Prorrogaron preventiva de Blaksley, incriminado por defraudación masiva

Enrique Blaksley, quien mediante su financiera, Hope Funds, supuestamente ofreció a inversores retornos de más de 10% y los estafó, seguirá preso un año más: la Justicia se negó a excarcelarlo y prorrogó su prisión preventiva. La pesquisa -a cargo de la fiscal Alejandra Mangano y de la jueza María Servini- comenzó en 2016 y está detenido desde 2018.
Las maniobras que se le enrostran, por más de 1.500 millones de pesos, las llevó a cabo con Hope Funds y otras firmas subsidiarias, ayudado por sus conexiones en relaciones públicas, que incluyó eventos internacionales con figuras de la talla del tenista Roger Federer.
En medio de la pandemia del coronavirus, Blaksley intentó salir del penal de Ezeiza. Su defensa reclamó ante el Tribunal Oral Federal Número 4, integrado por el juez Néstor Costabel, que se le conceda la libertad ambulatoria por riesgo de contagio.
El magistrado no sólo rechazó cesar o morigerar su encarcelamiento cautelar, sino que la extendió un año más.
Primero, a Blaksley lo acusaron por lavado de dinero, una imputación a cargo del Fisco y de la Procelac. Luego, sus propios inversores – pequeños y medianos- lo incriminaron por estafa, con presentaciones hechas por los abogados Gonzalo Romero Victorica, Ezequiel Altinier, Hernán Vega y Víctor Varone. Ambas causas fueron concentradas por la jueza Servini.
En mayo de 2019, a casi tres años del comienzo de la causa, la fiscal Mangano pidió que Blaksley vaya enviado a juicio. Los delitos que le imputan son asociación ilícita, estafa, insolvencia fraudulenta, intermediación financiera no autorizada y lavado de activos de origen ilícito, que alcanzan a otras 16 personas de su círculo.