Home  >   Economía   >   Empleo registrado del sector privado cayó 2,6% en Córdoba

Empleo registrado del sector privado cayó 2,6% en Córdoba

En abril, según la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) del Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación. La contracción fue superior al promedio de todas las jurisdicciones del interior (-1,7%)

El empleo registrado del sector privado cayó en abril 2,6% en el Gran Córdoba, comparado con igual mes de 2018, y 0,6% respecto de marzo pasado, según la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) que difundió ayer el Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación.
El desempeño provincial fue igual al promedio registrado en todo el país (total de los aglomerados), aunque bastante superior al comportamiento del interior, es decir, a todas las provincias excluido el Gran Buenos Aires, (GBA) que mostró una baja interanual de 1,7% y de 0,5% intermensual.
Por su parte, el GBA evidenció una caída en el nivel de empleo formal del sector privado de 2,9% interanual y 0,4% mensual. Sin embargo, no fue la jurisdicción que más traccionó en la contracción registrada en abril. En esos lugares se ubicaron el Gran Resistencia, con una baja interanual de 4,9%; el Gran Jujuy (-3,3%); Gran Paraná (-3%) y Gran Rosario (-2,9%).
Sólo se relevaron incrementos interanuales en el nivel de empleo formal del sector prvado en el Gran Mar del Plata, (+1,4% ), explicada esencialmente por el rubro pesca. El resto de los aglomerados presentó variaciones interanuales negativas
El informe -que refleja el comportamiento del empleo registrado en empresas de 10 empleados o más en los principales aglomerados urbanos del país- precisó, además, que hubo bajas en todos los estratos de tamaño de empresas y casi en la totalidad de los rubros analizados.
De esta forma, las empresas de entre 10 y 49 empleados presentaron un descenso interanual de 2,6% en el nivel de empleo; las de entre 50 y 199, de 2,3%, y las de 200 o más, de 2,9%.
Asimismo, el reporte indicó que todas las ramas de la actividad económica presentaron variaciones interanuales negativas con excepción de servicios comunales, sociales y personales (0,2%), rubro considerado de carácter estacional relacionado con el empleo docente. Así, construcción mostró una contracción de 7,5%; industria manufacturera de 4,5%, comercio, restaurantes y hoteles de 4%; transporte, almacenaje y comunicaciones de 2,2%, y servicios financieros y a las empresas de 1,2%.
Por otra parte, la cartera que conduce Dante Sica divulgó los datos de marzo pasado del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), que confirmó la pérdida de 268.300 puestos de trabajo respecto a igual mes de 2018 -sumando sector privado y administración pública-, lo que representó una caída de 2,2% interanual.

En el sector privado en marzo hubo 207.700 empleos menos, una baja interanual de 2,4%.
Funcionarios de la cartera de Producción y Trabajo dijeron que la Encuesta de Indicadores Laborales es esencialmente urbana y no contiene datos de la región patagónica, por lo que no refleja la mejora que registra en materia de empleo el fenómeno de Vaca Muerta, en Neuquén.
Sí lo hace, en cambio, el Sistema Integrado Previsional Argentino, que mostró en marzo un crecimiento de los asalariados registrados de 5% interanual en Neuquén, gracias a la creación de alrededor de 6.000 nuevos empleos esencialmente en el sector de minas y canteras, que incluye a los trabajadores del sector petrolero.
Otra provincia favorecida por la explotación petrolera fue Santa Cruz, donde la cantidad de asalariados privados subió 0,9% interanual.
Así, de los 24 distritos, sólo dos cerraron marzo con resultados positivos, mientras que en el resto hubo bajas en las que se destacan Tierra del Fuego (-11%), Catamarca (-7,6%), Chaco (6,6%) y Formosa (6,4%).

Expectativas a corto plazo
En rueda de prensa encabezada por el Subsecretario de Desarrollo y Planificación, Bernardo Díaz de Astarloa, y la directora de Análisis y Estadística, Belén Rubio, las autoridades dijeron que la mejora del mercado laboral en el corto plazo dependerá de “qué pasé con la actividad económica”.
Las expectativas de las empresas en materia de empleo mostraron en abril que 88% de los consultados no prevé cambios en su dotación de personal, con una mejora de cuatro puntos porcentual respecto al mes previo; mientras que 5,5% confía en aumentar su dotación en los próximos tres meses y 6,5% proyecta una disminución.

El salario aumentó 4%
El Índice de Salarios aumentó 4% en marzo y acumuló un incremento de 37,2% en los últimos 12 meses, en medio de la caída de la actividad económica y el empleo formal, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).
El indicador se ubicó así por debajo de la inflación mensual, 4,7%, y anual, cuando la variación del costo de vida llegó a 54,7%, detalló el Indec.
Durante marzo, los salarios del personal registrado en el sector privado aumentaron 3,6% en promedio, los del sector público 5,5% y los de los trabajadores no registrados sólo 2,7%.
Estas variaciones en los niveles de remuneración ocurrieron en el marco de una caída de 5,7% en el Estimador Mensual de la Actividad Económica al término del primer trimestre.
En el primer trimestre del año, y con una inflación acumulada de 11,8% los salarios del sector privado aumentaron 10,2%, los de los empleados públicos 11% y los trabajadores “en negro” 8,1%.

Salario vs. inflación
La consultora Ecolatina estimó que en 2020 comenzará a revertirse la caída de 12% que tuvo el salario real en 2018, y la que registra en parte de este año, a partir de una menor inflación y el reajuste de los sueldos formales por las negociaciones paritarias.
Durante 2018 “el salario real formal arrojó una caída cercana a 12% entre puntas; al comienzo de 2019 la situación no mejoró: si bien se activaron diversas cláusulas gatillo y de recomposición, los salarios registrados siguieron creciendo por debajo de la inflación en el primer cuatrimestre del año”, informó Ecolatina.
“Sin embargo, este rojo podría atenuarse en los próximos meses” debido a la estabilidad del dólar y a que “la inflación cedería sensiblemente en los próximos meses” para pasar de un “promedio de casi 4% mensual en el primer cuatrimestre, a la zona de 2,5% en el período mayo-diciembre”.
“En este marco, el deterioro del salario real formal se apaciguaría” al tiempo que “se sentarían las bases para que la tendencia negativa comenzara a revertirse en 2020”, destacó la consultora.
En el mismo sentido se pronunció el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf). En su último informe destacó la posibilidad de que este año el salario supere levemente la inflación.
Según indicó, partiendo de un salario nominal de diciembre de 2018 se observa que “hay senderos de paritarias por encima de la inflación en los primeros meses del año 2019, producto de las cláusulas gatillo y de revisión para recomponer el salario por la mayor inflación de 2018”.

En febrero y marzo pasado, “dicha recomposición se vio parcialmente comprometida por el rebrote inflacionario” (tasas de 3,8% y 4,7% para febrero y marzo, respectivamente). “Con el dato de abril, menor al de marzo, y con una expectativa de inflación decreciente para 2019, se comenzaron a firmar pautas salariales entre 28% y 30%. Todas las paritarias incluyen cláusulas de revisión automático. Las múltiples cláusulas están pactadas para los últimos meses de 2019 y otras más cercanas a las fechas de nuevas negociaciones en 2020”, se dijo y agregó: “Suponiendo que las cláusulas automáticas de actualización darán mes a mes una recomposición salarial igual a la inflación”, los acuerdos salariales “cerrarían el período recuperando poder de compra real respecto a diciembre de 2018”.