Tecnocampo montó una planta modelo y agrega valor al procesamiento de granos

Empresa de origen familiar instalada en Río Primero, invertirá US$7,5 millones en tecnología y en la reestructuración de sus instalaciones. Prevé incrementar la producción de soja, garbanzo y demás granos como de especialidades. El objetivo es optimizar calidad y enfocarse en los mercados premium

Tecnocampo, una empresa agroindustrial de origen familiar, invertirá un total de U$S 7,5 millones en una planta modelo de procesamiento de granos y semillas, que le permitirá multiplicar su actual producción, optimizar su calidad para elaborar “especialidades” e incrementar su presencia en los principales consumidores internacionales.
Según esperan los responsables de la firma, el establecimiento ubicado en la ciudad de Río Primero, en la ruta nacional 19, km 283, elevará su producción actual de 100.000 bolsas de soja a 180.000 para la próxima campaña de 2019.
Para la próxima campaña alcanzará 25 mil toneladas de granos entre especialidades (maíz, maíz pisingallo, trigo, poroto, maní y garbanzo) y semillas de soja (no transgenica y kumagro).
La fábrica
La planta comenzó a construirse en el año 2016, cuenta con una línea de producción activa y en diciembre próximo inaugurará la segunda con la que completará el procesamiento de volumen proyectado. Del total de la inversión, ya cubrió 65%, en tanto el resto se completará hacia 2020.
Según se informó, tiene una capacidad instalada para procesar 40 mil toneladas de granos y una superficie de más de 3.000 m² cubiertos. Para acompañar el aumento de producción, sumará mayor espacio de almacenamiento, llevándolo de los 2.000 m² actuales a 5.000 m², según precisaron Francisco y Javier Amuchástegui, presidente y vicepresidente de la empresa, respectivamente.

Tecnocampo
Con más de 25 años en el mercado, fue pionera en el concepto de siembra directa, para el que comenzó a trabajar con maquinaria importada de Brasil en aquel momento, según comentó a Comercio y Justicia el presidente.
Con ese antecedente, el objetivo ha sido desde ese entonces estar a la vanguardia en materia de tecnología para el agro -de ahí deriva su nombre- lo que condujo a los responsables de la firma a invertir en tecnología especializada en la selección y clasificación de los granos. Separadoras, mesas densimétricas, mesas seleccionadoras por color y “tamañadoras” o clasificadoras de orígenes europeo y estadounidense completan sus líneas de producción.

La planta realiza todo el proceso, desde el acopio de materia prima, pasando por la selección y clasificación, embolsado y almacenamiento de granos y semillas. A su vez, en las instalaciones también se realiza el servicio de procesamiento de semillas de soja para diversas compañías semilleras.
Las instalaciones cuentan con certificación de normas de calidad específicas para la actividad agroalimentaria, tales como las Buenas Prácticas de Manufacturas (BPM) y las normas de Análisis de Riesgo y de Puntos Críticos de Control (HACCP, por sus siglas en inglés).
“Nuestro foco en la calidad está en todos los procesos, desde el campo hasta el destino final. Certificaciones como Agricultura Sustentable Certificada (ASC) y Soja Responsable (RTRS), sumadas a las normas específicas de la agroindustria (BPM Y HACCP) y de procesos como las ISO 9001, constituyen una garantía de calidad y trazabilidad en toda la cadena de valor y esto es clave para ganar competitividad externa”, afirmó Javier Amuchástegui, vicepresidente.

Procesamiento y destino
Según los directivos, la planta les permite enfocarse en dos objetivos fundamentales: incrementar la producción de especialidades por sobre las commodities y aumentar las exportaciones para abastecer los mercados más exigentes. De este modo, la producción de especialidades apunta a legumbres como el poroto, el maíz pisingallo y la soja kumagro.
En cuanto a los mercados, exporta a más de 25 países, entre los que se encuentran Italia, Turquía, España, Emiratos Árabes, Paquistán y Bélgica, al tiempo que busca satisfacer la demanda de clientes de otras regiones y para ello realiza tareas de “exploración”, según afirmó Javier. La empresa comenzó a exportar en el año 2015 y en la actualidad los ingresos del mercado internacional representan 15% del negocio, porcentaje que proyectan incrementar en la misma proporción.

Producción agropecuaria
Tecnoagro tiene en producción más de 53 mil hectáreas, en su mayoría arrendadas, ubicadas en las provincias de Córdoba, San Luis, Buenos Aires, Santiago del Estero y Salta. Alrededor de 50% de la superficie se destina a la producción de especialidades y se integra su cadena de valor con su procesamiento y exportación.
Entre sus ejes de diversificación, en su Cabaña Los Cerrillos, camino a Alta Gracia, desarrolla genética ganadera para mejora de rodeos en la raza Angus Puro Controlado, por medio de ganado propio de 350 hembras. “Buscamos crecer en esta unidad en la que invertiremos en genética. La integraremos con los subrproductos de la planta y aprovecharemos nuestros canales comerciales para llegar al mercado internacional”, afirmaron los directivos.

Acerca de Tecnocampo
Fundada hace más de 25 años, tiene su sede central en Monte Cristo y puntos de comercialización en Luque, Villa Dolores y Pilar, un centro de distribución propio y una planta de procesamiento de semillas. La empresa cuenta con un equipo de 88 colaboradores y 185 contratistas que generan aproximadamente 650 empleos indirectos.

Artículos destacados