Home  >   Economía   >   “Los problemas reales de la economía no son económicos”

“Los problemas reales de la economía no son económicos”

CLAUDIO PIZZI. “Los cambios no vienen de la mano de los números sino de la forma de pensar y de hacer”.

Compara al país con una organización, en la cual todas las figuras podrán infringir daño pero también tienen capacidad de creación de riqueza y bienestar.

Inflación, dólar blue, deuda externa, obstáculo en las importaciones aparecen a diario como las posibles causantes de la crisis económica que transita Argentina. Cada economista tiene una solución diferente y ésta se encuentra ligada a su línea de pensamiento. Para conocer más sobre las razones de las dificultades económicas-financieras que sufre el país, Factor dialogó con Claudio M. Pizzi, licenciado en Administración de Empresas con especialización en Marketing (UBA) y máster en Dirección Estratégica (Universidad de Barcelona), quien señaló: “Durante buena parte de las décadas pasadas los argentinos hemos creído que el ministro de Economía era la persona más importante de un gobierno, incluso superando al propio presidente. Lejos estoy de restarle trascendencia a la ciencia económica de la cual formo parte, muy por el contrario. Un ministro de Economía es (a un país), aproximadamente, lo que suele ser un gerente financiero a una empresa; toma decisiones que pueden perjudicar o mejorar la vida organizacional” y resaltó: “Demás está decir que malas decisiones de financiamiento o manejo del capital de trabajo pueden enviar a una empresa al concurso o a la quiebra y de igual modo ocurre con la economía de un país.” A la consulta de cuán importante son las figuras en una organización o quienes lideran un país,

Pizzi respondió: “Las figuras tienen un peso importante y capacidad de daño extrema, pero no son las únicas que pueden generar beneficios o empeorar las cosas. También lo puede hacer el gerente de Recursos Humanos, el de Ventas, el Ministro del Interior o el portero del edificio, si este último trata en malos términos al principal cliente de la compañía” y sentenció: “En un país, como en una organización, todos tenemoscapacidad de daño y a su vez, todos poseemos capacidad de creación de riqueza y bienestar”.

La confusión
Pizzi afirma que se suele poner mucho esfuerzo en trabajar sobre los efectos, explicándolos e incluso hablando sobre medidas para resolverlos. También advierte que los problemas de Argentina no tienen que ver con la inflación ni el dólar blue ni la balanza comercial ni la deuda externa ni la traba a las importaciones; éstos son efectos, no son los factores causales. Hace hincapié en que toda medida que trabaje sobre estos temas son paliativas, es decir, “torniquetes que paran el sangrado pero no resuelven el problema de fondo”, y remarca que le cuesta encontrar ejemplos de sociedades sanas, fuertes, educadas y éticas con economías pobres o débiles. Afirma: “Me cuesta correlacionar estos dos aspectos y no estoy hablando de situaciones coyunturales que toda nación debe atravesar en un mundo cada vez más dinámico y globalizado”.

Algunos datos
Al solo efecto de revisar unos pocos y simples datos, Pizzi resalta:“Sin pretender demasiadas precisiones y tomando dos puntas, los años 1983-1984 y 2013-2014, es decir tres décadas de gestión de la democracia, podemos decir que el PIB se situaba en 87 billones de dólares mientras el actual es de 475 billones de dólares. La deuda externa era de 45 billones de dólares, hoy es de 138 billones de dólares; el precio de la soja oscilaba entre 200 y 245 dólares por tonelada, hoy entre 480 y 530, aumentando 120%. Aquí no importa el color político-ideológico sino una profunda mirada a la gestión endemocracia”

Pizzi señala que los números cambiaron pero los cambios estructuralesno llegaron. Dice que a esto se le puede sumar algunas cuestiones sumamente complejas como ser el gasto público desmesurado y la recaudación tributaria, la cual se establece sobre parámetros antinaturales como, por ejemplo, las tasas del impuesto a las Ganancias al trabajo, la ganancia mínima presunta, el pago sobre Ingresos Brutos (ingresos sin deducciones de gastos), el impuesto al cheque (tributar por mover dinero en una cuenta bancaria) etcétera. Es decir: “Incluso utilizando la matriz tributaria y apalancándonos en ella para adelantar fondos al Estado, a la Argentina no le alcanza”.

El problema profundo
Afirma Pizzi que a Argentina le hacen falta un plan estratégico integral, liderazgos comprometidos con el bien común, capaces derespetar las cuestiones de Estado por encima de las ideologías y los oportunismos. Honorabilidad y ética en el ejercicio de la función pública. Justicia independiente y sentencias firmes. Racionalidad en las decisiones económico–financieras. Compromiso colectivo a la hora de asumir las responsabilidades ciudadanas y una visión que nos permita compartir el futuro. A la pregunta de cuál es el verdaderoproblema que afronta el país, Pizzi resaltó: “Los problemas de Argentina no obedecen a la falta de recursos. Cuando nos demos cuenta de ello, la situación posterior a enfrentar será pasar del estado de nación adolescente a la aceptación de nuestro destino.

Es decir, somos un país con enormes recursos para convertirnos en un país desarrollado e influyente en el mundo, pero debemos aceptar que el paso a dicha condición significa ser absolutamente responsables tanto en las obligaciones que debemos asumir para llegar hasta allí, como en los derechos y los beneficios que vendrán si logramos tal condición”. Finalmente sentenció: “Los cambios no vienen de la mano de los números sino de nuestras formas de pensar, de sentir y de hacer”.

Artículos destacados

  • Extinción del vínculo por jubilación: ¿se debe pagar indemnización? 19 noviembre, 2015 La Comisión de Estudio Laboral y de la Seguridad...
  • Ingresos Brutos: regímenes de retención, percepción y recaudación 6 febrero, 2015 En la provincia de Córdoba, con relación al impuesto...
  • La persona jurídica en el Código Civil y Comercial 20 octubre, 2014 A partir del artículo 141 de la nueva compilación...
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *