Por el virus, el Banco Central Europeo avizora una crisis como la de 2008 si no hay acciones “urgentes y coordinadas”

Junto con el FMI solicitó a los gobiernos de los países más afectados que adopten medidas fiscales y sanitarias para hacer frente a las “perspectivas económicas sumamente inciertas a corto plazo”

La presidente del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, advirtió ayer que las economías del continente enfrentarán un impacto “similar a la crisis financiera de 2008” si no se adoptan medidas “urgentes y coordinadas” ante la pandemia del coronavirus.
El llamado fue refrendado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) que pidió al gobierno de España -uno de los países más afectados por el virus en la Unión Europea (UE)- que adopte medidas fiscales y sanitarias para hacer frente a unas “perspectivas económicas sumamente inciertas a corto plazo”.
El temor por un estancamiento económico también llegó a Reino Unido donde el Banco de Inglaterra redujo de 0,75% a 0,25% la tasa de interés de referencia como medida de emergencia para paliar los efectos del coronavirus.
“Europa se arriesga a un choque económico similar a la crisis financiera de 2008, a menos que los líderes actúen con urgencia sobre el coronavirus”, aseguró Christine Lagarde a dirigentes políticos de la UE en una teleconferencia en la que anunció la toma de “medidas urgentes” de la entidad que preside.
“Sin una acción coordinada, Europa verá un escenario que a muchos nos recordará la gran crisis financiera de 2008”, insistió Lagarde, y agregó que, con “respuestas correctas” a la epidemia, “el shock probablemente sea temporal”.
Según una fuente cercana al BCE citada por la agencia Bloomberg, Lagarde aseguró que la entidad “está examinando todas sus herramientas”, particularmente aquellas que proporcionan financiación barata y liquidez.
Estas herramientas “sólo pueden funcionar si los gobiernos las respaldan”, dijo, y solicitó que los bancos “sigan otorgando préstamos a las empresas de las zonas afectadas”.
En respuesta, además de bajar la tasa de interés, el BCE decidió anunciar un paquete de medidas para ayudar a las empresas y consumidores del Reino Unido a superar los trastornos económicos que probablemente se asocien con los efectos recesivos del virus en la economía.
“La reducción de la tasa bancaria ayudará a respaldar la confianza de las empresas y los consumidores en un momento difícil, para impulsar los flujos de efectivo de las empresas y los hogares y para reducir el costo y mejorar la disponibilidad de financiación”, subrayó el banco que dirige Mark Carney en un comunicado.
El objetivo, sostuvo el BCE, es evitar que una interrupción temporal de la actividad económica cause un daño más duradero que, por lo pronto, llevó en la jornada de ayer a la libra a devaluarse 0,68% frente al dólar hasta 1.2830 después del anuncio.
“Se espera ahora que las perturbaciones temporales ocasionadas por el brote global de coronavirus a las cadenas de suministro, el comercio, el turismo y el consumo interno ralenticen aún más el crecimiento económico en 2020”, aseguró el organismo presidido por Kristalina Georgieva.
“La magnitud de la ralentización dependerá del alcance y la duración del brote, que son sumamente inciertos en este momento”, aseguró por su parte el FMI.

En Argentina
En tanto, en Argentina, el índice S&P Merval bajó ayer 4,3%, arrastrado por los principales mercados del mundo que alcanzaron rojos de hasta casi 6%, mientras el riesgo país avanzó 6% hasta los 2.971 puntos básicos producto de la mala performance de los bonos en dólares.
Los mercados mundiales, a su vez, no encuentran piso y bajan fuertemente luego de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara como una pandemia al Covid-19 y los inversores continúan manejándose con un alto grado incertidumbre en relación a qué tan grave y extenso será el impacto económico mundial de esta enfermedad.
En el lo que respecta al mercado de divisas, el dólar cerró en un promedio de $64,74 para la venta al público, con un avance marginal de dos centavos, en tanto en el segmento mayorista la divisa avanzó ocho centavos y finalizó en $62,67. Por su parte, el dólar con el recargo de 30% -contemplado en el impuesto País- culminó la rueda en un valor final de $83,20.