Home  >   Justicia   >   En los últimos cinco años se duplicó la cantidad de juicios por jurados

En los últimos cinco años se duplicó la cantidad de juicios por jurados

La tendencia va en ascenso acompañada por el crecimiento de las causas por femicidios y violencia doméstica. El TSJ puso en marcha un protocolo para mejorar el sistema. Entre otros puntos, se estipuló que para evitar su influencia los jueces técnicos no participen en la deliberación que realizan los jueces legos

Por Silvina Bazterrechea – sbazterrechea@comercioyjusticia.info

La cantidad de juicios por jurados populares viene creciendo sostenidamente desde su puesta en vigencia en la provincia de Córdoba allá por el año 2005. Tanto es así que en los últimos cinco años se duplicó la cantidad de  juicios de este tipo realizados en los tribunales cordobeses: en 2012 se registraron 41 audiencias, en 2016  el número ascendió a 69 y se espera que durante este año los debates ronden entre 80 y 90.
Según la información de la Oficina de la Jurados del Poder Judicial, desde la entrada en vigencia de la ley 9182   hasta fines del año 2016 se ha desarrollado en la provincia un total de  458 juicios, con la intervención de aproximadamente 5.112 ciudadanos.
La tendencia de crecimiento continuará en alza, según estimó ante Comercio y Justicia el secretario de la Oficina de Jurados, Gonzalo Martín Romero,  quien explicó que los femicidios y las causas vinculadas con violencia de género han venido a engrosar las estadísticas.
“En alguna época, en algunas jurisdicciones del interior teníamos un juicio al año por violencia de género y ahora  tenemos  uno por mes”, indicó.
En este contexto, el Poder Judicial ha tenido que adoptar medidas conducentes a mejorar el desarrollo de los juicios por jurados. El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) acaba de aprobar un procolo de actuación que incluye diversos aspectos relativos – por ejemplo- a la regularidad de las audiencias, el buen trato a los jurados, el plazo razonable que debe transcurrir para citar los ciudadanos antes del inicio del juicio oral, etcétera.

Entre los aspectos centrales de este documento -al que accedió este medio- se detalla el modo como los jurados deben deliberar una vez clausurado el juicio oral. El protocolo establece que los ciudadanos deben hacer el análisis del caso “en soledad”. Esto implica que los jueces técnicos sólo podrán ingresar a la sala una vez concluida la deliberación de los jurados. La intención es evitar que los magistrados influencien el resultado del debate oral.
Cabe destacar  que Córdoba -a diferencia de otras provincias- tiene un sistema mixto de jurados populares: éstos sólo pueden decidir las cuestiones relativas a la existencia del hecho delictuoso.
Romero precisó que muchas ciudadanos que participaron en calidad de jueces legos, en las encuestas de satisfacción realizadas por la Oficina de Jurados relataron que su intervención en el juicio “ fue sólo formal”.

Pocos candidatos
El aumento en la cantidad de juicios por jurados obliga al Poder Judicial a ampliar su base de ciudadanos pasibles de convertirse en jurados. Precisamente, el principal inconveniente que atraviesa hoy el sistema es conseguir que los ciudadanos que reciben la carta en su domicilio luego respondan la declaración jurada.
En 2016, de 7.590 vecinos que resultaron sorteados, sólo contestó 39% -2.537 personas- y luego del correspondiente análisis y depuración, sólo resultaron aptas para ser incluidas en el padrón de jurados populares 1.499  vecinos.
“Nos encontramos con gente que ha participado de tres o cuatro juicios y la verdad que no es esa la idea de este sistema”, remarcó el secretario de la Oficina de Jurados.
Para modificar esta situación, la intención del Poder Judicial es modificar la fecha del sorteo anual para que se realice apenas finalizado el receso invernal del mes de julio  y no a fin de año, como ocurre en la actualidad.
También se pretende ampliar la difusión del acto del sorteo anual.

Protocolo de actuación

Los ciudadanos que asuman como jurados no pueden ser citados con una anticipación mayor de 30 días de fijado el comienzo del debate oral. Las audiencias deben ser regulares y se debe garantizar puntualidad.

Una vez cerrado el debate, los jurados deben deliberar a solas y los jueces técnicos podrán ingresar a la sala una vez que haya concluido la deliberación.

Se designará un presidente del jurado para facilitar la comunicación entre la Oficina de Jurados y las cámaras del Crimen. Se debe garantizar el buen trato a los jurados.

$76mil Es el monto que costó cada juicio por jurados realizado durante 2014.
Para este año,  el Poder Judicial prevé en su presupuesto anual $4.500.000