“El vademécum del arte argentino”

Así definió Tomás Ezequiel Bondone la muestra Miradas sobre el coleccionismo, que se exhibe en el Espacio de Arte Córdoba de la Fundación Osde y reúne piezas de artistas argentinos del Siglo XX, tales como Carlos Alonso, Antonio Berni, Norah Borges, Raquel Forner, Víctor Cúnsolo, Nicolás García Uriburu y Antonio Seguí, entre otros

“El vademécum del arte argentino”. Así definió la muestra Miradas sobre Coleccionismo su curador, Tomás Ezequiel Bondone. La muestra se presentó el pasado día 9 en el Espacio de Arte de Fundación Osde, ubicado en Rafael Núñez 4252 en el Cerro de las Rosas.
La colección, perteneciente a Susana y José Maranzana, reúne piezas claves del arte argentino del siglo XX, con baluartes de la talla de Carlos Alonso, con su obra Adriana (1959); Norah Borges, con La Serenata (1962) y Antonio Berni, con Changuita (1959). También se destaca la presencia de Raquel Forner, Marcelo Bonevardi, Luis Felipe Noé, Jorge de la Vega y Antonio Seguí, entre otros, y hasta los principales exponentes del informalismo de 1960, como Luis Wells, Alberto Greco y Kenneth Kemble, entre otros.

Promos Naranja

“Con esta colección se puede armar un libro del arte argentino porque reúne piezas claves del siglo 20, incluyendo además una vertiente geométrica abstracta de gran valor”, dijo Bondone a Comercio y Justicia.
Son obras de “calidad de museo”, aseguró, con fuerte injerencia en la primera mitad del siglo XX y con supremacía en los formatos tradicionales, resueltos con técnicas al óleo, en su mayoría. “No hay exponentes del arte conceptual ni de la fotografía”, aclaró.
El conjunto de obras interpela de dos maneras, por un lado se desarrolla naturalmente con la intención de evocar una narrativa al uso del arte moderno y contemporáneo argentino, según su curador, y por otro lado, “el recorte operador del conjunto mayor procura una lectura que traspasa la mera contemplación e introduce a territorios inexplorados”.
“Es una muestra que ensaya una lectura posible sobre un sustancioso acervo de pinturas y esculturas, con la intención de visibilizar actitudes y particularidades, abriendo el juego para futuras y nuevas miradas que enriquezcan las lecturas sobre las artes visuales en Argentina”, resumió Bondone.

Sobre la colección Maranzana, el coleccionismo y el circuito del arte

La colección en manos de la familia Maranzana fue reunida a lo largo de 15 años. Es de destacar que por la calidad de las obras, sus propietarios han sido “muy bien asesorados a la hora de la adquisición”, según relató Tomás Ezequiel Bondone.
Las buenas decisiones de compra dependen también de la mayor participación de los coleccionistas en los museos y en las exposiciones, y de una mayor receptividad hacia los distintos actores del circuito del arte como curadores, críticos, salas de exposición, medios especializados, publicaciones, otros coleccionistas, entre otros.
“Es importante conocer cómo los coleccionistas llegan a las obras, a través de remates, subastas, galerías de arte, más allá de la obra en sí misma es interesante ver el dinamismo del circuito de arte, las figuras de los marchands, de los galeristas, de los art dealers, es decir, los referentes en el mercado de arte que no tienen espacios físicos pero que son actores intermediarios”, comentó.
“Hay múltiples factores de interés a la hora de analizar una colección a partir de su exhibición”, subrayó Bondone, al tiempo que destacó que se trata de la primera vez que la colección Maranzana sale de su espacio íntimo para mostrarse.
Lo atribuyó en parte a las características del Espacio de Arte de Osde, diferente a un museo público o a una sala de exhibición tradicional, y gestionado por una empresa, que a lo largo de todas sus filiales en argentina, colabora con la difusión del arte como parte de su responsabilidad social. “Algunos formatos de exhibición de la Colección Maranzana eran acorde a las características de un espacio como el de Osde”, apuntó.

El profesor de dibujo y pintura, especialista en museología y Magíster en Administración, legislación y conservación del patrimonio cultural material, se destaca por ser un gran impulsor del coleccionismo de artes visuales. Su labor comenzó en el año 2011 cuando estuvo a cargo de la gestión del Museo Palacio Ferreyra,  con el desarrollo de programas que tienen como objetivo dar a conocer las colecciones con acceso restringido y bajo la premisa de entender al coleccionismo de artes visuales como un eslabón fundamental dentro del sistema del arte. Por estos días, emprende la misma labor en otros espacios como en el caso de la Fundación Osde.

Desde ese lugar, el especialista considera que desde hace diez años a la fecha, hay una mayor apertura por parte de los coleccionistas a mostrar sus obras, tanto desde el ámbito privado como estatal y de organizaciones como  gremios , entes oficiales y áreas con acervos patrimoniales. También destaca una mayor divulgación en manos de ferias de arte, como Mercado Arte Córdoba, lo que estimula y genera entusiasmo en el circuito del arte. 

Como contraparte, también asegura que aumenta la demanda del público en  artes visuales, gracias también a mejores estrategias implementadas por los museos, tal es el caso de “La Noche de los Museos”, que da cuenta también, de una mayor inversión en recursos para captar otras audiencias. Otra lectura al respecto, es la apuesta del estado por visibilizar el arte local, hecho que en Córdoba se ha demostrado con creces. 

“El Estado provincial ha generado grandes estructuras de exhibición del arte, por ejemplo con la ampliación del Museo Caraffa, con la apertura del Palacio Ferreyra y del Palacio Dionisi, incluso ahora la Municipalidad de Córdoba que habilitará en la Plaza España un lugar de exhibición”, graficó al tiempo que hizo mención a que las acciones son parte de una tendencia global, sobre la que aún resta profesionalizar algunas cuestiones.

“Es necesario que las políticas públicas de promoción del arte no estén sujetas a vaivenes partidarios, sino más bien, que sean políticas de estado, que tengan continuidad”, ultimó.

Ficha técnica

La colección, con más de 40 obras de reconocidos pintores y escultores del arte argentinos (además de los mencionados: Benito, Centurión, Cúnsolo, Dávila, Diomede, Testa, Piccoli, Silva, Lescano y Castagnino, entre otros) se puede apreciar de lunes a viernes en el horario de 9 a 17 hasta el 13 de diciembre próximo en el Espacio de Arte de Fundación OSDE, ubicado en Av. Rafael Núñez 4252, 1er. piso.