martes 27, febrero 2024
El tiempo - Tutiempo.net
martes 27, febrero 2024

La nueva guerra en el Golfo Pérsico que se avecina ¿acallará la Copa Mundial de Fútbol 2022?

ESCUCHAR

Una nueva guerra con fecha de inicio previsible asoma en el horizonte de Oriente Medio y del Golfo Pérsico. Tendrá como protagonistas tres de las monarquías más ricas del mundo,

donde las reglas de la gobernanza occidental son desconocidas y sus pueblos sometidos a la omnímoda voluntad de príncipes absolutos: Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Qatar.

Representan, quizás, a los hombres más ricos del mundo. Entre ellos han forjado una relación compleja fundada en el odio y el resentimiento. Buscan establecer supremacía en la región e influir decididamente en la suerte del mundo, después de haberse apoderado de la mayoría de las cuencas de hidrocarburos del desierto.

Los príncipes de Arabia Saudita y de los Emiratos Árabes Unidos, Mohamed bin Salmán (MBS), y Mohammed bin Zayed (MBZ), han forjado una sólida alianza en el deseo de acabar con el príncipe Tamim al-Thani (TAT), de Qatar, a quien acusan de promover el clima de desestabilización en el mundo árabe y financiar movimientos guerrilleros actores principales de las guerras civiles que se libran en Libia, Siria, El Líbano, Yemen y el Cuerno de África. Con un agravante mayor: mantener relaciones profundas con el gobierno teocrático de Irán, enemigo ancestral de los sauditas. 

Pero ni los denunciantes ni el denunciado son ingenuos en esta guerra de baja intensidad. Los servicios secretos trabajan a destajo en Occidente. La comunidad de espías asegura que unos y otros sostienen células terroristas en Europa, Asia, Estados Unidos, América Latina y África. 

La nueva guerra del golfo que se vislumbra no será una guerra convencional. La robótica influirá decididamente en el resultado de la presente guerra fría. Es que el juego bélico excede lo geopolítico y el dominio de las cuencas de gas y petróleo. Hay negocios colaterales que facturan tanto o más que el producto bruto de América Latina.

El fútbol, el básquet, el automovilismo de elite, el tenis, el boxeo, el polo y decenas de otros deportes son conducidos por ejecutivos árabes. Las comunicaciones, la aviación comercial, el tráfico de drogas, el control del expansionismo chino, las nuevas formas de la inteligencia militar, la fabricación de armamentos, la industria farmacéutica -entre otros cientos de actividades- se sostiene con la fuerza de los petrodólares, que se multiplican cuando se trata de comercializar petróleo robado o contrabandeado. Qatar es uno de los mayores expertos en la materia.

Los tres monarcas -quienes han ascendido entre 2013 y 2015- crean enormes ciudades en medio del desierto con el concurso de los mayores estudios de arquitectura del mundo. Aunque los trabajadores están sometidos a regímenes de trabajo compatibles con la servidumbre y la esclavitud. 

Las crónicas que distribuyen los portales opositores a las monarquías avisan de constantes violaciones de los derechos humanos y asesinatos de las voces disidentes. Cuestión que no parece importar demasiado a los clubes de fútbol que, como en Argentina, firmaron jugosos contratos como patrocinadores de los equipos de primera línea.

Otra vez la doble moral de nuestra clase dirigencial. En sus discursos políticos o corporativos hacen gala de su compromiso con la defensa de la condición humana. ¿Por qué no denuncian lo que ocurre en los países árabes, que conocen de primera mano? ¿Serán sinceros cuando denuncian lo que ocurre en nuestras comarcas o cuando callan sobre lo que sucede en el resto del mundo?

Hay una cuestión que mantiene arduas controversias entre la academia y los especialistas en cuestiones árabes. Quizá sirva preguntarse, para agregar un leño más al fuego, si las monarquías absolutas salieron fortificadas frente a la Primavera Árabe que prometía llevarse todo por delante. MBA y MBZ coincidieron en movilizar sus fuerzas armadas. Ahogar en sangre todo intento de rebeldía era la consigna que tenían sus guerreros. No hay cifras confiables de muertos y desaparecidos. Esa batalla aún no ha concluido. Los ejércitos regulares se enfrentan con el fanatismo de los Hermanos Musulmanes. 

