Actualidad, Cooperativas, Servicios

Carlos Paz: objetaron justificaciones del proceso de estatización del agua

Los titulares de las entidades representativas de las cooperativas de servicios a nivel provincial, Fecescor y Face Córdoba, emitieron valoraciones sobre los argumentos de las autoridades del municipio

Los titulares de las entidades representativas de las cooperativas de servicios a nivel provincial, Fecescor y Face Córdoba, participaron de las instancias de reclamo desplegadas en Villa Carlos Paz durante enero y febrero, desarrolladas bajo las modalidades de marchas, caravanas de vehículos y audiencias públicas.
Los dirigentes aportaron sus perspectivas sobre la decisión de las autoridades municipales de excluir del servicio de distribución de agua potable a la COOPI.
Principalmente, relativizaron de manera fundada los argumentos que dio el Poder Ejecutivo Municipal en la conferencia de prensa realizada el 19 de enero, cuando aseguró que una vez que la Municipalidad de Carlos Paz se haga cargo de la prestación la boleta del servicio costará aproximadamente un 50% menos.
Los referentes de Fecescor y Face Córdoba tomaron con preocupación aquella afirmación, que generó ilusiones en la población de la villa serrana.
En primer término, destacaron que la contundente declaración no fue acompañada de un estudio de costos desarrollado acorde a lo establecido en el marco regulador para la prestación de servicios públicos de agua y desagües cloacales en la provincia de Córdoba y que, por ello, la alegada merma carece de sustento.
En segundo lugar, recordaron que la determinación de una tarifa es extremadamente difícil, sin contar con la información propia de la prestación de los servicios de la localidad de Villa Carlos Paz, donde las características topográficas, el diseño urbano irregular y el crecimiento poblacional que se dio durante las últimas décadas exige la disposición de instalaciones y accesorios específicos que difieren de otros diseños urbanos y encarecen la prestación del servicio.

Cuadro tarifario
Al respecto, manifestaron que el cuadro tarifario debe contemplar siempre los costos efectivos generados por las obras de captación, de potabilización, de transporte y de distribución del agua, considerando la reposición de activos en función de su vida útil, adquisición de insumos y un mecanismo de actualización que permitan compensar los efectos del proceso inflacionario que atraviesa el país.
En ese sentido, alertaron que cualquier determinación sin fundamento de los valores a facturar cuando aún no se ha prestado de manera efectiva el servicio implica “un uso político de la tarifa, soportado por fuera de la prestación”, y vaticinaron que será insostenible en el corto, mediano y largo plazo.

Intranquilidad
Las federaciones manifestaron su intranquilidad; máxime, teniendo en cuenta que se trata de servicios esenciales, con incidencia directa e inmediata en la salud pública y en el ambiente, y teniendo en cuenta que una adecuada prestación en base a una correcta planificación debe considerar el crecimiento poblacional y la consecuente urbanización, lo que implica mayores exigencias en cuanto a la calidad y cantidad del agua demandada.
Por ese motivo, consideran que una abrupta reducción tarifaria generará una reducción de ingresos que se traducirán en un deterioro en la prestación del servicio.
Asimismo, observaron que una tarifa desapegada de los costos reales fomenta la desvalorización cultural y la falta de conciencia sobre el cuidado del agua.

Los titulares Fecescor y Face Córdoba alertaron que cualquier determinación sin fundamento de los valores a facturar cuando aún no se ha prestado de manera efectiva el servicio implica “un uso político de la tarifa, soportado por fuera de la prestación”, y vaticinaron que será insostenible en el corto, mediano y largo plazo.