Home  >   Profesionales   >   “Hoy, lo que hay en el mundo es un conflicto internacional fragmentado”

“Hoy, lo que hay en el mundo es un conflicto internacional fragmentado”

ENFRENTADOS. Por estas horas, el “fin de la paciencia estratégica” y “el desenlace de una situación muy peligrosa que nadie puede prever” son algunos de los cruces discursivos entre Estados Unidos y Corea del Norte.

ENFRENTADOS. Por estas horas, el “fin de la paciencia estratégica” y “el desenlace de una situación muy peligrosa que nadie puede prever” son algunos de los cruces discursivos entre Estados Unidos y Corea del Norte.

¿Corea del Norte y Estados Unidos podrían desatar una contienda que acabe con la paz mundial? Las confrontaciones señaladas como provocaciones y alarma entre ambos países han generado cientos de análisis y teorías sobre el enfrentamiento que se vive en la península coreana. Pero ése no es el único problema a temer. Con una mirada más amplia, el especialista advierte sobre múltiples escenarios en los cuales se están desarrollando choques bélicos: “Algunos de los cuales podrían generar, no sé si una guerra mundial; pero sí una guerra regional de grandes dimensiones, sobre todo en Medio Oriente y África del Norte, que es un corredor de conflictos”

Por Carolina Klepp – cklepp@comercioyjusticia.info

En los últimos días han emergido distintas teorías acerca de una posible tercera guerra mundial de la mano del conflicto entre Norcorea y Estados Unidos. Politólogos y analistas siguen minuto a minuto los cruces entre ambos países.
“Hoy, lo que hay en el mundo es un conflicto internacional fragmentado”,  afirma Emilio Rufail, profesor titular de la cátedra Seguridad Internacional de la carrera Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Católica de Córdoba (UCC).
Al igual que otros analistas, este académico no tilda la situación como una tercera guerra mundial, ya que no se podría hacer un paralelismo con las dos grandes guerras anteriores. “No son las mismas circunstancias para que haya un conflicto masivo”, opinó.
En términos de seguridad internacional, no están dadas las llamadas amenazas tradicionales, que tenían el enfrentamiento de ejércitos como protagonistas. “Ahora las amenazas no son tan claras, por ejemplo, aparecen el terrorismo, el narcotráfico”. A esto le suma los actuales enfrentamientos bélicos en Medio Oriente y África del Norte.
Por otra parte, Rufail sostiene que en este concierto de enfrentamientos, el gobierno del presidente Donald Trump tiene dos problemas: “Por un lado, está convencido de que tiene que haber un orden en el mundo de acuerdo a los intereses de Estados Unidos. Y, por otro lado, tiene un problema interno y lo que está haciendo es utilizar su política exterior y su acción exterior para disimular que hay cosas que él daba por sentado que iba a poder cambiar rápidamente la política interior estadounidense y no lo está logrando”.
Asimismo, sostiene que lo que le preocupa a Estados Unidos es que  Norcorea tiene un desarrollo misilistico “muy importante”. “Se dice que esos misiles tienen un alcance mucho mayor, estratégicamente, de lo que serían sus intereses primarios de seguridad. Están probando misiles que amenazan, no a China porque son sus aliados entre comillas; pero si a Corea del Sur y a Japón. Las autoridades han dicho que su interés en algún momento era tener un misil para, inclusive, atacar a los Estados Unidos. Sin embargo, a EEUU le basta para estar en conflicto con que todas estas acciones de Norcorea le traigan problemas a sus aliados en la región del Sudeste asiático, como lo son Corea del Sur y Japón”.

Un mensaje a China
El catedrático también hace referencia a otras lecturas que se están tejiendo entre los politólogos, la de un “metamensaje” de Estados Unidos a China. “Corea es un peligro, pero lo que más le interesa a Estados Unidos es una disputa con China, porque en realidad el gran país que está adquiriendo poder es China, que ha remozado sus fuerzas armadas y su tecnología nuclear porque tiene una vocación de ser una potencia mudial. Algunos dicen que para disputarle, palmo a palmo, a Estados Unidos”.
Para algunos especialistas, en lugar de ser Estados Unidos el que tenga que estar advirtiendo a Norcorea que está cruzando una línea roja con la prueba de los misisles y con las pruebas nucleares, debería ser China quien debería poner orden en esa región.
Para Rufail, la cosa no se agota en la penísula coreana, sino que se debe abrir el análisis a las otras regiones que ya perdieron la paz.
“Aunque no se trate de amenazas de ejército con ejército, hay múltiples escenarios en los cuales se están desarrollando conflictos bélicos, algunos de los cuales podrían generar no sé si una guerra mundial; pero  sí una guerra regional de grandes dimensiones, sobre todo en Medio Oriente, África del Norte, Afganistan y Siria. Es un corredor de conflictos”, detalló.

En comparación, sostiene que el conflicto en norcorea “es mas potencial, depende de las decisiones ulteriores de los Estados Unidos. Si esta semana o la que viene se les ocurre atacar, ahí complicaría el panorama internacional; pero no hay que olvidar que ya existe una especie de guerra regional en el seno del denominado mundo islámico”.
Finalmente, se refirió al papel de las Naciones Unidas, creada después de la Segunda Guerra Mudial para que no se repitiera la historia.
“Las Naciones Unidas es como un foco esperanzador. El problema que tiene es que continúa siendo el reflejo al mundo posterior a la Segunda Guerra y a la Guerra Fría, conservando el Consejo de Seguridad que es como un órgano aristocrático, donde los  cinco miembros tienen poder de veto. Está pensado para cuidar ciertos intereses políticos de esos estados”, explica.
Asimismo, Rufail indica que “hay mucha gente que no cree que ese dique de contención que son las Naciones Unidas pueda controlar una especie de caos que hay a nivel internacional. A ese Consejo de Seguridad le faltaría un poco de representación de algunos otros países como un país latinoamericano,  otro africano (como Egipto, Sudáfrica) y Alemania. Ya no es el reflejo del poder real que hay en el mundo. Entonces, al reflejar una situación de hace 50 años atrás, lo que pasa es que los paises que realmente tienen el poder no dudan en utilizarlo, como es el caso de Estados Unidos”.

Sin dique de contención
Para Rufail, lo que hace peligroso esta situación es que el presidente estadounidense “no parece ser una persona muy reflexiva y es conciente del poder que tiene, y no tiene muchos diques de contención a la hora de medirse para no generar este escenario que se crea, aquél de que estamos a la puerta de un conflicto mundial”.
Como contrapunto, hace referencia a la visión del papa Francisco, que consideró que ya estamos en la puerta o casi adentro de un conflicto porque ya hay varios desarrollándose.
Finalmente, se refirió al papel de Rusia con el liderazgo del presidente Putín. “Los rusos añoran el poder que tenía la Unión Soviética y es algo que están tratando de recuperar. En todos lados donde hay un desarrollo bélico se enfrentan los intereses de estos tres grandes actores que en la actualidad tiene el escenario internacional: Estados Unidos, China y Rusia”.

Textuales

“En Corea se creó una situación muy peligrosa en la que nadie puede prever cuándo va a quedar fuera de control y derivar en una guerra total”, aseguró el director general de Organizaciones Internacionales de Corea del Norte, Kim Chang-min.

“En las últimas semanas el mundo contempló la fuerza y la determinación de nuestro nuevo presidente con las acciones emprendidas en Siria y Afganistán. Corea del Norte haría bien en no poner a prueba su determinación o el poder del ejército de Estados Unidos”, dijo Mike Pence, el vicepresidente de EEUU.