martes 23, abril 2024
El tiempo - Tutiempo.net
martes 23, abril 2024

El robot cirujano que trabaja con los médicos

RÁPIDA RECUPERACIÓN. Los pacientes operados con Da Vinci tienen internaciones más cortas.
ESCUCHAR

Reproduce los movimientos que hace un cirujano desde una consola a tres metros del paciente. El médico tiene una visión tridimensional del campo operatorio, amplificada hasta diez veces.

Por Carolina Klepp – [email protected]

Cirugía robótica, tratamiento mínimamente invasivo, entrenamiento especializado. Éstos son algunos de los conceptos que se desprenden cuando se habla de  “Da Vinci”, el robot cirujano que convive con médicos y opera dirigido por uno de ellos. ¿De qué se trata? ¿Cómo funciona? Oscar Damia, director de la Unidad de Robótica de Multiespecialidad del Hospital Italiano (Buenos Aires) y jefe de Urología de ese nosocomio, pasó por Córdoba y contó a Comercio y Justicia cómo es trabajar con un robot que reproduce con sus cuatro brazos los movimientos que realiza el cirujano, desde una consola. Lo hizo en el marco de las jornada “Salud Inteligente. Salud, tecnología y derecho 2015”, organizada por la Cámara de Industria de la Salud de Córdoba, el Ministerio de Industria y Protectia.

“El robot es una interfase entre el paciente y el cirujano. Tiene tres componentes: una consola parecida a una Play Station donde juegan nuestros hijos, en la cual se sienta comodamente el cirujano; tiene un visor; y tiene un lugar para apoyar los brazos. El médico está sentado operando, en forma no estéril, mirando por un visor y con los dos dedos dentro de unas anillas con las cuales, realizando movimientos con las muñecas, el profesional está operando dentro del paciente”.

Por otra parte, a unos dos o tres metros está el paciente, a quien se le hacen cuatro punciones de un centímetro, al igual que la laparoscopia. “Ahí se acerca el llamado robot, que es un carro robótico con cuatro brazos. Uno de los brazos tiene la función de un ayudante interno, toma un tejido y lo extiende o lo muestra y con las otros dos va cambiando el intrumental. Eso está conectado también con una torre laparoscópica que monitorea, por ejemplo,  presión de neumoperitoneo, de distención abdominal; es el cerebro del denominado sistema Da Vinci”, aclara.

En definitiva, según palabras de Damia, lo único que hace el profesional es sentarse en una consola, operar al paciente sin una insición, con el carro robótico y todos los instrumentos colocados gracias a una sola ayudante instrumentadora que lo va cambiando según lo que el cirujano está necesitando. El robot puede hacer distintos tipos de operaciones en campos muy chicos, de hasta dos centímetros.

Multiespecialidad
“Se usa para multiespecialidades y nosotros los urólogos lo hemos usado fundamentalmente para cáncer de próstata y de riñón. Se usa en otros campos, como ginecología, histerectomías, para quistes de ovario, en cirugías cardíacas para cambios valvulares, para cirugías de hígado, de cáncer de colon y la última novedad es cirugía bucal, ya que pueden operar tumores de base de lengua o de epiglotis con una gran visualización”, enumeró.

Entre las ventajas que destacó figuran la gran precisión para la visualización. “Tiene 10 aumentos, una cámara giratoria dentro que la maneja el mismo cirujano”.

“Como trabaja el cirujano, un instrumentador y un anestesista, en las cirugías con Da Vinci hay menos gente en el quirófano y menos índice de infecciones. Se tiene una visión tridimensional, parece que estuviera dentro del enfermo y eso le da una precisión muy grande en el tratamiento del tejido, de la limpieza. Todas ventajas gracias a la posibilidad de manejarlo desde fuera con movimientos que son trasladados a microinstrumentos por un sistema computarizado”.

Finalmente, advierte de que la cirugía robótica va a ser una revolución tecnológica durante años “porque no es lo mismo que un cirujano esté 10 ó 15 años parado trabajando, mirando en una visión bidimensional, con cirugías que duran a veces 6 y 8 horas, que con  la posibilidad de operar con Da Vinci”.

En el país hay seis equipos traídos de Estados Unidos, cinco en Buenos Aires (dos en el Hospital Italiano) y uno en Formosa.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leé también

Más populares

¡Bienvenid@ de nuevo!

Iniciá sesión con tu usuario

Recuperar contraseña

Ingresá tu usuario o email para restablecer tu contraseña.

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?