Medios de Comunicación recuperados impulsan una red para crecer y fortalecerse

Medios cooperativos. Sus miembros compartieron problemáticas similares y soluciones de sostenibilidad.

Once diarios recuperados del país, entre ellos Comercio y Justicia, se reunieron para compartir experiencias, conocer nuevas y probadas formas de generar ingresos y proyectar acciones para subsistir en la crisis. Proyectan un colectivo para incidir en el marco regulatorio, hacer compras en conjunto, recibir capacitaciones y consultorías y conseguir financiamiento

Por Laura Pantoja – lpantoja@comercioyjusticia.info

Diarios recuperados del país, entre los que se encuentra Comercio y Justicia, sentaron las bases para conformar un colectivo en búsqueda de la preservación del sector como fuente de empleo autogestionado, en el marco de un contexto de concentración, de despidos en general y de trabajadores de prensa en particular, agravado por la transformación de la industria de la comunicación en manos de la revolución digital.
En un escenario de transformación, los diarios autogestionados deben poder definir sus vectores de sostenibilidad, tanto en términos ideológicos como productivos, teniendo en cuenta que -más allá del modelo de gestión elegido- lo que se vende es un producto que debe ser valorado por el lector para competir en un mercado de alta concentración.
A partir de una iniciativa de Tiempo Argentino, medio autogestionado desde el año 2016, y con el apoyo de la Fundación Friedrich Ebert, el pasado lunes 26 y martes 27 de noviembre en el Centro Cultural Borges de la ciudad de Buenos Aires, más precisamente en las instalaciones de la Universidad Tres de Febrero, 11 medios se reunieron para debatir sobre las problemáticas comunes, compartir experiencias de recuperación, organización y modelos de negocio, como así también capacitaciones.
Concretamente, en la convocatoria que se denominó “Encuentro Nacional de Diarios Recuperados”, participaron Comercio y Justicia, La Nueva Mañana y El Diario del Centro, los tres de Córdoba; El Ciudadano, de Rosario; El Correo de Firmat, Santa Fe; La Portada, de Esquel, Chubut; El Independiente, de La Rioja; El diario de la Región, de Resistencia, Chaco; Pulso, de La Plata; Cítrica, de Buenos Aires; y Tiempo Argentino.

Casos cooperativos y modelos de ingresos
El encuentro se inició con la presentación de algunas experiencias cooperativas, que sembraron ideas para generar nuevos modelos de ingresos, en los que la impronta digital y el modelo por suscripción son referentes.
La primera estuvo a cargo de la Cooperativa Por Más Tiempo, la anfitriona del encuentro, en representación de la que Javier Borelli, integrante del Consejo de Administración de la Cooperativa y editor de la sección de Información General de Tiempo Argentino, quien relató los inicios de la cooperativa en 2016 , su estructura y el modelo para generar utilidades. Formada por casi cien miembros, la cooperativa ha creado una comunidad de asociados constituida por lectores, que se acercan al diario y que tienen distintos tipos de beneficios como por ejemplo, el adelanto de la nota, entre otros, como entradas a espectáculos y eventos de distintas características. “Setenta por ciento de los ingresos provienen de los lectores”, apuntó Borelli.
En segundo lugar, la Cooperativa La Cigarra expuso el caso “El Ciudadano de Rosario”, un periódico que se presenta como una “alternativa al medio monopólico” de esa ciudad. La cooperativa se constituyó en 2016, sobre la base de un periódico regional que acredita 20 años de experiencia. Sus principales fuentes de ingresos son la publicidad y la venta de ejemplares por medio del circuito tradicional de diarios y revistas. Trabajan fuertemente en el fortalecimiento del canal digital sobre la base de que “si no hay lectores digitales, no habrá lectores en papel”, según señaló Silvina Tamous, jefa de Redacción.
Luego continuó El Diario de Villa María, a cargo de la cooperativa Comunicar de Villa María, en la gestión desde el año 2001. “Definimos nuestra identidad y nos presentamos como un diario regional, que lleva adelante la voz del pueblo”, apuntó Sergio Vaudagnotto, uno de los fundadores y miembro del Consejo de Administración.
Los productos que ofrecen son el diario papel, una revista mensual y el contenido digital, siendo su principal fuente de ingresos la publicidad, a la que se suman “apadrinamientos”.

