Home  >   Economía   >   Para las constructoras cordobesas, cuatro mil empleos están “en riesgo”

Para las constructoras cordobesas, cuatro mil empleos están “en riesgo”

Dialogan alternativas con el Gobierno provincial para continuar con obras de infraestructura que están atadas al financiamiento externo. Ya perdieron 4.000 puestos de trabajo en relación con el récord del año pasado y advierten de que podrían perder otro tanto por la recesión

Por Javier De Pascuale – jdepascuale@comercioyjusticia.info

Las empresas constructoras cordobesas ven el futuro próximo “con preocupación”, después de perder más de 4.000 puestos de trabajo en los últimos meses respecto del nivel récord alcanzado a inicios del año pasado. Y advierten de que, de no resolverse el parate en las grandes obras públicas que se ejecutan en Córdoba (que semana a semana van concluyendo), hay otros 4.000 puestos de trabajo en riesgo en el sector de las firmas radicadas en la provincia.
Así lo precisó Marcos Barenbaum, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Delegación Córdoba, en diálogo con Comercio y Justicia.

-Hubo un retroceso en más de diez puntos de los índices de la construcción en el ámbito nacional. ¿Sorprende ese informe de Indec de la semana pasada?
-Los indicadores han venido teniendo fuertes caídas en los últimos meses, lógicamente junto al resto de indicadores de actividad económica nacional. No es nuevo por lo menos para nosotros; lo venimos sufriendo desde el año pasado.

-El alza del índice UVA y el incremento de la inflación atado al alza del dólar ha golpeado sin dudas en el sector.
-La construcción trabaja con muchos insumos que están atados al dólar. Y esto ha llevado los precios de la construcción y en definitiva de la vivienda a precios inaccesibles para muchas familias. Con lo cual los créditos valuados en UVA que llegaron a ser la vedette del mercado en los años 2016 ó 2017, prácticamente desaparecieron de las alternativas crediticias hoy por hoy.

-Desapareció el crédito…
-Por supuesto, esto ha frustrado las posibilidades de muchas familias de acceder a un crédito que sea amortizable sin pasar angustias. Incluso hoy es noticia que muchas familias que tienen crédito vigente en UVA enfrentan dificultades para pagar las cuotas. Por supuesto, esto ha impactado fuerte en el sector y esperamos desde las constructoras que se estabilice en los próximos meses, que las variables macroeconómicas vuelvan a la normalidad para poder retomar esa herramienta que nos parece buena, es positiva para el mercado.

-Y la obra pública se acaba…
-Por supuesto que hay preocupación en las constructoras por la inminente finalización de grandes obras públicas en Córdoba, incluso lo hemos manifestado públicamente hace pocos días. La obra pública no es gasto, es inversión. Y se viene invirtiendo mucho en obras de gran envergadura que efectivamente están finalizando y no se renuevan. Obviamente la reposición de esos proyectos no es tan simple, hay algunas expectativas con proyectos de saneamiento, de agua potable que la Provincia ha informado que está consiguiendo algunos créditos del BID que se aplicarían a esto. Hay expectativa pero sin dudas que hacia adelante el futuro se ve con preocupación.

-¿Cómo afecta eso los puestos de trabajo?
-Ha habido caída de puestos de trabajo. Mire, el año pasado el sector construcción en Córdoba empleaba a cerca de 36 mil personas, registradas. Eso era casi un récord y hoy estamos cerca de las 32 mil personas. La caída fue de unos 4 mil puestos de trabajo y de acuerdo a los análisis que tenemos, estarían en riesgo otros 4 mil empleos en el caso de que la disminución en obra pública no encuentre nuevos proyectos que puedan ir reponiendo trabajo.

-¿Impacta más a las constructoras más chicas que a las grandes?
-No tengo la sensación de que se esté modificando el mapa interno de la actividad. Ésta es una situación difícil que es transversal a todas las cabañas del sector. Por ahí las subcontratistas son más flexibles ante la crisis, con más posibilidad de adaptación, con costos de funcionamiento muy bajos con lo cual es muy posible que tengan más posibilidades de sobrevivir a la crisis.
Las empresas más grandes tienen costos más importantes, estructuras más pesadas que cuando no hay obras cuesta mucho mantenerlas. Creo que esto le está pegando a todos y cada uno tiene distintas estrategias para sobrellevarlo pero nos pega a todos.