Qatar, sin dejar de ser un régimen impiadoso, optó por una solución diferente: se unió a la corriente y sumó su esfuerzo combatiente. La Primavera Árabe no habría sido sin la decisión política de poner al servicio de los revolucionarios la poderosa cadena de televisión Al Jazeera, fundada en noviembre de 1996 por el jeque Hamad bin Jalifa Al Thani, emir de Qatar. Pasaron por sus estudios todos los que tenían algo que decir, cualquiera fuera su bando.

En el campo social, el príncipe Al Thani tomó decisiones teóricas importantes que, en la práctica, no modificaron el clima de opresión que se vive de cotidiano. Creó un consejo asesor para monitorear el nivel de vida de los qataríes y aconsejar las maneras de combatir la pobreza. 

Introdujo, en el programa de reformas laborales consensuado con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el primer salario mínimo no discriminatorio en la historia del Oriente Próximo. Es decir, alcanza a todos los trabajadores cualquiera sea su nacionalidad.

Además, elimina el requisito de que el empresario tenga que autorizar el cambio de trabajo de sus empleados, paso que, según la OIT, “desmantela” el controvertido sistema de patrocinio (kafala) que funciona en todas las monarquías de la península Arábiga. 

“Es un gran logro”, celebra Houtan Homayounpour, jefe de la Oficina para Qatar de la OIT. Esa organización lleva varios años colaborando con el gobierno de Doha para reformar su sistema laboral, acusado de permitir la explotación de los trabajadores debido al desequilibrio entre empleadores y empleados. “Esperamos que todos los países que mantienen el sistema de patrocinio sigan el ejemplo”, concluyó en una entrevista telefónica celebrada para periodistas españoles.

Como todas las guerras tienen fecha de comienzo. La nueva Guerra del Golfo, en el mismo momento en que dé comienzo -el 21 de noviembre- el primer partido de la Copa Mundial de la FIFA Qatar 2022.

Los primeros escarceos van dejando tras de sí una larga estela de heridos. Los primeros en sufrir han sido los contratos firmados por la televisión de Doha para difundir en el mundo árabe las cinco principales ligas europeas, la Copa Africana de Naciones, los Juegos Olímpicos, los torneos de la UEFA y la FIFA. Es decir, el mayor paquete comercial y deportivo del que se tenga memoria.

La trampa ha sido simple y efectiva. En algún lugar de Arabia Saudita se ha montado un canal de televisión fantasma que “piratea”, con seis segundos de demora, las imágenes que emite la televisión oficial de Qatar.

Las demandas se entrecruzan. Los dueños primigenios del espectáculo exigen que las autoridades de Doha hagan cesar las emisiones clandestinas. Los gobiernos de MBA y MBZ hacen caso omiso a los reclamos. Parece que las notificaciones judiciales no tuvieran destino cierto. La FIFA reclama, en forma provisoria, por daños y perjuicios, la friolera de 100 mil millones de dólares.

En un reconocido estudio jurídico de Lovaina (Bélgica) -que alguna vez ejecutó la deuda pública argentina-, se preparan las demandas del Comité Olímpico Internacional (COI) y de los organizadores de la Liga de Campeones de la Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol (UEFA).

En tanto, la (el) ATP -organismo que gobierna el circuito profesional de tenis de los hombres- vive horas de zozobra. Ha firmado un contrato de difusión de sus actividades deportivas en el mundo árabe con Doha y debe demandar a los piratas. ¿Qué hacer? Mucho más cuando el patrocinador principal es Emiratos Árabes Unidos.

Las tropas, a un lado y otro de la frontera, están en apresto de combate. Insistimos en una idea. 

¿El primer tiro sonará el 21 de noviembre de 2022?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leé también

Más populares

¡Bienvenid@ de nuevo!

Iniciá sesión con tu usuario

Recuperar contraseña

Ingresá tu usuario o email para restablecer tu contraseña.

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?