EXPERIENCIAS. María Delbianco, jefa de Policiales de “El Ciudadano de Rosario” y Silvina Tamous, jefa de Redacción.

Ejemplos internacionales

Como parte del panel “Mirando hacia afuera: medios autogestionados en otros países”, se presentó el caso de “La Diaria”, de Uruguay, un modelo mixto de gestión (cooperativa y sociedad anónima) auditado por la corporación de Mondragón (País Vasco). Su gerente general, Damián Osta Mattos, dejó en claro que “hay que hacer un diario para que se lea”, por lo que, agregó, “se debe decidir el nicho” y tener en cuenta que “se compite con un producto”.
Once años atrás el diario implementó un propio sistema de distribución y comenzó a generar ingresos desde la suscripción, que hoy representa 80% de sus ganancias. Cuenta con el producto diario y con una revista mensual denominada “Lenta”.
Algunas de las estrategias que utiliza para fidelizar y captar a los suscriptores es “La Diaria Lab”, un espacio encuentro entre suscriptores, lectores y periodistas de otros medios, en el que se discuten temas de la realidad que luego van transformando e incorporándose a la editorial del medio. “El que paga por contenido es porque es gente calificada y por ello la hacemos participar de nuestra comunidad”, indicó Osta Mattos.

La tecnología es una aliada estratégica para el medio, utilizan distintas aplicaciones y programas para desarrollar la suscripción digital, al tiempo que ponderan cada interacción con un seguidor o suscriptor mediante una plataforma de CRM.
“Los medios que van a poder sobrevivir en este contexto son aquellos que haga periodismo, que construyan comunidad y que apuesten a la tecnología”, concluyó.
En la misma línea, Olivia Sohr, de Sembra Media, una red que construye una comunidad de medios nativos digitales y que potencia el periodismo autogestionado, contó que de acuerdo con un mapeo realizado se han registrado diferentes modelos de negocios para obtener ingresos . Entre otros existen anuncios, publicidades nativas y programáticas, capacitaciones, financiamiento colectivo, eventos, suscripciones y membresías. “A los medios que mejor les va son aquellos que cuentan con tres fuentes de ingresos”, aseguró.

La cumbre final

Julia Izumi, Damián Osta Mattos y Julia Mengolini, en el Centro Cultural de la Cooperación.

El cierre del encuentro, llevado a cabo el martes 27 en el Centro Cultural de la Cooperación, se realizó una presentación pública bajo el lema “Recuperar la palabra: cuando los periodistas se hacen cargo de los medios (de producción)”, que estuvo a cargo de Darío Sztajnszrajber, quien -como es su costumbre- apeló a sus recursos filosóficos para poner interpelar a la objetividad y a la subjetividad. “La deconstrucción del periodista es cuestionar la objetividad o subjetividad pero desde la certezas. Las cosas no son lo que son sino lo que somos”, disparó, como parte de una dinámico discurso que no dejó desatento a ninguno.
Luego presentó el panel, con tres referentes del periodismo cooperativo –Julia Mengolini, de Futurock; Damián Osta Mattos, de La Diaria y Julia Izumi, editora general de Tiempo Argentino- quienes remarcaron que la principal misión del conjunto es “disputar la hegemonía”, “asegurar la libertad de expresión” y un “periodismo libre de condicionamientos”.

Consolidación y crecimiento

En provecho de este intercambio, la organización planteó un espacio para debatir y analizar la posibilidad de concretar un proyecto común. Bajo la pregunta ¿Armado de una red para hacer frente a la concentración?, los periodistas trabajamos en grupo y analizamos necesidades, oportunidades, objetivos y acciones necesarias. Así, y a la luz de la capacitación “De la necesidad al resultado. Cómo elaborar proyectos para financiar periodismo”, a cargo de María Alejandra Pavicich -coordinadora de Desarrollo Institucional de Memoria Abierta- surgió la idea de conformar una red nacional de medios autogestionados.
La red, cuyo nombre y personería jurídica aún no están definidos, plantea accionar en diversos ámbitos, a los fines de dar respuesta a las problemáticas y necesidades puestas en común por los medios cooperativos asistentes.
Entre los puntos más fuertes, se planteó la necesidad de incidir en el marco regulatorio de la pauta oficial, a los fines de promover una distribución equitativa, ya que en la actualidad su destino es “discrecional”.

