Home  >   Negocios   >   La demanda de locales en los barrios está en alza

La demanda de locales en los barrios está en alza

Alquiler Locales centro

Los que están vacíos en el centro de la ciudad responden a locatarios que no acordaron con propietarios y que trasladaron su negocio a zonas periféricas con mejores condiciones de precio, acceso y estacionamiento. En Alta Córdoba, por ejemplo, se instalaron Farmacity, Musimundo y próximamente lo hará una cadena de hamburguesas

La demanda de locales comerciales se mantiene en alza, a la par de la incipiente recuperación que se observa en el mercado inmobiliario de Córdoba en general.
Según fuentes consultadas por Comercio y Justicia, la ocupación en los polos comerciales barriales se mantiene plena, al tiempo que la desocupación de la zona céntrica responde a la rotación normal de la temporada y a la no convalidación de precios por parte de los locatarios. Este último punto trae aparejada una importante consecuencia, que ha comenzado a vivenciarse tímidamente y que fomenta aún más la descentralización: algunos inquilinos acostumbrados al centro de la ciudad optan por trasladar su negocio a la periferia en busca de mejores precios, accesos cómodos, estacionamiento y flujo de trabajo sin cortes.
locales centro ofertaEn la misma línea, marcas y reconocidas cadenas gastronómicas acentúan su decisión de establecerse en los centros comerciales barriales, siendo esta tendencia una señal clara de que la ecuación costos/flujo de público termina cerrando de manera positiva.
“No tenemos locales vacíos; por el contrario, en Alta Córdoba se han instalado marcas importantes como Farmacity y Musimundo, al tiempo que abrirá próximamente una cadena de hamburguesas”, confirmó Juan Carlos López, de Inmoterra.

Garantía
Antes de arribar, las marcas ejecutan sus respectivos estudios de mercado y sondeos.
Probablemente el flujo de público sea menor que en el centro pero tienen en cuenta otros factores que compensan: estacionamiento libre, trabajo no interrumpido por manifestaciones o cortes, horarios laborales habilitados los fines de semanas y precios.
“El cliente es más cautivo en algunos rubros, por ejemplo, va al centro barrial a comprar un regalo puntual,y por el contrario, en otros rubros, quizás como la tecnología, tiene la misma rotación que en el centro”, indicó López.
Desde luego, este tipo de negocios genera un efecto dominó que permite a los negocios más pequeños aprovechar el “viento de cola” y abrir sus locales en zonas aledañas.
Durante estos últimos cinco años la descentralización ha ido configurando un mapa de la ciudad con innumerables polos de compras. La avenida Rafael Núñez ha sido una de las pioneras en la zona norte, a la que la ha seguido la arteria Tejeda, desde Urca al Cerro de las Rosas. También crece la avenida Gandhi, ofreciendo servicios para Nuevo Urca, Valle Escondido y la zona del Chateau.
En otras latitudes se encuentra el barrio Yofre Norte, la avenida 24 de Septiembre en barrio General Paz, la calle Fragueiro en Alta Córdoba y las concurridas arterias de Güemes, sólo por nombrar algunas.

En síntesis

- La demanda de locales comerciales está en crecimiento, tanto en el centro como en los polos comerciales de los barrios
- La desocupación observada en algunos locales del centro responde a la rotación natural de la época y la no convalidación de los precios propuesta por los propietarios
- Marcas reconocidas y cadenas refuerzan posicionamiento comercial en los barrios.
- En éstos, locatarios que no acuerdan precios con propietarios buscan oportunidades.
- Las ventajas barriales: mejores precios, accesos, estacionamiento, orden.

El costo, la fundamental motivación

Una de las motivaciones más preponderantes es el costo de los alquileres.
Los inmobiliarios aseguran que el precio de los alquileres es más bajo en las zonas barriales.
Mientras que un local de 120 m2 en la zona céntrica se alquilaba a 85 mil pesos, otro de dimensiones mayores en uno de los polos comerciales de Córdoba se rentó a 26 mil pesos. “Este tipo de comparaciones se están viendo, los locatarios no están dispuestos a validar ciertos precios y entonces buscan mejores propuestas en la periferia”, indicó en al misma línea, Alejandro García Sagués.
En ese orden, ambos inmobiliarios aseguran que la actualización de los precios en el momento se ejecuta en un rango que va desde la expectativa de inflación planteada por el Gobierno y la expectativa real de inflación del mercado en general.
“El comercio ‘es una ameba’, se mueve, achica o agranda cuando lo cree conveniente; hoy los precios se manejan entre el desacople de la inflación proyecta y la realidad”, apuntó el inmobiliario.