a nafta premium, el porcentaje disminuyó a 26,1 por ciento en enero último.
Con todo, el registro de enero marca una recuperación, aunque leve, de ese segmento de demanda. De hecho, es la participación más alta desde marzo del año pasado. El piso se registró en mayo con apenas 24,3 por ciento de participación.
De todas formas, el porcentaje alcanzado en enero es muy inferior al registrado previo a la crisis y a la disparada en el precio de los combustibles líquidos.

Así, en enero de 2018, previo a la megadevaluación de mediados de ese año, la participación de la nafta premium en el total era de 32,7 por ciento. Por el contrario, las ventas de gasoil grado 3 o premium crecieron notablemente en enero y ese producto ganó participación en la comercialización total de ese combustible.
En el primer mes del año llegó a 30,5 por ciento frente a 29,8 por ciento de igual mes del año anterior.
Finalmente, los precios al público en las estaciones de servicio de todo el país alcanzaron, en promedio durante enero de 2020, niveles 43,7 por ciento y 43,4 por ciento superiores a los registrados el año anterior para naftas súper y premium, respectivamente.
En cuanto al gasoil, el precio del litro de grado 2 aumentó 46,7 por ciento y el premium 44,7 por ciento.

En todos los casos, se trata de incrementos interanuales de precios menores que en los meses previos, por debajo de la inflación y del aumento del valor del dólar, lo que explica el atraso de precios con relación a países de la región, por debajo de los valores en Paraguay, Perú, Brasil, México, Chile y Uruguay, tanto en gasoil como en naftas, indicó la entidad.
En esa línea, la federación interpretó que el incremento de los precios de los combustibles líquidos (naftas y gasoil) durante el último año, por debajo de la inflación, puede explicar los mayores volúmenes vendidos durante enero.
Finalmente, la entidad indicó que una tendencia observada en los últimos meses es el aumento de las ventas en el canal mayorista, en detrimento de las ventas en el canal minorista.

Artículos destacados