Otra propuesta es la creación de un pool de compra para abaratar los costos de papel, los que han aumentado exponencialmente este año a causa de la crisis cambiaria y la inflación, y al mismo tiempo, para fortalecer el posicionamiento del colectivo frente a la desregulación de los precios de papel prensa, presentada al Congreso por el diputado Diego Bossio, con la intención derogar la ley de papel prensa y sus principales artículos.
También quedó demostrada la necesidad de recibir mayor capacitación, tanto en el área de gestión, cooperativismo y narrativa digital, para lo cual se han planteado algunas ideas, como por ejemplo, de solventar los costos de consultoría de manera conjunta.
Uno de los los proyectos más destacados -quizás el más factible de implementar en el corto plazo- es la idea de constituir una “agencia de noticias” o “cablera” para compartir información entre los miembros, lo que permitirá aumentar la calidad del contenido de cada medio en particular, generar información en conjunto y difundir temas de intereses comunes. En segunda instancia, el emprendimiento podría escalar y convertirse en una agencia de noticias abierta.
En cuanto al financiamiento, se planteó intercambiar información sobre líneas y fondos disponibles tanto en el país como en el exterior.

La Narrativa Transmedia

Durante el encuentro también se dio un lugar importante a la capacitación. Estuvo presente Tomás Pérez Vizzon, editor digital en Anfibia y profesor de Narrativas Transmedia, quien abordó “Cómo contar historias en redes sociales”.
“No hay grandes audiencias, los contenidos circulan en las comunidades y las comunidades están en redes”, dijo en la apertura, poniendo énfasis en que “todo medio de comunicación está obligado a pensar en estrategias para cada plataforma”.
Señaló que, como primera medida, el medio debe conocer cuál es su audiencia y debe analizar cada una en cada red social, para luego planificar “cómo se les va a hablar” a los miembros de cada plataforma. Las que se están usando en Argentina son Facebook, Instagram, Stories, WhatsApp, Snaptchat y YouTube.

En redes lo más importante es generar conversación, es ser visibles”, resumió, para luego bajar una serie tips para cada red social, sobre la base de las experiencias exitosas implementadas en Anfibia.
En otro momento del encuentro, el especialista también abordó la capacitación “De periodista a guionista”, en la que mostró que hoy un “editor” debe pensar la nota desde el inicio para ser “vendida” en redes sociales. “Si no tiene estrategia de redes, no se publica. Los títulos de antemano deben ser pensados para redes sociales”, enfatizó.
Luego, pasó a dar una serie de recomendaciones para contar historias en redes. “La tendencia es hacia el consumo de audiovisual, las historias pueden ser contadas en gifs, por WhatsApp, se debe hablar con el idioma de cada red social, las historias con testimonios (audios, subtitulados, grabados por Skype o WhatsApp) sirven mucho”, dijo, entre una innumerable cantidad de sugerencias.

En la voz de los periodistas
Para cerrar el encuentro, Comercio y Justicia consultó a algunos de los periodistas asistentes, con el objetivo de reflejar distintas voces que hablen en nombre de la representatividad federal.

“La propuesta nos pareció sumamente positiva. En momentos tan complejos -como los que vivimos- es esperanzador juntarnos con compañeros y compañeras que transitan experiencias similares y poder compartir miradas y saberes. Además, sentimos y comprendimos el potencial que hay en la posibilidad de juntarnos y poder avanzar en una red de medios cooperativos. Nos dimos cuenta de que no estamos solos, de que somos muchos y podemos armar un bloque sea beneficioso para la democracia argentina, para nuestras provincias y localidades”, dijo Mariano Carreras, presidente de la Cooperativa de Trabajo El Correo de Firmat Ltda, que edita un diario semanal en papel y digital, en la ciudad del mismo nombre, en la provincia de Santa Fe.

“Para Tiempo fue muy importante encontrarnos con gente de otros medios que atraviesa los mismos problemas que nosotros y que tiene una perspectiva común sobre lo que tiene que hacer el periodismo. Entendemos el periodismo como un compromiso ético con ciertos valores democráticos, con una lógica que no está guiada por intereses; en los trabajadores y en la autogestión está puesta una búsqueda especial, eso nos une, pero a la vez estábamos dispersos, entonces la idea de juntarnos es para compartir experiencias y trabajos en concreto es un paso adelante.

