Cooperativas, Protagonistas

Mónica Fonti: una vida dedicada al cooperativismo de servicios

Valor + dialogó con Mónica Fonti, una figura histórica en la coordinación general de la Cooperativa de Electricidad y Servicios Públicos de Arroyito Ltda. (Cespal).
A pocos días de jubilarse, la dirigente repasó su trayectoria y la evolución de la empresa prestataria de servicios esenciales de la ciudad de Arroyito.
“Me ofrecieron trabajar en Cespal apenas terminé la secundaria. Comencé efectivamente el 1 de enero de 1978. En ese momento mi familia no tenía los recursos para pagarme estudios en Córdoba. Siempre a los del interior nos cuesta más. No había Internet, ni tampoco todas las facilidades para estudiar que hay en la actualidad”, relató.
“El puesto que tenía era la caja. En ese entonces sólo dos estaban habilitadas, entre tres cajeros nos turnábamos para atenderlas. Era todo manual, lo único que había era una calculadora. Cobrábamos el servicio de energía eléctrica y las cuotas de las obras de alumbrado público, de pavimento y de agua corriente. La actualización de las cuotas también se calculaba a mano. Ésa fue la primera etapa de mi trabajo en la cooperativa. En esos años el presidente del Consejo de Administración era Fulvio Salvador Pagani, el fundador de Arcor”, narró Fonti.

Carrera
Mientras trabajaba, Fonti quería estudiar una carrera de grado. La oportunidad se presentó por medio de un ofrecimiento laboral de la empresa Canteras Malagueño, que tenía oficinas administrativas en el emblemático Palacio Ferreyra. Ese empleo le permitió radicarse en Córdoba e iniciar la carrera de contadora pública en la UNC.
“Comencé en la empresa en el archivo y me fui con el cargo de jefa de Contabilidad, después de pasar por distintas áreas. Mi rutina de aquel entonces era trabajar, cursar y estudiar, volvía poco a Arroyito. Así fue hasta que me recibí, en diciembre de 1985”, recordó.
En 1986 le surgió una oportunidad de volver a la cooperativa, pero el regreso no significó desempeñar una función de conducción; al menos, no inicialmente.
Eventualmente, por una vacancia, le propusieron hacerse cargo de la coordinación general y del área financiera. La entidad ya había incorporado el servicio de televisión por cable y los servicios sociales de sepelio y traslado social.
Fonti destacó la diferencia entre las competencias de coordinación y de gerencia, precisando que la primera se refiere a funciones organizativas, con información permanente al Consejo de Administración, que es el órgano de decisión.
En el caso particular de la cooperativa de Arroyito, indicó que las reuniones se celebran una vez por semana y que los consejeros frecuentan la administración para tomar contacto con las actividades diarias.
“Soy muy personalista, muy abarcativa, me gusta supervisar todo. Mi familia me brindó una gran colaboración al comprender el alcance de mis funciones. Estuve más horas en la cooperativa que en mi casa”, dijo sobre su estilo de trabajo.
Desde la coordinación, Fonti participó y contribuyó a un proceso de expansión de la firma, que comenzó a mediados de la década de 90, cuando se concretó la obra y el suministro de gas natural por red.
Posteriormente se puso en marcha el banco de sangre comunitario, un servicio que hasta la actualidad sigue siendo gratuito para los asociados de la cooperativa.
Luego surgió la idea de instalar una clínica comunitaria, un proyecto que no llegó a realizarse, pero que derivó en la construcción del Hospital Dr. Carlos J. Rodríguez, un logro en materia de salud de la localidad del este cordobés.
En la primera década del milenio, cobraron auge los servicios de telecomunicaciones, se instaló Internet y se expandió el servicio de televisión a las localidades de La Curva y El Fuertecito.
Asimismo, se construyó la infraestructura de cloacas y comenzó a proveerse el servicio de saneamiento.

Estabilidad
Con respecto a los consejos de administración, Fonti se manifiesta a favor de la estabilidad de las gestiones vía estatutaria. “No estoy tan de acuerdo con esas renovaciones permanentes, eso hace que a veces cueste retomar los caminos, porque cuando recién están tomando pleno conocimiento viene el recambio, aunque las renovaciones sean parciales”, valoró.

Retiro
-El retiro de Fonti no significa que se desvinculará completamente de la distribuidora: continuará en el ejercicio de los cargos representativos de la entidad de segundo grado de la Unión Cooperativa Eléctrica del Centro Argentino Ltda. (Ucelca) y la consecuente participación en GECOR –Generadora Córdoba SA.
-La integración de Ucelca permite a las cooperativas asociadas, entre otras actividades, participar de proyectos de generación energética mediante el establecimiento de usinas generadoras, ya sea por cuenta propia, arrendándolas, o tomando concesiones de establecimientos generadores de propiedad de los Estados nacional, provinciales o municipales o bien de particulares, para destinarlos a la provisión energética propia.
-Sobre las organizaciones asociativas, Fonti manifestó: “Las cooperativas no podemos ir a gestionar de manera individual; tenemos que ir con la representatividad de las entidades de segundo grado. Estas instituciones tienen que tener la fuerza necesaria para golpear puertas y hacer escuchar las voces de las cooperativas”.