Sushi cordobés busca tentar al mercado porteño

La cadena gastronómica local cuenta con cinco puntos de ventas en Córdoba capital y aspira a sumar otros once locales antes de fin de año.

Sushiman, cadena gastronómica de origen cordobés que suma a la fecha cinco puntos de ventas en la ciudad, planea desembarcar en Buenos Aires en un corto plazo.

“Si bien el plan de desarrollo para el modelo de negocio de franquicias prevé llegar a Buenos Aires a mediados del 2012, por iniciativa de un grupo inversor porteño se encuentran avanzadas las negociaciones para poner un pie en Capital Federal sobre el último trimestre del corriente año”, adelantó a Comercio y Justicia Mariano Caro Catamaglia, socio gerente de Grupo Indesa SRL, empresa encargada del desarrollo del modelo junto a Desarrollos Orientales SRL, dueña de la marca Sushiman.

Según adelantó Caro Catamaglia, “la presencia de la empresa en Buenos Aires, supone la creación de una master franquicia y contempla la posibilidad de abrir hasta diez puntos de venta y un centro de distribución independiente para abastecer la capital argentina”.

“El modelo será escalable para el master franquiciado, es decir que se otorgaría un derecho preferencial para la ampliación del negocio a la zona de la provincia de Buenos Aires y la costa atlántica”, agregó el empresario.

Sushiman cuenta a la fecha con cinco puntos de venta en la ciudad de Córdoba, y planea concluir 2011 con once locales en la plaza.

Actualmente, la cadena dispone de sucursales en barrio Jardín Espinosa, Nuevocentro Shopping, Cerro de las Rosas, Recta Martinoli y Alta Córdoba.

La firma se encuentra en negociaciones previas para arribar con nuevos locales a Nueva Córdoba, General Paz y Villa Allende, los cuales estima abrir en los próximos dos meses.

Luego de intensas negociaciones y ante las diferencias entre el franquiciado y las políticas del negocio, la empresa decidió no renovar la franquicia correspondiente a la plaza Nueva Córdoba (una de las primeras abiertas).

Por tal motivo, hoy se encuentran en el proceso de selección del perfil de quienes pretenden la plaza, la cual consideran “premium”.

“A veces el proceso se demora porque el sistema requiere garantías del franquiciado y verificar si el perfil es el correcto. La elección del franquiciado es la piedra angular de cualquier sistema de franquicias y junto a los dueños de la marca entendemos que la elección correcta no es cosa rápida ni simple”, remarcó Caro Catamaglia.

“Desde enero de 2011 a la fecha, el market share (porción del mercado) trepó a 30% en un escenario muy cauto, con lo cual estimo que a la actual taza de crecimiento no es aventurado pensar en el fin de año con una posición en el mercado que pise 40% y un Sushiman en cada barrio”, auguró.

Modelo oriental
El modelo de negocio basado en la comercialización por delivery del producto alimenticio sushi implica una inversión de entre 35 mil y 40 mil dólares, que contempla el canon y la instalación completa del local, el cual debe contar con dimensiones de entre 20 y 30 metros cuadrados.

Cada local factura entre 20 y 35 mil pesos mensuales con una rentabilidad de 70% sobre el producto.

Cabe destacar que el sistema está diseñado para generar altas ratios de rentabilidad con baja carga horaria, motivo por el cual el servicio es prestado únicamente de 20 a 24, cinco días a la semana.

El éxito de la propuesta se basa en la alta calidad del producto y en precios entre 30% a 50% más bajos que el resto de la competencia. Por ejemplo, los combos (para viernes y sábados) de quince piezas parten de $55 y las 60 piezas, de $180.

El producto se hizo conocido y se expandió gracias al diseño de una plataforma web, publicidad televisiva y en eventos de moda y promociones concretas como combos 2 x 1 y 3 x 2.

El consumo de sushi crece a una tasa de 20% en mercados como el porteño, evolución que se ha trasladado a la ciudad de Córdoba, con la presencia de importantes marcas y la expansión de locales y servicios de reparto a domicilio.

Artículos destacados