Lo más valioso son las ideas concretas que han surgido que nos posibilitan posicionarnos como sector; lo que hacemos tiene más potencia cuando nos unimos de alguna manera, debemos seguir creciendo en esa definición y esa búsqueda que cada uno está haciendo en su localidad.
Necesitamos dar una mirada más federal a todo esto y expandir los valores y esta forma de entender el periodismo más allá de los lugares que cada uno tiene”, dijo Javier Borelli, unos de los ideólogos de la iniciativa, junto a otros socios de Tiempo Argentino.

“Para el Diario de Villa María fue muy importante estar juntos, fue muy nutritivo y positivo el hecho de que se abra un nuevo camino para tratar llevar nuestras voces, necesidades y logros a la sociedad. Es bueno que ese camino corra en paralelo con otros que han transitado con sus aciertos y errores en los últimos años, porque ayudan a defenderse de la situación general que sufren los medios chicos y medianos. Es muy auspicioso este comienzo y los más importante no es solo comenzar sino darle continuidad, vamos a ver como en una geografía tan inmensa como la nuestra, que esta semilla germine y dé frutos”, dijo Sergio Vaudagnotto.

“Para nosotras el encuentro fue muy fructífero. Formamos parte de una cooperativa muy nueva y recién estamos conociendo el resto de los medios y lo que significa ser cooperativistas.
Del encuentro nos trajimos muchas herramientas e ideas para implementar con nuestro equipo, siendo que, hoy por hoy, nuestra mayor preocupación es conseguir ingresos para así poder lograr retiros para los asociados.

A pesar de que no contamos con una edición impresa, fue muy importante e interesante conocer la realidad de quienes sí la tienen y sobre todo estar al tanto de su mayor problema: la compra de papel. Como medio digital nos sirvió especialmente la capacitación en redes y conocer y empezar a aplicar el concepto de contenido transmedia, como herramientas para potenciar nuestras plataformas. Por último, creemos que acertado proponernos entre todos el armado de una red.

Cuanto más unidos estemos, más fuertemente podremos enfrentar los problemas y al mismo tiempo potenciar nuestro trabajo y nuestras producciones”, dijo Estefanía Vero, en nombre de la Cooperativa Pulso Noticias, de La Plata, Buenos Aires.

“Nos parece que la convocatoria en este contexto de crisis e incertidumbre para la clase trabajadora, el sector cooperativo y puntualmente los medios de comunicación, es acertada, entendiéndola como búsqueda de integración para fortalecernos y romper con la agenda hegemónica. En nuestro caso, tenemos 16 años de historia.

Hemos surgido de una crisis y estamos atravesando otra que nos está golpeando. Para quienes editamos diarios gráficos, la urgencia hoy es resistir este intento de desregular el precio de nuestro principal insumo, que es papel prensa. A futuro, nos parece esencial fortalecer esta red que empezó a tomar forma esta semana a partir de la convocatoria de Tiempo, convencidos de que, sin unidad, en este contexto de crisis y con un avance sin límites de los medios hegemónicos, será aún más difícil lograr una comunicación autogestionada que rompa con el mensaje único, que defienda a la información y la libertad de expresión como derecho humano fundamental”, aseguró, Marisa Nera, presidente de la Cooperativa La Prensa, de Resistencia, Chaco, que edita e imprime el El Diario de la Región.

“El encuentro fue oportuno y positivo por el contexto de crisis económica en general, de cómo nuestros proyectos autogestivos se están planteando las mismas preguntas y de cómo podemos responderlas de manera conjunta.
Las capacitaciones fueron oportunidades y dirigidas a los nuevos desafíos de las comunicación de hoy, pensando en las redes sociales como en las narrativas digitales y en la presentación de proyectos.

Creo que el congreso no sólo apuntó a tratar problemas urgentes y cotidianos sino a la proyección futura de los emprendimientos autogestivos, que somos los que más creativos nos ponemos a la hora de que todo tira para abajo.
Debemos seguir en la línea de apostar en dar pasos firmes y luego compartir experiencias y saberes para sortear lo urgente y poder mostrar a los estudiantes y a otros colegas que el periodismo autogestivo es una salida laboral, social y genuina frente a las mafias de la especulación, frente a los grandes monopolio que quiere concentrar más el poder”, señaló Franco Ciancaglini de la cooperativa “Lavaca”, que cuenta con un agencia de noticias de libre circulación, la revista Mu, talleres, entre otros.

 

Artículos destacados