Actualidad, Mutualismo

CAM y FEDEM presentaron el segundo informe de coyuntura social y económica para el sector

La Confederación Argentina de Mutualidades (CAM) y la Federación Entrerriana de Entidades Mutuales (FEDEM) presentaron la segunda entrega del informe de coyuntura económica y social.
El documento plasma un análisis y monitoreo de las variables macroeconómicas que afectan al país y, en particular, a las mutuales, pilares de la economía. Constituye un aporte para que los asociados cuenten con información útil para analizar la coyuntura actual, para la gestión y la toma de decisiones del sector.
El trabajo, entre otras precisiones, cita la problemática que enfrentó el mundo el año pasado por la pandemia de coronavirus.
“Argentina, estaba atravesando una etapa recesiva y a principios del 2020 había esperanzas de despegue. Sin embargo, debió reconfigurar sus programas para paliar los efectos de esta crisis que no solo nos afecta a nosotros, sino que en un mundo globalizado sacudió al mundo en su totalidad. A un año de este episodio, algunas lecciones hemos aprendido, y en vistas a transcurrir los próximos meses con altas posibilidades de rebrote, el monitoreo económico y social se vuelve necesario para entender aquellos sectores que han sido más afectados y cómo atravesar esta segunda ola, con la mayor amortiguación social posible”, destacaron CAM y FEDEM.

Sectores productivos
Sobre el comportamiento de los sectores productivos, el informe toma como referencia el Estimador Mensual de la Actividad Económica -EMAE-, un indicador provisorio de la evolución del Producto Bruto Interno (PIB) que se difunde a unos 60 días concluido el mes de referencia por el Instituto Nacional Estadística y Censos (INDEC).
Puntualizó que adelanta en forma aproximada el comportamiento productivo de la economía argentina y detalló que a la fecha hay información a diciembre 2020. “El indicador se mide a precios constantes, por lo cual refleja el comportamiento de la economía real y no es afectado por la evolución de los precios. Tal como explicamos en el informe anterior, este índice tiene un valor de referencia (índice) igual a 100 para el año 2004, por lo cual, valores por debajo nos muestra una caída porcentual y valores por encima exhiben crecimiento en los niveles de producción (siempre respecto al año de referencia)”, ilustra el documento.
“En esta oportunidad, analizamos la evolución para los años 2019 y 2020. Técnicamente, el promedio de crecimiento de los sectores productivos llega a niveles cercanos al 34% (respecto del año 2004) en la recta final de ambos años. Esto refleja un comportamiento recurrente en el país que es la volatilidad macroeconómica. Es decir, el problema en Argentina radica en que este proceso de crecimiento entre los años no ha sido lineal y constante; sino que muy por el contrario lo atraviesa con vaivenes de crecimiento y recesiones”, plantearon.
“Durante 2019 se presenta un crecimiento real entre febrero y mayo, producto de las políticas que se condicen con los años electorales. Sin embargo, a partir del mes de junio el aumento de precios provocó que el crecimiento real comience a disminuir”, reseñó, reseñando que en esa instancia se comenzó con un periodo recesivo que caracterizó el fin del mandato del gobierno anterior.
Consigna que en 2020, el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) generó una caída en la producción sin precedentes. “A partir de ese momento la economía se comenzó a recuperar lentamente, llegando a fin de diciembre del 2020 a un índice de 132,41”, determinó.
“Si evaluamos los indicadores de producción de cada sector desde enero del 2020 a diciembre del mismo año, concluimos en que los sectores más perjudicados fueron los hoteles y restaurantes, el transporte y la comunicación y otras actividades de servicios comunitarios, sociales y personales. Por otro lado, los sectores que incrementaron su actividad productiva fueron la agricultura, ganadería, caza y silvicultura, la industria manufacturera, el comercio mayorista, minorista y reparaciones y la intermediación financiera”, consigna también.
“La pandemia reconfiguró la matriz productiva actual y no todos los sectores económicos se ven afectados en forma homogénea”, aclaró, ilustrando que los sectores más perjudicados fueron aquellos que implican desplazamientos y movimientos logísticos, como el turismo.
“En 2021 el panorama indica que el efecto del covid-19, seguirá estando presente, por lo cual es nuestro deber generar alternativas de ofertas en estos sectores”, manifestaron las entidades.
“Una opción es generar ofertas que impliquen mínimos traslados desde el lugar de origen de los asociados, promoviendo productos que generen mayor confiabilidad ante la situación incierta que estamos atravesando”, se asegura en el relevamiento.

El trabajo es un aporte para que los asociados cuenten con información útil para analizar la coyuntura actual, para la gestión y la toma de decisiones del sector.