lunes 26, febrero 2024
El tiempo - Tutiempo.net
lunes 26, febrero 2024

A contrapelo del mundo, la industria pesada nacional agota sus inventarios

ESCUCHAR

El sector siderúrgico sostiene el repunte manufacturero en el país.

En un marco de importante recuperación manufacturera, del orden de 10% interanual, según datos oficiales y privados, la industria siderúrgica es una de las que encabeza ese repunte en el país, junto al sector automotor. No sólo sus datos de mejoría llaman la atención -dado que eran impensados hace apenas un año atrás- sino también las perspectivas positivas que muestra ese sector de la industria nacional, un optimismo que no se vive en otras naciones de importante actividad siderúrgica. De esa manera, un rubro central para la producción nacional aún muestra potencial para apuntalar el crecimiento de los demás sectores industriales.

La semana pasada se difundieron los datos de producción de junio en Argentina, relevados mensualmente por el Centro de Industriales Siderúrgicos (CIS). La producción durante el mes pasado fue de 420.600 toneladas, 35% mayor que la de igual mes de 2009 y levemente inferior a la de mayo pasado (4%), merma explicada porque algunas de las principales plantas de producción entraron en mantenimiento durante varios días.

Con esta producción en el sexto mes del año, el sector siderúrgico nacional produjo en el primer semestre poco más de 2,4 millones de toneladas, una cifra 48% superior a la registrada en el acumulado de los primeros seis meses de 2009. De todas maneras, pese al significativo incremento de la producción, todavía el uso de la capacidad instalada en la industria pesada se encuentra en el orden de 73%, muy inferior a la utilización registrada en los meses previos al inicio de la crisis internacional, en 2008.

La existencia de capacidad ociosa puede resultar una pequeña ventaja durante los próximos meses porque permitirá una rápida expansión, en un contexto en el que la Asociación Mundial del Acero (WSA, por sus siglas en inglés) incrementó su proyección de consumo para este año: los nuevos valores indican que se demandaría a nivel global 12% más que en 2009. Sobre todo en la Unión Europea y en los países de la ex Unión Soviética es donde se registra una mayor reactivación que la esperada a principios de año.

La situación en otros países
Si bien en otros países también se produjo una recuperación de la industria siderúrgica tras la crisis global, también está ocurriendo que naciones importantes dentro de la industria pesada mundial están teniendo problemas para colocar su producción y reducir sus inventarios. Esta situación fue destacada días atrás por la consultora Delphos Investment, que reconoció que “la realidad argentina contrasta con lo que viene ocurriendo en distintos países del mundo”.

Tal es el caso de la siderurgia china, que muestra actualmente picos de inventario en aluminio, níquel y hierro, en un marco además de precios altos. La pregunta de los analistas es ¿por qué se está produciendo esta situación, a pesar del fuerte crecimiento del gigante asiático?

De acuerdo con el análisis de Delphos, esto podría deberse a tres razones: por un lado, a que las empresas no están pudiendo colocar toda en China la producción que desearían; otra posibilidad sería que no estén logrando colocar sus excedentes en el mercado externo; y por último, que estén esperando mayores precios para realizar sus ventas.

Por ahora, las empresas radicadas en China optaron por recortar precios para lograr un aumento de sus colocaciones, de manera de liquidar sus inventarios. Pero por la envergadura de la economía del gigante asiático, esta estrategia podría tener impacto en otros países.

En ese marco, la solvencia de la industria pesada nacional y la existencia de capacidad ociosa en el sector otorgan algunas garantías sobre el abastecimiento que pueden esperar otros rubros de la producción, algo importante para no retraer el ritmo de crecimiento de la actividad fabril.

La duda siguen siendo, como en otros rubros manufactureros, en qué momento las grandes industrias decidirán las inversiones necesarias para ampliar su capacidad productiva, algo particularmente relevante en un sector que requiere desembolsos grandes y con perspectivas de mediano plazo.

Si bien algunas variables de la economía doméstica –como la inflación o el tipo de cambio- parecen haber calmado sus cambios en los últimos meses, la incertidumbre que genera el escenario electoral de 2011 amenaza con reproducir la mecánica del año pasado, cuando los comicios legislativos de junio impactaron de manera intensa en la vida económica. El próximo año tendría, además, el agravante de que el proceso electoral que arrojará un nuevo gobierno se concentrará entre agosto y octubre, casi a finales de año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leé también

Más populares

¡Bienvenid@ de nuevo!

Iniciá sesión con tu usuario

Recuperar contraseña

Ingresá tu usuario o email para restablecer tu contraseña.

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?