Cooperativas, Servicios

La prestadora de Deheza automatizará su planta de saneamiento

La Cooperativa Eléctrica de General Deheza se encuentra en la etapa final de la obra de oficinas con galpón, laboratorio y sala de tableros eléctricos de su planta de tratamiento de efluentes cloacales.
El objetivo es lograr la automatización contando con un espacio para brindar comodidad y seguridad al personal, y que éste pueda operar y controlar todas las variables del proceso.
La cooperativa cuenta desde el año 2000 con un sistema de recolección y tratamiento de efluentes cloacales domiciliarios que cubre a casi el 100% de la ciudad.
A través de estas instalaciones se recolectan y transportan los líquidos que provienen de los domicilios particulares. El fin del sistema de recolección es depurar y disponer del material antrópico, de manera que no altere las condiciones ambientales de la zona.
La red colectora tiene 67.306 metros de longitud de cañería de diversos diámetros, brindando cobertura a más de 5.500 parcelas.
Se encarga de recoger el líquido contaminado de la actividad cotidiana de los hogares, comercios y otros establecimientos y lo conduce al lugar de tratamiento a través de una cloaca máxima: una cañería de 400 metros de diámetro y 1600 de largo.
El destino de la recolección es la planta depuradora, una infraestructura que abarca un módulo de seis lagunas de estabilización, una estación elevadora de entrada, una estación impulsora de salida, cámara de cloración e instalaciones complementarias.
El proceso que se acciona en las lagunas de estabilización es la transformación de la materia de orgánica a inorgánica, por acción biológica de microorganismos. Asimismo, se remueven los sólidos suspendidos en el agua y los microorganismos patógenos.
Una vez tratado, el líquido limpio es derivado a un espacio denominado “pulmón verde”, ubicado dentro de la planta, consistente en 12 hectáreas forestadas con diversas especies. Recibe 70% del agua a través de un sistema de riego. El 30% restante se destina a través de un sistema de cañerías al canal de desagüe, a ocho kilómetros.
Cabe destacar que, cuando la vegetación dispuesta llegue a su desarrollo ideal, se utilizará su madera para distintos fines, que se reforestará.
El correcto funcionamiento del sistema de tratamiento posibilita para la localidad zanjar una de las principales causas de contaminación de las aguas subterráneas y fluviales, disminuir notablemente la alteración de los ecosistemas asociados y proteger la fauna y flora.