Home  >   Economía   >   A la espera de la decisión de Griesa sobre el stay

A la espera de la decisión de Griesa sobre el stay

SU SEÑORÍA. Otra vez queda en manos de Griesa una decisión judicial que permitiría a Argentina sortear el default mientras negocia con los buitres.

Los voceros de los holdouts rechazaron el pedido argentino para que se suspenda la ejecución de la sentencia mientras se negocia. Hoy se anunciará la decisión. Kicillof viaja a Nueva York para disertar sobre la deuda.

El Gobierno y los fondos buitres esperan una resolución del juez federal de Nueva York Thomas Griesa, quien debe decidir entre el pedido de los tenedores de títulos de no impedir el pago de la deuda y el de suspensión de Argentina, como condición para iniciar negociaciones.

El fondo buitre NML Capital le pidió al juez que rechace el pedido del país, por lo que el Gobierno aguarda con incertidumbre su respuesta.

Estima que la decisión se comunicará hoy, probablemente en momentos en que el ministro de Economía, Axel Kicillof se encuentre en Nueva York para asistir a una reunión en Naciones Unidas en la que casualmente disertará sobre los procesos de reestructuración de deuda.

No se descarta que Kicillof mantenga una reunión con los abogados que representan al Estado argentino ante Griesa, para evaluar la estrategia que llevará adelante el país, una vez que se conozca la decisión del juez.

Señales
En los medios financieros norteamericanos se especula que la decisión del juez de designar al mediador Daniel Pollack, que se conoció después de que Argentina presentó su pedido de stay, es un indicio de que priorizaría la negociación entre las partes.

En cambio, fuentes de los fondos buitres descreen de que el juez acepte el pedido porque (Argentina) “nunca cumplió los fallos, y además ahora quiere condicionar las negociaciones pidiendo la suspensión de los pagos”.

Las especulaciones de los analistas apuntan a que, debido a que los tenedores de bonos en default cuentan con fallos firmes a su favor, hay probabilidades de que Griesa acepte su pedido.

Agenda de pagos
Argentina tiene que pagar el próximo lunes 907 millones de dólares por los servicios del bonos Discount a quienes aceptaron la reestructuración en 2005 y 2010, aunque tiene un plazo legal de 30 días más para cancelarlos.

Sin la decisión del juez, los pagos del país podrán ser embargados por los fondos buitres, con lo cual la única vía para sortear la cesación de pagos con los bonistas es que el Griesa acceda al pedido. Pero aun en caso de no haber una respuesta de éste antes de fin de mes, la administración contará con un período de gracia de 30 días para hacer el pago, según las condiciones de emisión del título, aunque no parece ser ésa la intención de Economía.

Sin respuestas
El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, evitó realizar comentarios sobre las negociaciones que el Gobierno busca encarar en Estados Unidos con los fondos especulativos y sólo dijo que se esperará una señal de Griesa. “No vamos a hacer otro comentario que no sea observar el avance judicial”, expresó Capitanich al ser consultado, y agregó: “Se esperará la respuesta concreta que tiene que dar el juez (Thomas) Griesa respecto a la notificación formal entregada ayer”.

En una nota al juez, el Gobierno argentino solicitó el lunes una “medida suspensiva” de la sentencia que la obliga a pagar los 1.330 millones de dólares a los fondos NML Capital y Aurelius, para avanzar en una negociación sin caer en default.

Par y Discount

Los bonos emitidos bajo la legislación de Nueva York son el Par y el Discount: el primero tiene su próximo vencimiento el 30 de septiembre, por US$67 millones, pero su circulación total alcanza US$5.394 millones con vencimiento final en 2038. El Discount, en tanto, debe pagar servicios por US$907 millones a fines de este mes y el monto total en circulación alcanza US$5.509 millones, con vencimiento definitivo en 2033.

El problema para el país está en que del total de lo que desembolsará a fin de mes, debe girar a Estados Unidos unos US$228 millones por el vencimiento de los bonos emitidos bajo legislación de Nueva York.